20 abril 2014

El tren

Hace días que no escribo. No porque no tenga muchas cosas que decir. Más bien es por que los días se atiborran unos sobre otros y se me escapan. Prometo estar más, como antes, 2 veces por semana. Porque me hace falta, porque me gusta, porque lo necesito. Por ahora, solo les quiero contar que tuve mi primer paseo en tren. El primero mío y el primero de mi hija. Para nosotras fue la experiencia de la vida. Un viaje pausado, donde no hay nada mejor que hacer que contemplar a través de la ventana la ciudad, el campo, los contrastes. Detallando el ruido de una locomotora vieja que inunda el espacio con su chillido incesante. Identificando el olor a carbón, el hollín en las ventanas, sonriendo con los músicos y la señora que vende empanadas, chocolate y tamal.  Es una tristeza que no exista en nuestro país un sistema de trenes que nos lleven de un lado a otro por toda la geografía nacional, conociendo y disfrutando, de paso, de lo bello que es Colombia. Estas son mis memorias de nuestro paseo en "El tren de la Sabana", feliz y segura de que en el futuro nos esperan muchos más paseos como éste.











¿Te gusta "La mamá de Sara"? Inscríbete acá para recibir notificaciones de mis entradas directamente a tu mail


Delivered by FeedBurner

29 marzo 2014

Mentir


Las madres mentimos, y mentimos mucho y a diario. Muchas más veces de lo que los demás siquiera se dan cuenta. Mentimos acerca de lo que sentimos, de lo que nos pasa. Porque una buena madre es fuerte y feliz, a pesar de todo, pase lo que pase. Mentimos cuando somos madres recientes o tenemos años siendo mamás. Mentimos acerca de donde duermen nuestros hijos, de cuantas veces se despiertan en las noches, de si toman teta o tetero, de si ya gatean o aún no caminan, de si con 3 años llevan pañal. Mentimos cuando nuestros hijos son unos bebés y seguimos mintiendo cuando crecen.

Y mentimos por temor. Nos sentimos inseguras, le tenemos miedo al juicio detrás de la pregunta, amenazadas por las palabras que ponen en duda lo que hacemos y decidimos como madres. La mentira opera para nosotras como una protección. Ninguna madre necesita más culpa en su vida, por eso mentir es quizá, la manera más fácil de sobrevivir a ciertas situaciones y seguir adelante. Nos ocultamos, de manera cómoda y segura, detrás de la mentira, sin darnos cuenta de lo que eso implica y representa. 

Y todo el tema nada tiene que ver con los demás se trata solo de nosotras mismas. Por que estoy segura de que en algún momento, al principio, todas intentamos ser sinceras y honestas, pero serlo implicaba un peso enorme, así que nos rendimos, nos cansamos, nos dio jartera, desidia, y resultó, aparentemente, mejor negocio decir lo que la gente quiere escuchar a decir lo que queremos, lo que nos pasa, la verdad.

Entonces es cuestión nuestra empoderarnos y dejar de mentir. Para ser libres de nuestros propios miedos, para ser las madres que queremos, las mujeres que deseamos, sin pensar mucho en los demás, visilizando, normalizando lo que todas sabemos, sentimos y ocultamos. Siendo nosotras mismas, sin silencios, con la confianza y la certeza de que nuestro instinto nos guía por el mejor de los caminos. Sin necesidad de protección, sin necesidad de ocultarnos.

Prometo intentarlo. Prometo dejar de mentir. 

¿Te gusta "La mamá de Sara"? Inscríbete acá para recibir notificaciones de mis entradas directamente a tu mail


Delivered by FeedBurner
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo