29 noviembre 2011

Enseñando sobre porteo

Como muchos saben, desde que nació Sara, yo hago parte de la familia Abrazarte Portabebes, no sólo usando sus productos para cargar a mi pequeña princesa a todos lados, sino también como distribuidora en Bogotá. Esta labor hermosa de enseñar a otros como pueden llevar a sus hijos bien pegaditos la mayor parte del día, realmente me encanta. Hoy precisamente tuvimos nuestro taller. Una vez al mes convocamos a todos los interesados en el tema y a los que ya tienen un portabebé ergonómico en uso, para hablar de los beneficios de llevar a nuestros hijos en brazos, de las posturas correctas y las incorrectas, además de mostrar todos los tipos de portabebes que tenemos, practicar nuevos nudos y formas de utilizarlos. El taller dura dos horas y siempre es una oportunidad de oro para compartir y conocer a otras mamás y papás, preocupados e interesados por el bienestar de sus hijos. Sin importar si viene una sola pareja o los asistentes son un montón, siempre salgo recargada de estos encuentros. Es increíble como el hecho de compartir con otros, cara a cara, mi experiencia como mamá y como usuaria satisfecha de los productos, se convierte en una terapia que me llena de felicidad. Ni se diga cuando veo la cara de satisfacción de otros padres al encontrar en lo que ofrecemos, aquello que han estado buscando por tanto tiempo. Nuestras palabras llenas de respeto y empatía por los niños y sus necesidad, hacen eco en ellos, validando lo que en el fondo de su corazón ya saben. 

Ver el salon lleno de padres con niños de todas las edades, mamás lactando a sus bebés sin ninguna preocupación, todos concentrados en nuestros hijos y enamorados de ellos, compartiendo nuestro sentir y nuestra experiencia, me hace pensar que algo está cambiando. Que existe un deseo genuino de muchos padres por hacer las cosas de manera diferente, por criar más desde el corazón, por dejar de reprimir el amor que necesitan nuestros pequeños, por estar a su lado, compartiendo su tiempo, brindando presencia la mayor parte del tiempo. Con ganas de no separarse de ellos los primeros años, conscientes de lo importante de esta etapa que se pasa volando.

Criar a mi hija con presencia, leche materna, colecho y respeto, así como enseñar a otros sobre porteo, me permite ser parte activa de este movimiento lleno de empatía y amor, que cada día toma más y más impulso en el mundo y en nuestro país. Aún somos pocos, pero de a uno en uno, estoy segura que en poco tiempo, seremos muchos. Estoy segura que criar con amor, contacto, respeto y empatía a nuestros hijos, es la mejor manera de cambiar el mundo.

¿Te gusta "La mamá de Sara"?
Inscribe acá tu mail para recibir notificaciones de mis entradas y mi boletín de noticias.


Delivered by FeedBurner

24 noviembre 2011

Ni es lo mismo, ni es igual

Por estos días la blogosfera maternal, puntualmente la española, ha estado revolucionada. Y aunque no soy de allá, ni vivo en la Gran Vía, me he encontrado absorta en el tema durante varios días. Todo comenzó el pasado domingo después del anunciado triunfo en la elecciones del Partido Popular (PP), cuando en medio de la celebración en un balcón, apareció doña Soraya Saénz de Santamaría. Para un espectador cualquiera, este simple hecho hubiera pasado totalmente desapercibido. Pero para muchas mamás españolas que luchan por una baja maternal justa y respetada por empresarios y sociedad, y por unas políticas adecuadas de conciliación trabajo-familia, el hecho de que este personaje público (y ahora en el poder), apareciera tan campante en la celebración, habiendo dado a luz hace tan solo 15 días, ha sido como un baldado de agua fría en pleno invierno. La indignación a crecido aún más cuando después se conoció que además, ha renunciado a su licencia de maternidad para asumir la responsabilidad de ser quien realice el traspaso de poderes entre en gobierno saliente del PSOE y el entrante del PP. Lo cierto es que la discusión está servida. Y, la polarización a la orden del día. Las opiniones al respecto abarcan todos los tonos y colores. La mitad, la condena y la otra mitad, la absuelve. Casi todos con los mismos detalles y la misma información, la excusan tranquilamente o la condenan a muerte. Para unas es una "mala madre" que además de dejar a su bebé cuando más la necesita, da un pésimo ejemplo al no tomarse, por lo menos, los días obligatorios de baja maternal a los que tiene derecho. Para otras es un ejemplo de mujer, que tiene claro que algunas oportunidades solo se ven una vez en la vida y que, lamentablemente para su bebé, la oportunidad de su vida le ha llegado ahora que acaba de convertirse en mamá, y por nada del mundo la puede desaprovechar. Al parecer todo el tema se reduce a dos bandos. No existen, termino medio en la discusión. Los grises pecan, una ve más, por su ausencia. Y, para mi, desde el otro lado del mundo, este es un tema de grises. Si, de grises, de términos medios, de tolerancia, de respeto, de verdadera conciliación. 

Por una parte, y haciendo de abogado del diablo, más allá de las fotos de doña Soraya en el balcón celebrando el triunfo de su partido y el anuncio de que será la encargada de la transición, no sabemos nada. De esos simples datos, parte toda suerte de especulación al respecto. No sabemos cuál es su sentir, cuál es su situación, qué piensa su marido, cómo va a ser su reincorporación, cómo piensa manejar su día a día... en fin, no tenemos ningún otro detalle que nos de luces de que es lo que realmente pasa por su cabeza, ni de si se sintió obligada o no tuvo otra opción (aunque yo soy de las que piensa que si sabes lo que quieres, siempre tienes opciones). Por lo tanto, es un poco ligero juzgar su decisión (si es que tenemos derecho a hacerlo). Por la otra, creo que lo importante de todo este tema es poder garantizar que las madres y padres tengamos opciones reales para elegir, libremente, con conocimiento y sin presión, como deseamos organizar nuestra vida laboral y familiar. Desde ese punto de vista, cualquiera de las decisiones que tomemos deben ser validas y respetables. Tanto la de la mamá que desea dedicarse 100% a sus hijos (como yo), como la de la que prefiere ceder su tiempo de baja al papá para regresar al trabajo cuanto antes, así como la de la que quiere trabajar sólo medio tiempo para estar con su familia el resto del día. Cada familia es un mundo, así que cada quien vera que le horma mejor. 

Pero también es cierto, que independientemente de que cada decisión sea personal, valida y respetable, cada una tiene implicaciones muy diferentes. Decidir una u otra cosa, ni es lo mismo, ni es igual. El hecho de que se tenga la posibilidad de escoger volver al día siguiente al trabajo después de haber dado a luz, no quiere decir que sea lo mejor para mamá, bebé, familia y sociedad. Y aunque cada quien tiene derecho a decidir que hacer y a tener opciones, que es por lo que se lucha al final, claramente lo deseable sería que a ningún bebé se le negará este periodo de fusión con su mamá, de extero-gestación, que también es su derecho. Sin duda, la carencia de este periodo de maternaje, al final, termina pasando factura. No solo al bebé, sino también a la madre, a la familia y a todos y cada uno de nosotros, como sociedad.

Para mi, lo único claro al final, es que todo este asunto de las decisiones de la futura ministra pone en evidencia que la conciliación es un tema que tiene que comenzar con un cambio de mentalidad de todos. De los que nos dirigen, de nuestra familia, de nuestros esposos, de nosotros mimos. La idea de que podamos llevar y disfrutar de manera equilibrada nuestra vida profesional y familiar es, sin duda, inmensamente revolucionaria. El equilibrio, como siempre, es una virtud difícil de conseguir pero absolutamente necesaria. También creo que la ministra perdió una oportunidad de oro, para potencialidad su situación como madre reciente y mujer en el poder. Su situación era perfecta para demostrar, con detalles como llevar a su bebé en un fular, que ella y su partido están realmente conscientes y conectados con la conciliación familiar. Que lástima que nadie, ni siquiera ella, lo hubiera visto así. 

Por ahora, independientemente de las decisiones que tomen los demás, hay que seguir luchando por una verdadera conciliación, por tener opciones para ser mamás si queremos, para trabajar si es lo que deseamos, para compaginar las dos cosas de la mejor manera, si es lo que necesitamos. Reivindicando nuestros derechos como mujeres, como madres, como profesionales, pero sin sobreponerlos a los derechos y necesidades de nuestros hijos. Es imposible pretender que todos sientan y vivan la maternidad paternidad como nosotros. Si queremos respeto, primero debemos manifestarlo respetando las decisiones de los demás así no la compartamos. Así pensemos desde nuestra perpectiva, que no son correctas, que son erradas y equivocadas. Así sepamos que ni es lo mismo, ni es igual

22 noviembre 2011

Regalo de aniversario

Hace unos días recibí un mensaje maravilloso. Cada una de sus palabras estaban rebosantes de paz y de esperanza. Era un mensaje de una amiga, que se siente mucho más cercana a mi ahora, debido a su propia maternidad. Me escribe emocionada. Y yo me emocione profundamente con sus palabras. Me cuenta que pronto nacerá su bebé. Me habla de crianza con apego saludable y de parto respetado, temas que hasta hace un tiempo no me imagine tocar con ella, ni con nadie. Me dice todo lo que está disfrutando de sus últimos días de embarazo. Confiesa que me lee. Yo estoy sorprendida y muy, pero muy emocionada. Nunca pensé que ella leyera mis palabras y desahogos maternos. Encontrarse con mi blog, según escribe, con mis posts y con mi vida llena de Sara, le da alegría. A mi todo su mensaje me parece increíble y me llena de satisfacción. No solo por que me siento honrada de ser la depositaria de sus palabras y su confianza, sino por que al llegar, preciso en este momento, cuando cumplo un año de estar escribiendo semana tras semana este blog, las siento como un bálsamo, como una bendición, como un regalo de aniversario. 

Hace 12 meses, cuando comencé a escribir una entrada tras otra, nunca imaginé lo lejos y lo hondo que podrían llegar estos pensamientos tan particulares, tan míos. Nunca pensé que me daría tantas satisfacciones y regalos, que me acercaría a viejos amigos y nuevos conocidos, de una manera tan diferente, de una manera totalmente desconocida y especial para mi. Este blog, me ha llenado de confianza y me ha regalado la confianza de los demás. Que inmenso regalo, ¿no creen? Cada uno de los comentarios que recibo, han estado llenos de buenas energías, de apoyo, de puro y simple amor. Escribirlo, me ha permitido ir descubriendo caminos distintos de encuentro, desde mi experiencia como madre y mujer, desde las vivencias maternales y paternales de cientos de amigos, conocidos y desconocidos. Ha sido un camino de autoconocimiento y exploración interna. Me ha enseñado que la palabra "amistad" tiene un significado más grande, amplio y complejo, del que yo conocía. Me ha ayudado a tener más fe, a confiar y a querer, sin siquiera conocer en persona, al depositario de mis afectos. Me ha ayudado a crecer, a utilizar los errores y los momentos difíciles como un trampolín para aprender, para curar a la niña que aún llevo dentro. Me ha permitido vibrar con las historias de otros, constatando que la tribu crece, que cada día hay más mamás y papás que confían en sus instintos y que creen que el amor respetuoso es la mejor manera de criar a sus hijos. Hoy, gracias a cada mensaje, cada comentario, cada palabra que mis palabras han inspirado, me siento feliz y orgullosa de haber perdido el miedo a escribir, a exponer y publicar mi alma y mi corazón en "La mamá de Sara". 

Gracias a todos ustedes por leerme, comentarme y llenarme de cariño con su tiempo y sus palabras. Gracias a ustedes, ser una mamá bloguera es una maravillosa experiencia.


Feliz aniversario a "La mamá de Sara"!!!

PD: y este además es mi post número 100!! :D

18 noviembre 2011

Tu blog tiene duende :)

Cada vez que recibo estos hermosos y significativos premios, hechos de mamás blogueras para mamás blogueras, no puedo evitar que en mi rostro se dibuje una inmensa sonrisa.  "Tu blog tiene duende, Your blog is special" es el último premio que me otorgaron por partida doble: gracias a Paula de Mama de una Monita y Elva de Cuando Olía a Vainilla. Que honor!!! Me alegra mucho que este espacio lleno de mis pensamientos y palabras, sea especial para ella y para otras mamás. 

Para recibir este premio tan special, debo contar cual es mi palabra favorita. Para una persona como yo, que ama leer y escribir, y para quien las palabras son mágicas e inmensamente poderosas, escoger una sola palabra es una tarea bastante complicada. Así, que llevo toda la tarde debatiéndome entre una y otra sin lograr decidirme. Después de pasar por las más típicas (y cursis, porque no decirlo: paz, amor, mamá, corazón) y por otras, no tan típicas (empatía, apego), creo que la palabra que merece el título de "mi palabra favorita" es la que representa y significa quien soy yo y lo que es mi vida ahora. Así que mi palabra favorita tiene que ver con la personita que marca el ritmo de mis días. Mi palabra favorita es "Sara". 

Bueno, y creo que no es necesario explicarles porque ésta es la palabra que prefiero por sobretodos las otras. Sara es mi razón de ser, mi luz, mi oscuridad, mi fortaleza y mis carencias. No sería quien soy, si ella no hubiera llegado a revolcar mi vida, y a hacerla más feliz y maravillosa. Te amo mi terrible princesita.

Ahora, taratatan... este premio es para:

Bren, de Amo ser Mamá

Felicitaciones y un beso gigante a todas!!

Que raro!! primera vez que oigo eso!!

Señora: Sara está divina y ya come de todo?
Esposo: si claro!! come carne, pollo, le encanta el arroz, también la fruta y completa con teta, claro!!
Señora: ¿Teta?, ¿cómo así?, ¿aún toma teta?, ¿y eso porqué?, ¿tiene algo?, ¿está enferma?
Esposo: no, nada!!! de hecho nunca se ha enfermado!!
Señora: y ¿por qué toma teta aún?, ¿luego no es hasta los 3 meses?
Esposo: No, se recomienda hasta los dos años. Además, mamá e hija quieren. 
Señora: que raro!! primera vez que oigo eso!!


La lactancia prolongada sigue siendo una rareza. Conversaciones como estás me recuerdan el largo camino que aún nos toca recorrer. Hay que enseñar mucho al respecto, con palabras pero más con el ejemplo. Normalizar que un niño mayor de un año tome seno, no es nada fácil. Por fortuna, cada día somos más las madres que nos esforzamos, pasando por encima de los prejuicios y de las dificultades, para sacar adelante nuestra lactancia prolongada. A pesar de todo, estoy feliz de seguir adelante con la lactancia de Sara. 

17 noviembre 2011

Lo que todas deberíamos saber sobre la obstrucción de un conducto mamario

Si me siguen en twitter o a través del blog ya sabrán que estoy saliendo de una dolorosa obstrucción de un conducto mamario. Por suerte, este tipo de problema, en lo que llevo lactando a Sara, solo se ha presentado 3 veces. Sin embargo, cada una de ellas ha sido desafiante, emocionalmente, y muy doloroso, físicamente. Este último episodio fue particularmente intenso, y me ha hecho reflexionar acerca de lo poco que sabemos al respecto. De hecho, tengo que reconocer que yo sólo me documente bien del tema la 2da vez que lo padecí. Por eso, me parece importante contarles un poco de qué se trata, cómo podemos evitarlo y qué debemos hacer para tratarlo de manera rápida y efectiva, en términos médicos, por supuesto, ya que soy una convencida de que las razones emocionales tienen que ver mucho con el tema. Pero bueno, eso ya será tema de otro post.

¿Que es la obstrucción de un conducto?
Un conducto obstruido es un conducto mamario en su pecho que está bloqueado. Los conductos mamarios llevan la leche materna de las glándulas (pequeños sacos) en donde se produce, hasta su pezón. Cuando un conducto está bloqueado, el flujo de la leche al pezón puede disminuir o detenerse. La leche puede acumularse y causar que se forme un bulto sensible (doloroso al tacto) en su seno.



¿Por qué ocurre?
  • Vaciado de pecho incompleto. Todo lo que evita que sus pechos se vacíen por completo puede aumentar el riesgo de que tenga un conducto obstruido. Esto incluye pezones doloridos o dañados que hacen que amamante con menos frecuencia. Usted puede amamantar menos si estás cansada o estresada. Sus pechos puede que no se vacíen por completo si se apresura durante las sesiones de lactancia con su bebé. Limitar cuanto tiempo se alimenta el bebé cada vez o cambiar de pecho para alimentar a su bebé demasiado temprano también aumenta su riesgo. A medida que su bebé crece, es posible que se distraiga fácilmente y deje de amamantar antes de lo usual. Es posible que duerma más o mire a su alrededor más en lugar de enfocarse en amamantar. Saltarse las sesiones de lactancia también puede causar que la leche se acumule y llevar a un conducto obstruido.
  • Presión en sus pechos. Llevar bolsas de pañales pesadas, portabebés, bolsos, o usar ropa ajustada puede apretar y ejercer presión sobre sus pechos. Esto puede apretar los conductos mamarios y atrapar leche adentro de sus pechos
  • Senos ingurgitados. Esto es cuando los senos están muy llenos de leche. La leche puede gotear de sus senos entre sesiones de lactancia. La leche puede salir en forma de spray de uno de sus senos mientras que está ocurriendo el reflejo de la bajada en el otro. El reflejo de la bajada de leche es cuando la leche sale de las glándulas a través de los conductos mamarios hacia su pezón.
  • Leche materna que se ve más espesa de lo normal. 
  • Historial de lactancia. Usted podría correr un mayor riesgo si usted ha tenido un conducto obstruido en el pasado.
¿Cuáles son los síntomas?
Cuando se le hace difícil a su bebé recibir leche de su pecho es posible que jale o gire su pezón. Usted también podría tener cualquiera de los siguientes signos y síntomas:
  • Un bulto sensible en el seno que crece lentamente y por lo general se forma en un lado de su seno.
  • Piel rosada o roja sobre la parte sensible.
  • Su pecho puede sentirse más cálido de lo normal.
  • Un bulto chiquito, blanco en el pezón del pecho.
  • Dolor en su pezón o dolores fulgurantes en su pecho

¿Cómo se debe tratar?
El mejor tratamiento para un conducto obstruido es que sus senos se vacíen por completo cuando está amamantando.

  • Amamante tan seguido como su bebé quiera. Su bebé puede amamantar de 8 a 12 veces al día. Amamantarlo frecuentemente puede retirar el bloqueo de su conducto mamario. Para ayudar a retira la leche en exceso, primero dele el seno con el conducto obstruido a su bebé. Amamantar seguido también puede ayudar a prevenir que ocurran los conductos obstruidos.
  • Coloque a su bebé para ayudar a vaciar su pecho. Sostenga a su bebé de manera que su nariz apunte hacia el área hinchada de su seno. Esto ayuda a drenar la leche materna del conducto obstruido. Pídale más información a su médico acerca de cómo sostener y amamantar a su bebé.
  • Dele un masaje al pecho con conductos obstruidos antes y después de amamantar. Usted también puede hacer esto mientras que toma una ducha o baño con agua caliente. Dele un masaje a su seno en frente de y atrás del bulto. Dele un masaje a su seno desde el área del bulto hasta el pezón.
  • Extraiga leche después de amamantar. Si su bebé no está vaciando sus pechos completamente a la hora de amamantar, extraerse la leche puede ayudar. Use un sacaleche o su mano para drenar la leche en exceso y así ayudar a prevenir la hinchazón de sus senos. Usted también puede hacer esto si sus pechos están muy llenos como para que su bebé se prenda a ellos. Pídale más información a su médico acerca de extraer, recolectar y almacenar la leche materna
  • Aplique calor a sus pechos antes de amamantar. Póngase un paño húmedo, tibio en sus pechos o tome una ducha o baño con agua tibia. Usted también puede meter sus pechos en el lavamanos lleno de agua tibia. Esto puede ayudar a retirar el bloqueo y aumentar su flujo de leche. Aplicar calor en sus pechos antes de amamantar también puede ayudar a prevenir los conductos obstruidos.
  • Póngase una compresa fría en los pechos después de amamantar. Esto puede ayudar a disminuir la hinchazón y el dolor.
  • Hable con su médico antes de tomar cualquier medicamento. Esto incluye todos los medicamentos con y sin prescripción (de venta libre). Ibuprofen y acetaminofen son medicamentos de venta libre comunes para ayudar a reducir el dolor y la hinchazón. Siga los consejos de su médico acerca de cómo tomarlos.

¿Cuáles son los riesgos de tener un conducto obstruido? 
Cuando la leche no drena de su seno, se acumula en el interior de su seno. Demasiada leche dentro de su seno puede ser doloroso. Si un conducto obstruido no se trata, puede conducir a la mastitis. La mastitis es una infección en el pecho. Un absceso (bolsa de pus) puede formarse en la misma zona que el conducto obstruido. Usted puede tener una infección leve en su conducto si se obstruye de nuevo. Un conducto obstruido puede hacer que la lactancia sea dolorosa y causar que usted deje de amamantar por completo. Pídale más información a su médico acerca de los riesgos de tener un conducto obstruido.



¿Qué puedo hacer para prevenir un conducto obstruido?
  • Permita suficiente tiempo para cada sesión de lactancia. No apresure a su bebé para que pueda vaciar su pecho completamente.
  • Revise sus pechos en busca de bultos, dolor, o enrojecimiento.
  • Descanse lo suficiente. Si nota cualquiera de los signos o síntomas de un conducto obstruido, descanse todo lo que le sea posible. Trate de no dormir boca abajo porque la presión en sus senos podría aumentar su riesgo de que se le obstruya un conducto.
  • Lávese las manos o el sacaleche a menudo. Esto ayudará a prevenir la propagación de gérmenes y reducirá su riesgo de obtener una infección. Aliente a todos en su casa a lavarse las manos con agua y jabón después de usar el baño. Además, lávese las manos después de cambiar pañales y antes de preparar la comida o comer. Lave su sacaleche con jabón y agua caliente después de usarlo.
  • Coma una dieta saludable y tome bastantes líquidos, como el agua. Pídale más información a su médico acerca de la lactancia y su dieta.

¿Cuándo debo llamar a mi médico? 
Llame a su médico si:
  • Tiene una fiebre de 101°F (38.4°C) o más, y escalofríos.
  • Su cuerpo se siente muy adolorido.
  • Su seno está rojo, muy hinchado o duro, doloroso, y se siente tibio o caliente.
  • Tiene un nuevo bulto sensible en la misma área dónde ha tenido un bulto anteriormente.
  • Tiene dolor en los pezones o pezones agrietados o sangrantes.
  • Le está saliendo pus de uno o ambos pezones.
  • Tienen náuseas (malestar estomacal).
  • Sus signos y síntomas no está mejorando dentro de 24 horas.

    Fuente:http://www.allina.com/mdex_sp/SD0357G.HTM

16 noviembre 2011

Todas hacemos historia

Todas las madres hacemos historia. Sin quererlo y, tal vez, sin saberlo de manera consciente, nosotras construimos sociedad. Nosotras tenemos en nuestras manos el poder de cambiar el mundo, a través de nuestros hijos. La manera en que los criamos y amamos es muy poderosa. Cuando criamos no solo moldeamos a los hombres y mujeres del futuro, sino también la clase de mundo que ellos vivirán y disfrutaran. Por eso, ser madre es una gran responsabilidad. Este premio, "Soy una madre que hace historia",  me parece una excelente oportunidad para recordarnos lo valiosas, poderosas e importantes que somos. Gracias Miriam de A Flor de Pellpor otorgármelo. Bueno y para recibirlo, con todas las de la ley, tengo que contar dos hermosos recuerdos de mi infancia:

  • Recuerdo el olor dulce como a canela y menta de mi abuela, y su arrullo sordo y melodioso, mientras yo estaba recostada en su regazo y ella me mecía cariñosamente, con el ruido de la brisa de diciembre, que hacía rugir las hojas de los almendros y cauchos en el fondo.
  • Recuerdo tardes enteras de juego con mi hermano y mis primos. Bajando mangos y subiéndonos a los árboles. Vendiendo naranjas, limones y agua de cocó a los vecinos, haciendo una pequeña fortuna para comprar muchos helados.
Que lindos recuerdos!!! Le pasó este premio a Bren de Amo ser Mamá y a Oli, de Azul Celeste. Muero por conocer sus dos hermosos recuerdos de infancia!!

13 noviembre 2011

Peleando conmigo misma

Hoy amanecí peleando conmigo misma, en contra de mis teorías y deseos conscientes. Hoy, mi lado oscuro, mi inconsciente, me traiciona, me hace sentir exhausta de tanta teta, de los paños de agua tibia, de los masajes, de los chorros de leche retenidos y estancados que se niegan a salir. Hoy, cuando mis senos se congestionan y los conductos se tapan, y todo el tejido se pone duro como piedra y duele, duele mucho, odio la lactancia materna. Y comienzo a pensar y a desear cosas indeseables. Sintiéndome prisionera del dolor. Pensando, incluso, en terminar con todo esto pidiendo a mi ginecólogo una inyección.

La noche de anoche fue terrible. El dolor no me dejaba dormir. La ansiedad por que Sara mamara para amanecer mejor, me despertada a cada momento. Entre sueños trataba de adivinar que pasa, por qué de repente, sin ninguna razón real o aparente, mi cuerpo se descuadra y no funciona como siempre. Y me castiga, haciéndome dudar, sembrando semillas de astío, acercándome de a poco a tirar la toalla. Añorando cosas que mi yo consciente, de solo escuchar, se aterraría. 

Hoy amanecí peleando conmigo misma. Con ganas de no sentir lo que siento. Con ganas de desahogarme. No quiere decir que no este feliz de todo lo que la lactancia nos ha regalado. Ha sido hermosa y llena de cosas positivas: un vínculo inigualable con mi hija, una conexión mágica, una bebé de 15 meses saludable, que nunca se ha enfermado, que es tremendamente feliz, que sonríe todo el día. Gracias a ella, estamos colmadas de momentos maravillosos, que no tienen precio. Sin embargo, días como hoy pienso si ya no es suficiente. Si después de 15 meses no es hora de parar. El dolor y el cansancio nubla mi mente y no logro ver más allá con claridad. 

Nuestra lactancia ha sido un camino fácil y dulce. Tal vez por eso estas esporádicas crisis, son verdaderas crisis para mi. Entiendo(y siento) perfectamente porque tantas madres abandonan: con dolor, sin apoyo, con las hormonas y los sentimientos revueltos, con la sombra de las carencias infantiles acechando, con el regreso al trabajo, no dudo que yo también habría abandonado. Días como hoy me doy cuenta que no soy tan fuerte ni tan valiente como pienso. Días como hoy estoy segura de que mi lactancia ha sido exitosa más por que la suerte nos ha acompañado, que por mi entereza de carácter. La verdad es que hoy quisiera dejar de lactar, sin reparar en si es o no el tiempo, sin pensar en nada más. 


11 noviembre 2011

Más de mi, gracias a un "Meme"


Un meme es la unidad teórica de información cultural transmisible de un individuo a otro. Es simplemente una cadena en la que una persona responde una serie de preguntas y luego se la pasa a otros individuos quienes a su vez se la pasan a otros. El meme ha estado en los blogs desde el principio y son una manera divertida de compartir.
Este es mi 1er Meme gracias a Irene de Una mamá feliz.
¿Qué fue lo primero que viste en tu pareja cuando se conocieron? los ojos.
¿A dónde te gustaría ir de Luna de Miel? a la Toscana
¿Te consideras una persona aventurera? No mucho.
¿Tienes algún secreto tuyo que nunca le hayas contado a nadie? Sinceramente, no.
¿Playa o piscina? Playa.
¿Verano o Invierno? Verano.
¿Besos o abrazos? Besos y abrazos.
¿Dulce o salado? Dulce y salado
¿Fresa o chocolate? fresas.
¿Blanco o negro? Depende del clima y la ocasión.
¿Color favorito? el dorado.
¿Cuál es tu película favorita? tengo montones de películas favoritas. Desde Tienes un email y Nothing Hill pasando por Magnolias de Acero y llegando a Matrix o El Señor de los Anillos. Imposible escoger una.
¿Juego de mesa favorito? Pokino.
¿Cuál es tu bebida favorita? el jugo de corozo, de níspero o zapote.
¿Cuál es tu trago favorito? No tomo pero una buena champaña siempre cae muy bien.
¿Cuál es tu mes favorito? Mayo.
 ¿Qué es lo primero que piensas al despertar? que quisiera seguir durmiendo... pero nunca puedo.
¿Perdonarías una infidelidad de tu pareja? categóricamente, NO.
¿Cuántos timbrazos antes de contestar el teléfono? dos.
¿Sabes guardar secretos? Sí.
¿Dices tu edad verdadera? Sí.
¿Te consideras tímida o extrovertida? definitivamente extrovertida.
¿Qué hay debajo de tu cama? nada. Si acaso, algún juguete de Sara.
¿Has faltado a clases/ al trabajo solo por el clima? SI!. pero solo porque cuando llueve mucho la ciudad colapsa y es imposible conseguir un taxi.
¿Cuánto tiempo tienes con el blog? Ya casi un año!!! Y 93 post!!
Me encantaría pasarlo a Oli de Azul CelesteKatrina de Criándonos y a Oli de Desde mi Umbral Materno. Diviertanse jugando!!!

08 noviembre 2011

Espasmo del sollozo o apnea emotiva


Ayer, mi bebe de 15 meses sufrió un episodio de lo que se conoce como espasmo del sollozo o apnea emotiva. La verdad había escuchado algo del tema por que una primita de 4 años, tuvo varios episodios el año pasado y sus papás muy alarmados, la llevaron al neurólogo para que la revisara. El médico les dijo que era algo normal en los niños de su edad. Nada de que preocuparse. Sin embargo, recuerdo claramente la expresión de terror en sus rostros, mientras nos contaban como eran los episodios: el niño, después de un llanto muy fuerte, por un golpe, caída o una frustración, deja de respirar, se pone morado y con los músculos tensos, para después perder el conocimiento. Pues ayer me toco vivir lo mismo con Sara y, aunque ella está perfecta, yo, aún no me recupero. 

Para mi fue una escena digna de una película de terror: Sara se tropieza y cae. No se golpea, pero comienza a llorar muy fuerte. Demasiado desconsolada para la dimensión de lo que le había pasado. Yo la cargo y la consuelo. De repente, silencio total. La miro y está como ida. Los labios y la boca totalmente morados. Los ojos casi en blanco. Los músculos tensos. A los 2 segundos se desgonza y casi se desmaya. Enseguida vuelve en sí. Reacciona y sigue llorando. Creo que todo el episodio no duro más de 10 segundos, pero fueron los segundos más aterradores para mi. Por fortuna, cuando sucedió todo estaba con mi mamá, que conoce perfectamente el tema, y me tranquilizo rápidamente. No me imagino haber pasado por esto yo sola. 

Sin embargo, la realidad es que en cualquier momento le puede volver a suceder. Esto no es algo que podamos controlar. Los espasmos son totalmente involuntarios (aunque en la mayoría de consultas en la web dicen, sin ningún resquemor, que el niño puede llegar a provocaremos para manipular a los padres, con lo que no estoy para nada de acuerdo). Por eso, ya le explique a la persona que nos ayuda en casa de que se trata el tema y que hay que hacer, por si le vuelve a ocurrir, cuando yo no esté: mantener la calma, asegurarse de que el niño no tenga nada en la boca (podría atorarse), colocarlo en una posición segura y esperar a que el episodio pase. Aunque soy perfectamente consciente que una cosa es decirlo y otra muy distinta, lograr llevarlo a la práctica. 

Lo cierto es que no se conoce porque le pasa esto a aprox. el 7% de los niños sanos, entre los 6 meses y los 6 años. No existe ninguna causa identificada, y, al parecer, tampoco consecuencia alguna para ellos. Para mi, más que un episodio de manipulación, todo el asunto tiene que ver con la inmadurez cerebral y emocional de los niños, que no les permite gestionar ciertos sentimientos, y esta debe ser una manera instintiva de reaccionar, para darle tránsito a las emociones o frustraciones inmanejables para ellos. Lo que si les puedo asegurar es que los padres quedamos muy afectados. Yo no he podido dejar de pensar en eso. A pesar de que ya sé (gracias a mi mamá y a todo lo que he leído entre ayer y hoy) que estos episodios son totalmente benignos y que no hay nada de que preocuparse, el susto no se me quita. Simplemente, no quiero que le vuelva a pasar. Pero lamentablemente, no lo puedo predecir, ni controlar, ni evitar. Lo único que me queda es aprender a manejarlo de la mejor manera posible, esperando que no se repita con demasiada frecuencia. Por lo pronto, yo solo pido tiempo para racionalizarlo y recuperarme. Espero no le vuelva a ocurrir por ahora. No creo poder aguantar otro episodio de estos tan pronto.   

04 noviembre 2011

¿Hasta cuando piensas amamantar?

- Ginecólogo: ¿hasta cuando piensas amamantar?

- Mamá de  Sara: no sé. Supongo que hasta cuando ella quiera. No toma como antes. Ya come otras cosas. Solo mama mucho por la mañana y en la noche. Y cuando esta cansada y se quiere dormir. Así que creo que no queda mucho tiempo de lactancia.

- Ginecólogo: silencio cómplice ... acompañado de una sonrisa espléndida.

- Mamá de Sara: sonrie de vuelta.


Este tipo de cosas son las que me hacen amar a mi ginecólogo ;D
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo