01 marzo 2016

Para siempre


La sombra volvió grande y fuerte. 
Más fuerte que nunca.
Mis miedos la alimentan. 
Mi inseguridad la hace fuerte. 
No sé en que momento mis ideas se aliaron con ella.
¿O será más bien que siempre han estado de su parte 
y hasta ahora me doy cuenta?

La realidad me golpea.
Y entre un totazo y otro, 
mi mundo se estremece, 
se tuerce y se tambalea.

Guardo silencio. 
Y en el vacío mis palabras se pierden, 
la garganta me duele, la voz se me seca. 

Mi mente en cambio es una hoguera.
Una llama imposible de extinguir.
Está encendida y me aterra. 
Su humo me ahoga, me corta la respiración, me marea.
Y me sumerjo con ella en lo más hondo, dónde no escucho, 
donde sólo se siente un ardor que no sé como describir. 

La sombra volvió grande y fuerte,
y estoy tratando de reconocerla.
De hacerme su amiga, de vivir con ella.
De contarle historias y de perderle el miedo.
De aprender de su fuerza, de su ímpetu, de su tormenta.

Esta vez no se trata solo de esperar a que desaparezca.
Esta vez sé que eso no va a suceder. 
Sé que vino a removerlo todo...
necesito que lo remueva todo.
Necesito el coraje para mirarla a la cara,
para pararme frente a ella, y vivir y sentir lo que sea que venga.

Ella es mi enemiga y mi aliada.
Y creo que por ahora se queda a mi lado,
para siempre.

¿Te gusta "La mamá de Sara"? Inscríbete acá para recibir notificaciones de mis entradas directamente a tu mail


Delivered by FeedBurner

30 diciembre 2015

12 palabras para el 2015

Mañana se acaba el año, así que es hora de hacer recuentos y de volver a escribir. Es el momento de contar un poco cómo viví este ciclo que ya casi termina, cómo estos 365 días me han tocado, cómo he crecido, sentido, cambiado; qué tipo de huella he dejado en los que me rodean, en los que amo. 

Parece fácil pero ha pasado tanto este año que los pensamientos y sentimiento se agolpan y las palabras se quedan cortas. Entonces recuerdo que ser breve y conciso suele ser una manera acertada (en muchas ocasiones) de hacer cierres, para recordar, sonreír, recapitular y comenzar el año que viene enfocada y llena de agradecimiento. Así que he decidido contarles mi año en una palabra. Mejor dicho en 12 palabras, una por cada mes del año, una palabra que trate de recopilar lo vivido, lo aprendido, pero principalmente lo sentido durante cada mes. Porque para mi este fue un año de sentir, de sentir más que cualquier otra cosa. Un año para detenerme más, para observar, pensar y sentir. 

Con este preámbulo, estas son mis 12 palabras  (e imágenes) del 2015:

Enero - Esperanza

Febrero - Esfuerzo

Marzo - Nostalgia

Abril - Magia

Mayo - Orgullo

Junio - Frustración

Julio - Agradecimiento

Agosto - Movimiento

Septiembre - Incertidumbre

Octubre - Apertura

Noviembre - Disfrute

Diciembre - Entrega

¿Cuáles son tus 12 palabras del 2015? 

PD: Feliz año a todos y gracias por seguir acá pendientes de "La mamá de Sara". Nos vemos en enero con un regalito que seguro les va a encantar y que les va a durar 6 meses. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo