13 diciembre 2010

Conversando con la teta

Sara me sorprende todos los días. El viernes pasado fue la chupada de los dedos de los pies y hoy la conversada con la teta. Y es que lleva dos días que la quiere, la pide y hasta la llora y, al minuto siguiente, no quiere saber nada de ella. Yo se la ofrezco cada vez que creo que debe comer o que la necesita y toma un ratico, pero al minuto siguiente, la suelta con cara de que no quiere más. En la noche la recibe con gusto y hasta ansiosa, pero apenas llega el día, le hace el feo.

Hoy mientras estábamos en esa tarea y yo solo me preguntaba ¿qué le pasará?, de un momento a otro, la estrujo con fuerza y le hablo, directo y gritao, de frente al pezón. Otra muestra del carácter que tiene mi hija. No tengo idea que le diría, pero la conversación fue seria y con un tono de franco reclamo. Creo que la teta se resintió. Sara se desahogo. Aún no ha habido reconciliación pero si claros acercamientos que auguran un happy ending. Porque la relación de mi hija con mi teta puede tener sus altibajos, pero en definitiva, es una relación que va para largo.



3 comentarios:

  1. Zary que lindo que compartas esto. A muchas les debe servir. A mi tal vez algún día, quien quita. Recurriré a ti. Sigue así!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Mema bella!!! Por acá te espero cuando quieras y lo necesites!!! Besos de la princesa más joven de tu séquito!!!

    ResponderEliminar
  3. ay que ternura! no había leído esta entrada! que bella! Gracias por compartir!

    ResponderEliminar

Para mi es muy importante saber tu opinión acerca de este post. Por eso, no seas tímido, comenta!! :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo