09 diciembre 2011

Criar y ser mamá

Ser mamá es un rol que siempre nos toma desprevenidas. Nada nos prepara para el terremoto emocional que significa verse de un día para otro, de frente, con este pequeño ser que depende enteramente de nuestra capacidad de amar y maternar. Mucho más en estos tiempos modernos donde, la mayoría, no solo estamos solas, sin tribu que nos soporte y ayude, sino que también nos encontramos totalmente desconectadas de nuestro instinto de mujer-madre, que existe, pero que se encuentra relegado a los rincones más escondidos de nuestra consciencia. Solo cuando tenemos a ese diminuto ser entre brazos comprendemos que una cosa es querer ser mamá y otra muy distinta serlo. 

Entonces comienza un proceso que tiene varios caminos. El deseable, el de poder re-conectarnos con nosotras mismas a través de nuestro recién nacido para poder suplir con verdadera entrega y amor sus necesidades emocionales y físicas, es un camino que requiere de mucha valentía y capacidad de introspección. No todas somos capaces de recorrerlo. Duele reconocer que nuestro deseo de traer un niño  al mundo y el amor sin proporción que sentimos por él, no sea garantía de que seremos capaces de afrontar la maternidad de manera natural y placentera. Por eso, muchas prefieren, después del nacimiento, seguir ocultando esos demonios que atormentan y duelen, manteniendo su vida actual lo más parecido posible a lo que era su vida sin un bebé. Entonces, ese bebé se ve forzado a adaptarse a la vida que ya tenía su madre, sin posibilidades de recibir lo que más necesita: tiempo, brazos, leche materna, presencia y contención sin medida. No las culpo, es complicado ir contra corriente. Más aun cuando para la sociedad en la que vivimos, esta crianza desde el desapego y el desconocimiento de las necesidades del recién nacido, lamentablemente, es lo normal, lo usual. Es lo que nos mantiene conectadas a "el mundo" donde somos seres productivos y nada más, impidiéndonos sumergimos en los terrenos desconocidos del postparto, donde nuestra mente y corazón solo tienen  disposición para fusionarse con el bebé.

Por fortuna, cada vez más madres recientes decidimos buscar más allá de lo que a simple vista se vende como normal. Desde el embarazo comenzamos a sentir una necesidad inexplicable de poner por encima de nuestros deseos, los deseos de nuestro hijo. Comenzamos una búsqueda por encontrar una luz que nos sirva de guía para esta ruta que decidimos emprender. Leémos, hablamos, interactuamos con otras madres, nos damos cuenta que nuestras propias carencias infantiles de apego y maternaje afloran de manera inmediata cuando nos convertimos en mamás. Exploramos dentro de nuestra alma, vencemos fantasmas,  luchamos batallas íntimas y personales, y comenzamos a despertar a la maternidad desde nuestro instinto más animal. Desde lo mamíferas que somos. Sin ningún tipo de condicionamientos ni prejuicios, sin explicaciones racionales, dejándonos llevar por las hormonas y la emocionalidad, por la oxitosina que corre por nuestro cuerpo, por la leche que brota de nuestros pechos, por el niño que solo desea estar pegadito a su mamá.

Criar y ser mamá es una experiencia hermosa pero retadora. Nos expone, nos deja sin ningún tipo de mascaras. Nos hace sentir vulnerables. Pero al mismo tiempo, nos conecta (si estamos dispuestas), nos vuelve inmensamente capaces y poderosas, eleva nuestras capacidades, nos hace descubrir nuestros "súper poderes" que van desde alimentar y consolar a punta de teta, hasta curar heridas de la piel y de alma con emplastos de besos y abrazos. Criar y ser mamá es gratificante pero no es nada fácil. Requiere de esfuerzo, de paciencia, de empatía, de capacidad de adaptación al cambio. De un buen estado físico pero mucho más de una desarrollada consciencia emocional, que nos permita reconocer nuestras necesidades y las necesidades de nuestro bebé. Criar y ser mamá es la más importante labor que podemos desarrollar para la sociedad. Donde todos los momentos, sin importar si nos parecen malos, regulares o buenos, valen la pena.

Escrito para El blog de Rana Rosa. Publicado el 4 de diciembre de 2011.


¿Te gusta "La mamá de Sara"?
Inscribe acá tu mail para recibir notificaciones de mis entradas y mi boletín de noticias.
Delivered by FeedBurner

18 comentarios:

  1. A mi desde luego me parece lo más importante.
    Creo que si permanecemos conectados a nuestros hijos cuando nacen, sin miedo a perder nuestra vida, le daremos sin duda todo lo que necesita, porque nos lo dicen, aunque a veces no nos demos cuenta.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. @Carol Es cierto Carol, todo e tema es de conexión con nosotras, con nuestros bebés y con el momento tan importante que estamos viviendo. Si lo logramos, todo fluye de una manera hermosa e increíble. No necesitamos nada más!! Un abrazo para ti y gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho este post porque relata a la perfección lo que es ser madre y los miedos y retos con los que nos enfrentamos desde el primer momento. Pero yo confío en mi instinto, porque el instinto de una madre nunca falla

    ResponderEliminar
  4. Ay Zary!!! Que ciertas tus reflexiones! Me quedo con esta frase:
    Por fortuna, cada vez más madres recientes decidimos buscar más allá de lo que a simple vista se vende como normal. Y que cada vez seamos mas!!!

    ResponderEliminar
  5. Zary! has descrito a las mil maravillas lo que es ser madre. Es muy gratificante pero difícil a la vez. Nos enfrenta a nosotras mismas y nos hace superarnos.. si aceptamos el reto. Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  6. Zary, te has lucido en este post. Es precioso y veraz, es acurado y no juzgas. Se nota tu sabiduría y todo el aprendizaje que te ha conllevado la maternidad. Enhorabuena por sentir todo lo que sientes y a la vez, por saberlo explicar tan y tan bien.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Zari, mil gracias por escribir este post, es maravilloso darme cuenta que lo que pienso de esta linda tarea de ser madres, es algo que compartimos y si, he descubierto mis superpoderes desde el 2de mayo de este año que ya casi acaba!
    ;P
    Y gracias por hacer parte de RanaRosa!

    ResponderEliminar
  8. Zary, totalmente de acuerdo. Para mí no ha sido nada fácil, supongo que a muchas nos pasa así, no es sencillo pensar en el bienestar de otra persona, porque somos egoístas. Constantemente debo recordarme cómo quiero educar al Gabielin, y por qué lo decidí... espero que tantos errores cometidos no le afecten (mucho, jeje), y que sea un hombre pleno y feliz ;-)

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. @Silvia Tienes toda la razón!!! Normalmente fallamos cuando nos desoímos!!! Un abrazo!! Gracias por leerme y comentarme!!

    ResponderEliminar
  10. @Bren Estoy segura que así será!!! Este tema cada día, por fortuna, tiene más fuerza. No existe mejor camino!! Un beso!!

    ResponderEliminar
  11. @Míriam Tirado No sabes lo que significa para mi que tu, a quien admiro profundamente por lo que escribe y como escribe, me felicite. Gracias a ti por leerme y estar en contacto conmigo y con mis sentimientos de madre. Gracias también por ser un ejemplo, de mamá y de escritora, y por compartirnos un pedacito de ti, a diario, a través de tus post. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  12. @NataliEs maravilloso que podamos compartir y coincidir en nuestros sentimientos como madres primíparas, sin importar el tiempo y la distancia. Gracias por hacerme parte de tu hermoso proyecto.

    ResponderEliminar
  13. @Bere Es cierto somos egoístas y la maternidad nos enfrenta de manera cruda con ese sentimiento, tal vez, por 1era vez en la vida. No creas, yo también me tengo que recordar a menudo que quiero y que no quiero hacer con Sara.. es un desafío permanente pero vas a ver que el tiempo nos va a dar la razón y, como dices, van a ser adultos plenos y felices. Gracias por pasarte por acá!!!

    ResponderEliminar
  14. @Carol Tu lo has dicho.. nos enfrenta con nuestro ego, con nuestro egoísmo y nos hace mejores seres humanos. Sin duda, no hay nada mejor que ser mamá!! Un abrazo también para ti!!

    ResponderEliminar
  15. Hermoso Zary!
    "Requiere de esfuerzo, de paciencia, de empatía, de capacidad de adaptación al cambio. De un buen estado físico pero mucho más de una desarrollada consciencia emocional, que nos permita reconocer nuestras necesidades y las necesidades de nuestro bebé."
    Realmente creo que lo has bordado... Me lo guardo para pasarselo a futuras mamás ( y lo comparto en fb con tu permiso)
    Abrazos mama loba

    ResponderEliminar
  16. @MaGiA Gracias!!! Un honor que lo compartas con otros. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar

Para mi es muy importante saber tu opinión acerca de este post. Por eso, no seas tímido, comenta!! :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo