18 agosto 2011

Cuadro de llenura aguda

Ayer fue uno de esos días en los que Sara no quería comer mucho. Se levanto a las 7:00 a.m. (como casi siempre) y, extrañamente, tomó mucha teta. Luego, por mucho que insistimos no quiso su papilla de la mañana. Al medio día, intentamos con sopa de verduras y carne, pero se negó rotundamente. Tengo que decir, que no me preocupa en lo más mínimo cuando no quiere comer. Estamos acostumbrados a que, en lo que respecta a la comida, Sara sea totalmente impredecible: unos días come muy bien, otros muy mal, algunos mucha leche materna, otros prácticamente nada de nada. Por eso, y porque creo que a los niños no se les debe obligar a comer, mi política al respecto es dejarla que coma lo que quiera y cuando quiera, claro, dentro de las cosas que se supone debe comer una bebé de un año (muchas proteínas, pocos dulces, frutas, verduras, cereales y, por supuesto, leche materna).  Sin embargo, ayer pasó algo que nunca había pasado y, como era de esperarse, pagamos todos las consecuencias. Después de 2:00 p.m., sin ninguna explicación, Sara comenzó a comer como loca: arroz, carne, la papilla de la mañana, gelatina, galletas y leche, mucha leche materna. Nos sorprendió que comiera y comiera como barril sin fondo, porque realmente nunca había comido de esa manera. Sin embargo, como es nuestra política y no había comido nada en todo el día, la dejamos comer todo lo que quiso. La tarde pasó sin ningún contratiempo. La disfrutamos entretenidas jugando y, como es habitual, cayó rendida a las 7:30 p.m.  

Iban a ser las 11:00 p.m. y yo estaba a punto de dormirme. Sara llevaba un poco más de 3 horas dormida, cuando de repente sentí que se levantó de un tiro, se sentó en la cama y comenzó a vomitar. Yo solo atiné a despertar a mi marido de un grito mientras ella seguía vomitando por todas partes. En pocos segundos había vomito por toda la cama, encima de Sara, encima mío, de la almohada, de las sabanas...desastre total. Nosotros nos mirábamos sin saber por donde comenzar y mi pequeña lloraba. Como pude me levanté de la cama tratando de no ensuciar nada más, le quite su pijama y me quité la mía. Mientras, mi esposo, medio dormido, recogía el desastre de la cama. El vomito era una mezcla de gelatina y leche materna. Observe a Sara, estaba un poco asustada, pero estaba bien. No tenía fiebre, ni salpullido, tampoco estaba llorando. Solo estaba sucia de vomito y muerta de sueño. Yo sólo pensaba, ¿que le habrá caído mal?, ella bostezaba y temblaba un poco del frío, mientras yo la limpiaba y le ponía de nuevo su pijama. Treinta minutos después, estábamos metidos en la cama otra vez, con sábanas y cobijas nuevas, tratando de que se durmiera. Como es habitual le di teta, mientras ella se movía de un lado para otro, intentando conciliar el sueño. De repente, se levanta de nuevo de un tiro, se sienta en la cama y si, vomita otra vez. Ahora el vomito era solo leche materna, claramente, era la leche que se acababa de tomar. Vomitó mucho menos que la 1era vez, pero el desastre fue prácticamente igual. Confieso que por un momento me alcance a asustar. Pero luego la mire, me sonrió y supe que estaba bien. También me acordé de todo lo que había comido en la tarde y, de inmediato, supuse que todo esto no era más que un cuadro de lo que yo llamo un "cuadro de llenura aguda". De nuevo, operación cambio de cama, de cobijas, de pijamas...30 minutos después, todos a la cama otra vez. Esta vez la entretuve con el chupo mientras se dormía. No le quise dar más teta por miedo a que vomitará de nuevo. Gracias a Dios, amanecimos todos secos y limpios. Sara cayó profunda y durmió hasta las 7 de la mañana de hoy sin ningún otro contratiempo. Mi esposo también cayó como piedra. Yo tengo que reconocer que dormí súper mal. Me desperte unas 10 veces más. Al menor ruido de Sara me levantaba alarmada pensando que vomitaría otra vez. Lo cierto es que no dormí....

Y Sara hoy amaneció como si nada, feliz, sonriente, comiendo lo normal, tomado teta como de costumbre, gritando, corriendo, jugando de manera habitual....que sustos los que nos hacen pasar, no? sin duda, gajes del oficio de ser papás.

16 comentarios:

  1. Me paso una vez con Abril mas o menos a esa edad que amaneció toda vomitada en su cuna (con ella no colechamos y ya a esa altura dormía toda la noche de corrido) ni lloro pobrecita, se ve que vomito y siguio durmiendo. :(
    Que momento el que pasaron eh???!!! Gracias a dios no fue nada... hoy te la pasaste lavando no??? Dormiste la siesta?

    ResponderEliminar
  2. Ufff, qué noche Zary! Yo he pasado lo de los vómitos, pero cuando le dí atún a Juliana y no lo toleró. Supongo que me apresuré. Pero imagino que es la manera como ellos encuentran su propio ritmo, ¿no?
    ¡Que duermas bien esta noche!

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué susto! Probablemente estaba empachada o algo le cayó mal. Me alegro de que ya esté mejor. ¡¡Nos pegan a veces unos sustos...!!

    ResponderEliminar
  4. Espero que ya te hayas recuperado, que eso de no dormir por las preocupaciones es terrible. Yo también me quedé una vez angustiada que no sabía si darle teta otra vez o no, pero como dices, ellos mismos marcan el ritmo, y a veces es mejor que no. Besitos cariñosos a Sara.

    ResponderEliminar
  5. @Brend@ pobre Abril!!! Mira que cuando pasó yo pensaba, que tal que esto le pasé a un niño en su cuna y uno no se de cuenta? Que bueno que no fue nada!! Y si, ayer me la pase lavando sábanas, cobijas, pijamas...y recuperando sueño en la siesta!! :)

    ResponderEliminar
  6. @Katrina Gracias!! Dormimos mejor anoche!! aunque Sara estuvo súper inquieta y se despertó a las 4 de la mañana, como si nada a jugar. Afortunadamente se volvió a dormir como a la hora y media y se despertó casi a las 9...A Sara se supone que ya le puedo dar pescado pero no nos hemos atrevido. Supongo que probaremos en diciembre cuando vayamos a Riohacha.

    ResponderEliminar
  7. @Silvia de "Ser madre: Toda una aventura" Estoy segura que era puro empache de tooodoooo lo que comió. Es que ella como normal tirando a poco. Prefiere jugar a comer y si tiene mucha hambre prefiere teta. No se que le pasó!! Más bien que nos pasó que la dejamos comer como monstruo!!

    ResponderEliminar
  8. @BereSi, ya estoy otra vez con las pilas puestas!! Ayer entre una cosa y la otra hice una buena siesta que me ayudó bastante. Además anoche nos acostamos con las gallinas: a las 8:30 p.m. esta casa esta off totalmente. A veces es mejor no darles ni agua cuando están así. No darle teta en ese momento fue una buena decisión!! Gracias por los besitos para la princess!!

    ResponderEliminar
  9. Sí, lo que mi mamá hace a veces, es sobarle la pancita con vaselina... no se si funcione o no, pero a él le encanta :D jaja.

    Qué bueno que pasaron mejor noche.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Bere!!! Voy a tener en cuenta tu consejo!!

    ResponderEliminar
  11. Que gran susto se llevaron! lo bueno que no fue nada grave, que nos sirva a las demás como referencia... besitos a la barriga de Sara

    ResponderEliminar
  12. @OR² Besito recibidos y entregados!! Gracias mi Oli!!

    ResponderEliminar
  13. Tengo varias anécdotas con vómitos. Los míos se especializan en vomitar en espacios pequeños como consultorios y carpas. (Mi post lo preparé el viernes, hoy ya estoy bastante mejor de la mano, gracias)

    ResponderEliminar
  14. @Familiarizada Es horrible verlos vomitar!! Ojalá no le vuelva a pasar, ni a Sara ni a los tuyos!!! Que bueno que estes mucho mejor de tu mano!! ;)

    ResponderEliminar
  15. Me alegro de que todo quedase ahí. Yo tampoco habría dormido muy bien pensando si la nena estaría bien.

    ResponderEliminar
  16. @Carol Si, por fortuno no fue nada mas que el susto!!! Gracias por pasarte por aquí!

    ResponderEliminar

Para mi es muy importante saber tu opinión acerca de este post. Por eso, no seas tímido, comenta!! :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo