30 diciembre 2012

La presión

La presión me está enloqueciendo. Por mucho que trato de ignorarla, ella parece ser más fuerte que yo y, sinceramente, ya no la soporto. Me persigue día y noche, sin darme 5 minutos de tregua. Y yo la esquivo sin suerte, tropezándomela de frente, en forma de "y, ¿cuándo la van a educar para que vaya al baño?", "¿y hasta cuándo la teta?", "¿ y, aún duerme con ustedes?", y me cuesta sonreír, ignorar, explicar, justificar lo injustificable, entender. 


Tal vez "entender" es lo que más difícil se me hace. Por que no me cabe en la cabeza este afán que le cae al mundo entero porque los niños crezcan a destiempo, por someterlos a la voluntad egoísta de los adultos, convencidos de que es lo mejor para ellos, sin cuestionarse, sin tratar de empatizar, sin la más mínima gana de dejarlos ser, considerando sus tiempos, dejando que se descubran así mismos, tratando de  meterlos en un molde sin pensar ni sopesar sus verdaderos y validos deseos y necesidades infantiles. Pensando desde la visión de los adultos, con más afán por disciplinar y regañar, que por compartir y dar amor. El amor visto como debilidad. La naturaleza infantil vista como un estorbo.

Y ahí comienza a cabalgar la presión sobre los padres, o por lo menos, sobre mí. La diferencia me pone un punto rojo en la frente cual tiro al blanco y si, como negarlo, me siento atacada, señalada, sin importar si cada comentario, frase, palabra o silencio, tiene otra intención. Y tengo que oír cada cosa, que a veces me provoca coger a mi hija y salir corriendo sin dar la más mínima explicación. La mayoría del tiempo lo manejo o lo evito, pero me incomoda. Y me molesta dejarme incomodar. Me irrita sentirme cuestionada como madre. No hay nada que me afecte más, sin importar lo convencida que estoy de la crianza que intento llevar. 

La situación entera me entristece, por cómo me hace sentir y por los niños en general, la gran mayoría criados sin mirada, sin empatía, sin ser considerados como lo que son, desde lo que realmente necesitan. Y no se me hace extraño que la mayoría siga la corriente, y crié con imposiciones y violencia, que eduque como fue criando, perpetuando los mismos comportamientos, convencidos de estar haciendo lo correcto. Por que cuesta mucho seguir otros caminos, cuestionarse y enfrentar los propios demonios. Cuesta lidiar con la presión, que viene de todas partes, en todo momento y de quién uno menos se imagina. Cuesta.. si que cuesta...pero a pesar de estos sentimiento, sé que vale toda la pena. 

¿Te gusta "La mamá de Sara"?
Inscribe acá tu mail para recibir notificaciones de mis entradas y mi boletín de noticias.
Delivered by FeedBurner

28 diciembre 2012

Mi recuento

Diciembre avanza y el año se acaba. Y mientras, yo he estado sumergida en la casa, en mis cosas, en las celebraciones y en pasar tiempo con Sara. Tanto, que no he tenido el tiempo ni las energías para escribir y dedicarle un ratico al blog. Tengo varias cosas que quisiera compartir, pero por ahora van a esperar un rato más. Esta es época de balances y recuentos, así que con muchas imágenes y pocas palabras, acá les dejo el mío.


Y mi ñapa de hoy:


Felices fiestas y prospero año nuevo a todos!!!


¿Te gusta "La mamá de Sara"?
Inscribe acá tu mail para recibir notificaciones de mis entradas y mi boletín de noticias.
Delivered by FeedBurner

19 diciembre 2012

Amigas

La carta de Nyla para Sara
Mi hija tiene una amiga por correspondencia. Si, así como lo oyen: Sara, de dos años y medio, y Nyla, de 20 meses, comenzaron una amistad a punta de papel y tinta, una amistad como del siglo pasado, gracias a nosotras sus madres. Calee, una amiga jamaiquina, que conocí hace algunos años, gracias a mis ganas de aprender inglés y a sus ganas de hablar español, tuvo esta idea genial y hermosamente romántica, que yo de inmediato secundé: hacer a nuestras hijas amigas a pesar de la distancia. 

Entonces hace como dos semanas Sara recibió una carta de Nyla en inglés, donde la invitó a conocerla, le contó sobre ella (con foto incluida) y le mandó unos hermosos stickers. Y ahora, Sara y yo escribimos una carta en español como respuesta, agradeciéndoles a Nyla y a Calee por los animalitos brillantes que Sara pegó por toda la casa, contándoles que Sara también ama a "Dora" y que muere por  las aceitunas y el chocolate. 


La carta de Sara para Nyla se va esta semana y mientras, las 4 estamos ilusionadas soñando con las historias que vendrán, felices por esta amistad de 4 mujeres, unas madres y otras hijas, que construimos a 8 manos, en dos idiomas, uniendo nuestros sueños, nuestras vidas, nuestros anhelos y alegrías con palabras y con pegatinas y con colores, como si todas fueramos niñas, seguras de que podemos estar cerca, compartiendo y disfrutando a nuestras hijas, compartiendo nuestra vida y nuestra maternidad, maximizando nuestra amistad, prolongándola a través de nuestras chiquitas.

La carta de Sara para Nyla
Gracias Calee por invitarnos a ser parte de esta maravillosa aventura.

¿Te gusta "La mamá de Sara"?
Inscribe acá tu mail para recibir notificaciones de mis entradas y mi boletín de noticias.
Delivered by FeedBurner

12 diciembre 2012

¿Que deseas hoy?

Estaba leyendo a Susannah y gracias a ella descubrí que hoy es 12-12-12, es decir, hoy es un día con magia, para pensar en grande, pedir y desear. Imposible dejar pasar esta oportunidad!!! Así que me uno a su invitación y aquí está lo que quiero y deseo, de corazón, un día como hoy:


Deseo vacaciones, con un tiempo especial para mi, para tirarme en la playa, con el sol en la cara, mientras me arrulla el sonido del mar. Deseo conocer a mi sobrino/sobrina, darle muchos besos y ver como Sara lo acaricia y lo besa. Deseo aprender a ser valiente, perder el miedo a mostrarte más transparentemente. Deseo sentir, otra vez, como hay vida dentro de mi, ser mamá por segunda vez. Deseo otro parto feliz, pero está vez completamente natural, animal, mamífero, femenino. 

Deseo pasar más tiempo en familia, presente, consciente. Y poder terminar el libro que comencé a escribir, antes de que olvide lo que tengo que decir. Y también re-decorar mi casa, cambiar la pintura, los muebles, las cortinas, el tapete. 

Deseo una tarde entre amigas, un círculo de mujeres que me recargue de energía. Deseo poder sanar a mi niña interior, y que eso me permita conectarme mucho más con la mujer y la madre que soy ahora. Deseo conversar con Sara y ver como aprende a montar bici, y no perderme ninguna de sus carcajadas. Deseo encontrar la manera de ayudar a otros, a otras madres, a otras mujeres, a muchos niños. Deseo una noche romántica, con velas y todo, como en las películas. Deseo comer y no engordar, y también tener tiempo para cocinar cosas nuevas y disfrutarlas con los amigos. Deseo volver a viajar, y recorrer con mi príncipe y mi princesa París, una tarde soleada en otoño. Deseo besos, muchos besos todos los días. 

Deseo, por fin, aprender completamente inglés y, por que no, italiano también. Deseo que mi familia este cada vez más unida, saludable y feliz; ver más a mi abuela, y a mis hermanos y a mis papás. Deseo disfrutar de cada tarde de sol que la vida me regale. Deseo seguir profundamente enamorada de mi esposo y que el siga profundamente enamorado de mi. Deseo alimentar mi corazón solo de amor, de manera infinita y sin pausa. 

Y tu, ¿ que deseas un día como hoy?

¿Te gusta "La mamá de Sara"?
Inscribe acá tu mail para recibir notificaciones de mis entradas y mi boletín de noticias.
Delivered by FeedBurner

06 diciembre 2012

El poder del silencio

Me cae como anillo al dedo. Así que imposible no compartirlo. Seguro a muchos de ustedes también les resonará en los oídos. ;)



El silencio es una invitación a la experiencia directa. 
Sin palabras de por medio. Desplegados en el eterno ahora.
Este es el idioma preferido por los recién nacidos, y desde que eras un bebé lo conoces - aunque lo hayas olvidado.

En silencio, puedes sentir tu Guía Emocional más claramente. Puedes escuchar tus pensamientos, y elegirlos más deliberadamente. ¡Diez segundos de silencio pueden transformar una conversación!

Hoy en día, a medida que interactuas con los niños y con otras personas, observa cuánto tiempo puedes pasar sin hablar. Haz un juego de esta tarea:

  • Habla menos, pero comunícate más - sin palabras pero intuitivamente.
  • Utiliza el lenguaje corporal y el tacto, en lugar de palabras.
  • Cuando tengas una pregunta, trata de "sintonizarte" con la respuesta en lugar de preguntar.
  • Si suena el teléfono mientras estás "en la zona ", ignóralo.
  • Boca: cerrada. Corazón: abierto.

El objetivo de este juego es divertirse descubriendo el montón de comunicación que es posible sin palabras - "sintiendo" las cualidades de la presencia y la conexión más allá de lo verbal.

Un pensamiento más:
El silencio ES un sonido, al igual que cero ES un número. No es nada. 
Cuando estás realmente presente, el silencio puede decir mucho más que las palabras.

The power of siliencpor Scott NoelleTomado de Enjoy Parenting.

¿Te gusta "La mamá de Sara"?
Inscribe acá tu mail para recibir notificaciones de mis entradas y mi boletín de noticias.
Delivered by FeedBurner

05 diciembre 2012

Haciéndonos grandes

Solo quería compartir con ustedes que mi niña se hace grande y que nosotros crecemos de la mano de ella, no en tamaño pero si en consciencia, felicidad, amor y corazón.


Con sus profesoras


¿Te gusta "La mamá de Sara"?
Inscribe acá tu mail para recibir notificaciones de mis entradas y mi boletín de noticias.
Delivered by FeedBurned

03 diciembre 2012

El peso de la sombra

He estado durante varios días con un sinsabor en el estomago que me molesta. No se bien que es, ni como procesarlo. Me despierta en las noches y me desconcentra en las mañanas. Me hace sentir insegura, temerosa, tímida. Me lleva a lugares que había olvidado y que pensaba que no conocía. Me reclama silencio, reflexión, soledad. Y yo no he encontrado la manera de darle curso, de permitirle seguir su camino, de concentrarme en ese "no se que" para que salga adelante. No he encontrado el espacio, o no he querido hallarlo. No lo sé. 

Lo que si sé es que, irónicamente, esta penumbra, que no se nombrar, me conecta de manera especial con mi hija. Sé que ella siente mi "no se que". Sé que lo lee en mi piel. Lo comprende mucho mejor que yo. De hecho lo manifiesta abiertamente, a su manera, retándome, forzándome, llorando sin razón, llevándome sin sutilezas por la ruta que me reclama. Es mi guía. 

Mientras, yo hago lo que puedo. Yo, intranquila, turbia, indecisa, temerosa, trató de tomar su mano y seguirla...pero me cuesta. Mis sombras me pesan, me duelen... y me cuesta. Y no sé como hacer para perder el miedo al dolor y seguir, y recordar, y conectarme con mi niña sola, herida, madurada biche y a la fuerza, llorona, ronca, aparentemente independiente, sola.. muy sola.  

Por fortuna estás tu, mi princesa. Y no tengo opción. 

En otra época de mi vida esto que me pasa solo sería un malestar de unos pocos días, sin mayor trascendencia, por que me falta valentía. Pero estás tú, que me obligas a no obviar el camino, a vivir este proceso, a recordar lo impronunciable, a organizar mis recuerdos, sin importar el dolor, sin importar el tiempo que tome, para ser la mujer que tengo que ser, la madre que tu te mereces, la esposa que deseo. Para poder comprender por qué a veces tu llanto me desestabiliza, por qué temo perderte casi a diario, por qué a veces no tengo resto suficiente para sostenerte, ni la paciencia necesaria para las cosas de tu padre, por qué huyo más veces de las que quisiera, por qué hay días que no me hallo en mi propia piel.

Por fortuna no tengo opción y estoy en el camino. Tratando de mirarme a los ojos, de limpiar las lagrimas de mi niña, tratando, tratando cada segundo, llevando luz a mi sombra, para entenderla, para ver el panorama despejado, claro, para que no pese tanto.

¿Te gusta "La mamá de Sara"?
Inscribe acá tu mail para recibir notificaciones de mis entradas y mi boletín de noticias.
Delivered by FeedBurned

29 noviembre 2012

Operación fallida (por ahora..)

Hace un par de meses escribí sobre las señales que veía en mi hija y que me hacían pensar que era hora de comenzar con la operación pañal. Pues este post es para contarles que estamos exactamente igual: mismas señales y pocos avances. 

La verdad es que en este tema me siento un poco perdida. Sinceramente no me preocupa ni molesta en lo más mínimo que lleve aún pañal. De hecho yo pensaba esperar hasta los 2 años y medio para abordar el tema. Sin embargo, mi marido insistía que ya era hora de dar este paso y como vi ciertas señales, pensé que estaba en lo correcto.

Creo que nos equivocamos. Llevamos dos meses en el tema y ni pa lante, ni pa trás. Y tengo que reconocer que el 99% de la culpa ha sido nuestra: hemos sido totalmente inconsistentes en el proceso. Un día pañal, el otro no, en la mañana si, en la tarde no, en el jardín si, en la casa no, entre semana si, los fines de semana no. En fin...creo que nadie esta preparado en casa para este tema por ahora. Para Sara no es más que un juego esporádico que disfruta pero que olvida al segundo siguiente. Avisa, pero generalmente cuando ya se ha hecho encima, lo que quiere decir que le molesta, pero no demasiado como para avisar antes. 

Yo quisiera una temporada de vacaciones para poder pasar todo el día con la princesa y dedicarme de lleno al tema, porque sé que es un asunto de tiempo y dedicación y, lamentablemente, trabajando es bastante complicado. Mi niñera y el jardín hacen lo que corresponde, pero no es suficiente. Siento que ella nos necesita más presentes en este proceso y no la hemos podido acompañarla como quisiéramos. 

Así que está decidido: la operación pañal está abortada temporalmente. Llegará el momento en que Sara lo pida más claramente, cuando lo tenga realmente interiorizado, cuando haya crecido un poquito más, cuando nosotros también estemos más claros, con más energías, tiempo y ganas de ponerle empeño. Seguro ese día llegará, por ahora el pañal sigue en la lista del mercado y, la verdad, no nos preocupa demasiado. 

¿Cómo les fue con sus peque en este proceso? o si están como yo en el camino ¿cómo le ha ido?

¿Te gusta "La mamá de Sara"?
Inscribe acá tu mail para recibir notificaciones de mis entradas y mi boletín de noticias.
Delivered by FeedBurned

26 noviembre 2012

Deseos para los niños

He encontrado en estas palabras de Mex Urtizberea, mis propios deseos para Sara y para todos los niños de este mundo.



Que sean niños los niños.
Que sean niños, y no clientes de las compañías de celulares, o vendedores de rosas en los bares, o estrellas descartables de la televisión…
Niños, no limpiavidrios en los semáforos, o botín de padres o familiares enfrentados o repartidores de estampitas en los subterráneos.

Que no sean niños soldados, los niños. Que sean niños los niños, simplemente. Que no sean foto de un portal pornográfico. Que no sean los habitantes de un reformatorio.
Que no sean costureros en talleres ilegales de ningún lugar del mundo.
Que sean niños los niños, y no un target.
Que no sean los que pagan las culpas. Los que reciben los golpes. Los bombardeados por publicidad. Que sean niños los niños. Todo lo aniñados que quieran. Todo lo infantiles que quieran. Todo lo ingenuos que quieran. Que hagan libremente sus niñerías.
Que se dediquen a ser niños y no a otra cosa.
Que no sean los que no juegan, los acosados por las preocupaciones, los tapados de actividades.
Que sean niños los niños y se los deje preguntar sin levantar la mano, formar filas torcidas, llevar alguna vez la Bandera no por ser mejor alumno, sino por ser buen compañero.
Que sean niños los niños y no los incentivados con desmesura a consumir todo lo que saca el mercado.
Que sean niños, y no los que aspiran pegamento en una esquina o fuman paco en la otra, tan de nadie, tan desprotegidos.
Niños, no nombres que tienen que rogar por recibir el apellido paterno o la cuota de alimentos.
Que sean niños los niños.
Y que los niños sean lo intocable, que sea la gran coincidencia en cualquier discusión ideológica; que por ellos se desvelen los economistas de todas las corrientes, los dirigentes de todos los partidos, los periodistas de todos los medios, los vecinos de todas las cuadras, los asistentes sociales de todas las municipalidades, los maestros de todas las escuelas.
Que sean niños los niños, y no el juguete de los abusadores.
Que sean niños, no “el repetidor” o “el conflictivo” o “el que nunca trae los deberes”.
Niños, y no los que empujan el carro con cartones.
Que sean niños los niños, simplemente.
Que ejerzan en paz el oficio de recién llegados.
Que se los llame a trabajar con la imaginación o con lápices de colores.
Que se los deje ser niños, todo lo niños que quieran.
Y que los niños sean lo importante, que por ellos lleguen a un acuerdo los que nunca se ponen de acuerdo; que por ellos se dirijan la palabra los que no se hablan, que por ellos hagan algo los que nunca hicieron nada.
Que sean niños los niños y que NO dejen de joder con la pelota.

Que sean niños en su día. Que lo sean todos los días del año. Que sean felices los niños, por ser niños. Inocentes de todo lo heredado.


Deseos para niños, por Mex Urtizberea

¿Te gusta "La mamá de Sara"?
Inscribe acá tu mail para recibir notificaciones de mis entradas y mi boletín de noticias.
Delivered by FeedBurner  

23 noviembre 2012

Rosadito

Este caballo de trapo, color rosa pálido, es tu nuevo mejor amigo. Hace unos meses que llegó a nuestra casa, y se anido en tu alma. Nació de una camiseta vieja y bastante relleno de guata. El flechazo entre los dos fue inmediato, amor a primera vista, de ese amor sincero, que a ti se te da natural y fácilmente. 

Recuerdo el día que lo levaste por 1era vez al jardín. Estabas emocionada de compartirlo con todos, de presentarlo a tus amigos. Y no puedo olvidar que muchos fines de semana te hacia falta, y gritabas por toda la casa: ¿Rosadito, donde estás?. Y el llanto no se hacia esperar cuando no lograbas encontrarlo debajo de la cama o en el rincón del armario.  

Y ahora, después de una temporada de vivir en el jardín, Rosadito vuelve a casa. Y tú no lo dejas ni de día, ni de noche. Lo besas, lo abrazas, le hablas, lo montas, lo metes contigo en la cama, lo llevas de nuevo al jardín pero regresas pegada a él, y lo sientas a tu lado mientras almuerzas, para después sumergiste de su pata en tus historias de vacas y vaqueros, corriendo por el pasillo como si fuera una llanura verde, libres, felices, Rosadito y la pequeña Sara. 


¿Te gusta "La mamá de Sara"?
Inscribe acá tu mail para recibir notificaciones de mis entradas y mi boletín de noticias.
Delivered by FeedBurner  

16 noviembre 2012

Maravilloso encuentro

Hace una semana tuve un encuentro maravilloso. Una reunión con un grupo de hombres y mujeres, padres y madres casi todos, preocupados por la manera en la que fueron criados, por la manera en la que acompañan a sus hijos a crecer. 

Primero estuvimos en unas mesas de trabajo. Hablamos de como criar desde el alma, revisando maneras para impartir disciplina de manera amorosa y positiva, aprendimos que la violencia invisible existe y es mucho más frecuente que la visible, nos descubrimos como hombres y mujeres, nos observamos como padres y madres, tratando de descifrar nuestros temores y sombras. 

Luego, nos reencontramos con viejos conocidos, amigos y amigas de esta tribu virtual, con los que compartimos mucho pero a los cuales nunca habíamos visto en persona. Nos saludamos y abrazamos, y fue grato hablar mirándonos a los ojos y sentir que nos reconocernos, que nos parecemos, que tenemos los mismos miedos y dudas, que estamos en el mismo camino, que compartimos los mismos sueños. 

Y llego el momento de conocer a Laura. De escuchar sus palabras reveladoras, confrontadoras, decisivas. Ella nos llevo de la mano de manera suave pero firme, nos hablo del patriarcado, de la naturaleza femenina sometida, de nuestra infancia desamparada y sin mirada, nos puso un espejo de frente al alma, haciéndonos entender que solo seremos mejores padres y madres si primero comprendemos que nos paso cuando niños, desde una mirada real y objetiva, y no desde nuestro "yo engañado" y herido.
Con Laura Gutman
Y así paso este maravilloso encuentro. Lleno de valiosos momentos y de una energía increíble, que me reconforto el alma y que me puso a meditar acerca de todo lo que necesito descubrir de mi misma, de esa necesidad imperiosa que siento de ser más coherente, de ayudar a otras madres, de trabajar por el empoderamiento femenino, materno, de invertir mis días en algo que realmente aporte a un fin valioso, que contribuya a que aprendamos a vivir con consciencia, a que criemos de la misma manera, a que, entre todos, logremos cambiar nuestro pequeño mundo y el mundo entero, poco a poco, desde nuestras casas, con nuestros hijos, con otras madres y padres, con amor, con respeto pero sobre todo con mucha, muchísima consciencia.  

PD: gracias a Susana, Ana María y al Centro Gestatl de la Sábana por hacer realidad estos momentos. 

¿Te gusta "La mamá de Sara"?
Inscribe acá tu mail para recibir notificaciones de mis entradas y mi boletín de noticias.
Delivered by FeedBurner  

08 noviembre 2012

#loshijosdeIsha

Por todas las madres y sus hijos. Por las mujeres como tú y como yo. Por Sara y por todos los niños del mundo, porque nadie nunca tenga el derecho de hacer algo como esto. Por Isha y sus pequeños. Por que se haga justicia y los pueda abrazar pronto.

Día 19 sin mis hijos
El lunes pasado muy amablemente Jesús Robles Maloof @roblesmaloof me acompaño por primera vez a la cámara de diputados donde nos recibiría El diputado Fernando Belauzaran @ferbelaunzaran le explique con detenimiento mi caso, he aprendido a resumirlo de manera estupenda luego de haberlo contado ya más de cien veces. Él quedo sorprendido que no existiera la forma de detener (aún) al padre de mis hijos.
"Es algo que debe cambiar Fer, me han contactado varias madres y esta lucha no va sólo por mi, va por todas aquellas mujeres y también hombres que se les prive de ver a sus hijos)".
Y así es, de pronto dejé de ser la madre que lloriqueaba por cualquier lugar, la débil, la angustiada, a ser la guerrera, la que aunque no tenga hambre come, se viste y lucha en el nombre de todas y todos.
Ya el Lunes me sentía toda una política, había aprendido más de derecho que mi propio abogado, me devore libros sobre el derecho de los niños y cómo funciona en México.
Y he de agregar que los niños ahora son los menos protegidos, tiene más derechos un delincuente que un bebé y eso tiene que cambiarse.
Ese mismo lunes recibí una llamada de los abogados del padre diciéndome que los podría ver el día martes, que escogiera hora y lugar. Por supuesto a mi me daba igual yo sólo quería verlos, abrazarlos, decirles que; mami sigue aquí, que no los abandonaría nunca. Esa noche dormí como nunca, feliz. 
Parecía que entre tanta oscuridad aparecía una diminuta luz en el camino, "podremos firmar un convenio" agrego su abogada.
¿Qué más podía pedir?, ver a mis hijos y resolver mi situación porque desde que se fue el padre no me ha dado un sólo peso, mis amigos y familia son los que me han apoyado para vivir con $50 pesos en la bolsa.
Llego el martes y yo debía encontrarme con la Fiscal de Asuntos de la Niñez, estaba convencida que se podría hacer algo una reforma tal vez, dado que la UNICEF dicta que: "Los niños tienen derecho a recibir cuidados de ambos progenitores." Esto desde 1989, ¿Pero cómo se puede garantizar el cumplimiento de esos derechos? Es ahí donde aparezco yo, no tengo idea de cómo pero lo haré.
Ese día mi blog estaba siendo leído por muchísimas personas, llevaba más de 4mil visitas. Madres desesperadas pidiendo ayuda en mis mails, yo respondiendo a cada uno, caminando de un lado para otro para estar con la Fiscal, era una locura. El hermano del padre de mis hijos es programador y hacía ya un tiempo se habían llevado la computadora de mi casa también. 
Así que decidieron tirar el blog, lo eliminaron con todos los escritos de seis años que yo les hice a mis hijos, no es suficiente con lo que esta familia hace, no les basta.
Y bueno, ahora mi texto no está en mi blog. Pero lo pueden encontrar en más de 20 blogs que al final mencionare. 
Para la tarde del martes estaba dispuesta a salir a nuestra cita, ya cargaba en mi bolsa los disfraces favoritos de mis hijos, los juguetes que en este tiempo les he comprado y toda mi ilusión, mi amor por volver a abrazarlos cuando recibo la llamada de mi abogado donde me explica que la reunión no será posible, el Sr. Padre de mis hijos no me permitiría verlos si yo no paro todo lo escrito en Twitter y en redes sociales, si me quedo callada entonces él accedería a que viera a mis niños.
Colgué y explote en llanto, ya fuera de la cámara de diputados dos personas de seguridad me levantaron del piso donde estaba sentada deteniéndome de una pared, no podía ni hablar yo sólo lloraba como una niña peor aún, tenía una rabia, no les bastaba con quitarme a mis hijos, además tiraron mi blog y juegan con mis emociones de verlos, chantajes, sobornos, MIS HIJOS SON MÁS QUE ESO!! Lograron los de seguridad levantarme y me llevaron cerca de la cafetería, uno de ellos me trajo un té.
No podía explicar nada, mi bolsa estaba en el suelo y se habían caído algunos juguetes que eran para mis niños. "Tranquila señorita, todo va a estar bien"
Asentía con la cabeza sin dejar de llorar, ya pasmada y respirando agitadamente. Me recompuse luego de unos 10 minutos, les di las gracias, me levanté con la frente muy en alto.
A seguir luchando que esto no se acaba aquí, luego recibí una llamada del Coordinador de Asesores del C. Procurador el Lic. Rodolfo Ríos @rodolfofrios estaba dispuesto a tomar mi caso y me vería ahí en cuanto pudiera llegar.
Sin comer, después de la devastadora noticia que no vería a mis niños llame a mi madre y le dije dónde nos encontraríamos. Salí de la cámara de diputados con más fuerza de la que había entrado, con fe, con todo lo quedaba de mi a seguir buscando a mis hijos.
Esa misma tarde el padre empezó a abrir varias cuentas anónimas en Twitter acosándome y acusándome se ser una cualquiera, de estar con tal o cual persona, de estar mintiendo, de asegurar que ni siquiera tenía hijos, a hostigarme. Yo no respondí a ninguno de sus insultos, podría contar lo mal que la pase durante 6 años con él, pero eso ya lo supere, a mi lo único que realmente tiene relevancia son mis hijos y sus derechos como niños. Así que me límite a leerlos y bloquearlos.
El padre de mis hijos más tarde me llamo por teléfono para decirme que este mes debía yo desalojar el departamento porque no seguiría pagándolo, que me buscara a dónde ir. 
No puedo comprender por el infierno por el que él esta pasando y por el cual nos está arrastrando a nosotros también, a mis pobres hijos. Siempre le pedí que hiciéramos las cosas por la paz pero él no conoce esa palabra.
Y quiero compartir con ustedes una pequeña parte de una oración de Francisco de Asís:
Señor, hazme un instrumento de Tu Paz .
Donde hay odio, que lleve yo el Amor.
Donde haya ofensa, que lleve yo el   Perdón.
Donde haya discordia, que lleve yo la Unión. 
Donde haya duda, que lleve yo la Fe.
Donde haya error, que lleve yo la Verdad.
Donde haya desesperación, que lleve yo la Alegría.
Donde haya tinieblas, que lleve yo la Luz.
Sé que me lees y quiero decirte como siempre te lo he dicho: "te perdono por todo lo que nos haz hecho, aún antes de que lo hubieras hecho" encuentra tu paz, tu camino y da paz a tu al rededor, estás a tiempo de cambiar tú historia, de cambiar la de nuestros hijos. Con cada mala palabra que diriges hacia mi te estás condenando tú, sálvate aún estás a tiempo.
Hoy se cumplen 19 días de no estar con mis hijos, ahora temo por lo que pueda pasarme, me siguen, me acosan en redes sociales, vienen a mi casa de madrugada a tocar el timbre pero todo esto es poco al imaginar la vida sin mis hijos.
Sigo en pie, no pienso abandonarlos y hago responsable de cualquier cosa que pueda pasarme al padre de mis hijos. 
A mis niños; les mando todo mi amor, pronto estaremos juntos y confío en que haremos algo grande porque ninguna madre o padre pase por esto, todos merecen tener el cuidado de ambos y seguiré luchando por eso. Los amo con todo mi ser.
Gracias a todos los que difunden información, son de gran ayuda para mi que estoy con los pies bien plantados en tierra, gracias a los blogs amigos que han difundido mi texto. Las abrazo fuerte, gracias infinitas.
@Veronica_LopezR 
@ClaudiaRiosMx 
@AlfonsoDosal 
@palomarredondo 
@roblesmaloof 
@paloma
@CeciliaSuarezOF 
@anilupardo 
@nuria_sm 
@criandocreando
@almagab
@nantyfree 
@Jazcitas 
@AztinaQ 
@cats_caliope 
@auroragil 
@ivu_macouzet 
@karolthedoll222 
@susanamarina
@Amo_Ser_Mama 
@DessyMty 
@OR_2 
@mama_moderna 
@tamaraporque 
@DessyMty 
@rovmin 
@Lizpe 
@soymamimu 
@Krol620 
@Reynayo 
@misspreescolar 
@karolthedoll222 
@gabyamillan 
@rovmin 
@lilyvazper 
@monse_soto 
@DGnorma 
@ArenaCreativa 
@keritah 
@Zavila 
@noeroar 
@solanaazulay 
@tonscual 
@gigiporras 
@la_comadre 
@mommychic1 
@dua1980 
@Angel_Jimenez 
@YosoyMariela @CARMENSAAVEDRAS @civicayetica 
@emariah7 
@InmujeresDF 
@derechoinfancia 
@olsinamx 
@civicayetica 
Isha Oropeza
Ayúdanos a difundir esta historia en las redes sociales con el hashtag #loshijosdeIsha , para que Isha recupere pronto a sus hijos. Todos podemos ayudar y apoyar a Isha.


¿Te gusta "La mamá de Sara"?
Inscribe acá tu mail para recibir notificaciones de mis entradas y mi boletín de noticias.
Delivered by FeedBurner 

05 noviembre 2012

Criar no es competir

                                          Source: etsy.com via A on Pinterest


Me sorprende mucho como la crianza de los niños se ha convertido en una competencia para muchos padres. Escucho con demasiada frecuencia una suerte de detalles de lo que hacen o dejan de hacer los pequeños, no con ánimo de compartir sin expectativas, sino más bien con intenciones directas de comparar  para que los demás se enteren que "mi hijo" lo hizo primero, o que "mi hijo" sabe más, o que "mi hijo" es mejor. 

Y tengo que reconocer que toda esta carrera me saca un poco de quicio. No solo porque me parece odioso comparar, sino porque desconoce totalmente los tiempos y ciclos de los pequeños, los estandariza y les niega la posibilidad de crecer a su ritmo, como corresponde. 

Es cierto que cada avance y logro de nuestros pequeños nos llena de orgullo. Sin embargo, debería primar su bienestar y felicidad por encima de nuestra expectativas como adultos. Lamentablemente pasa todo lo contrario y me entristece ver a madres y padres preocupadas por que el bebé con tanto meses aún no gatea, o porque ya tiene un año y no controla esfínteres o porque no hace o hace, lo que se supone no debería hacer a cierta edad. Una vez más confirmo que este mundo esta al revés. Nuestra preocupaciones como padres deberían estar en otro nivel abarcando el bienestar físico y emocional de nuestros pequeños, esforzándonos por conectarnos con el ellos, por conocerlos y comprenderlos. Por fortalecer el vínculo, por acompañarlos a crecer, a descubrir que le gusta, y que los hace realmente feliz. 

No digo que no estemos atentos al desarrollo normal de nuestros pequeños, a revisar y verificar que estén dentro de lo debido. No. Solo pienso que no debemos montarlos en una carrera que no les corresponde, forzándolos a hacer y a ser lo que no son, solo para poder sacar pecho y mostrarlos como trofeos. Por que criar no es forzar, obligar y competir. Criar es amar, comprender, consolar, ayudar, ponerse en los zapatos de ese pequeñito, con consciencia y con respeto. Criar es acompañar, enseñar, guiar, sin condiciones y presiones. Respetarlos y aprender a leer sus tiempos y sus necesidades, y a identificar que les conviene y en que momento. Es construir una relación padre/madre e hijo, con tiempo, con dedicación y entereza. Criar no es una competencia de quien es el mejor padre/madre, por que su hijo habló primero o por que con 2 años se sabe las tablas de multiplicar. Criar es una tarea dura pero gratificante, cuyo principal objetivo debería ser formar niños saludables, libres y felices. Que triste ver como muchos padres desconocen este objetivo y se sumergen en una competencia ilógica, inútil y estéril que nos hace tanto daño a todos. 

¿Te gusta "La mamá de Sara"?
Inscribe acá tu mail para recibir notificaciones de mis entradas y mi boletín de noticias.
Delivered by FeedBurner

30 octubre 2012

10 cosas que debes saber antes de ser mamá


  1. El embarazo no es una enfermedad, es un estado maravilloso, mágico, que te conecta como nunca con la magia de la vida, la perfección de tu cuerpo femenino y la capacidad de amar sin medida.
  2. Disfruta cada segundo, gózate este aventura. El tiempo pasa muy rápido, y más aún cuando somos mamás. A veces trato de recordar como se sentía tener la panza gigante y me lleno de nostalgia. Tuve la fortuna de disfrutar de mi embarazo, de deleitarme mientras mi cuerpo cambiaba y mi barriga crecía. Eso me permitió conectarme con mi instinto y con mi bebé desde los 1eros momentos. Así, que sin importar tus circunstancias personales recuerda que este es un momento especial, que es hora de detenerse y de contemplar como la vida se abre paso a través de ti.
  3. Empodérate. Lee mucho, infórmate, aprende, conoce de todo lo que creas necesario: gestación, parto, lactancia, crianza, familia, tribu, cambios físicos y emocionales. El conocimiento es nuestra principal fuente de poder, tranquilidad y confianza.
  4. Concéntrate en lo realmente importante. Y lo más importante no es el cuarto del bebé, ni la ropa, ni el montón de artilugios innecesarios que la industria nos vende como imprescindibles. No, lo importante es el vínculo, la relación que vas a construir con tu pequeño desde el vientre a través del amor, la consciencia, el contacto y el tiempo que disfruten juntos. 
  5. El bebé necesita a su mamá, la mamá necesita a su bebé. Nada más cierto y verdadero. Los bebés nacen indefensos y necesitan de la cercanía y el contacto permanente de su mamá o en su defecto, de su cuidador permanente. Y eso solo se construye sumergiéndose en un tiempo sin tiempo, lleno de piel, de leche materna, de contacto, amor y proximidad. Así que mi recomendación es que desde el 1er segundo trates de estar el mayor tiempo posible con tu bebé. Hazte a un buen portabebé, llévalo contigo, esfuérzate por sacar adelante la lactancia materna, tomate el tiempo que necesites para conocerlo y para que él te conozca.  
  6. Busca una tribu. Cada día me convenzo más de esta realidad: las madres necesitamos apoyo y soporte, principalmente durante estos 2 primeros años de crianza.  Así que habla con tu pareja si la tienes, asegúrate de que entiende el tipo de apoyo que vas a necesitar, lleguen a acuerdos que te permitan dedicar tu tiempo y energía al bebé, lo máximo posible. Contacta otras madres como tú, asiste a grupos de crianza y lactancia. Si no te es posible, igual únete a nuestra tribu virtual. Aquí en internet somos muchas y todas estamos dispuestas a compartir y apoyarte.
  7. No todo va a ser color de rosa. Estamos acostumbrados a la imagen de la maternidad que vemos en las revistas y la televisión. Una maternidad poco realista con madres de imagen perfecta, siempre felices, con niños sonrientes, poco demandantes, que duermen toda la noche y nunca lloran. Pues es hora de que te enteres que la realidad dista mucho de ese imaginario edulcorado, traído de los cuentos de hadas. No quiero decir con esto que la felicidad no será inmensa e increíble, no. Pero lo cierto es que este es un periodo difícil, lleno de cambios, que nos exigen y nos retan, y para lo cual necesitamos tiempo y espacio de entendimiento y asimilación.
  8. Confía, confía, confía. Tu cuerpo es perfecto, así que confía en sus capacidades y en tu instinto materno. Somos capaces de concebir y de tener a nuestros hijos de manera natural y placentera. También somos capaces de amamantarlos, y de criarlos con amor, consciencia y respeto. Por eso, lo único que necesitas es confiar en ti, en tu poder y en tu naturaleza femenina. La confianza hará realidad la magia.
  9. Todo el mundo va a opinar, pero la unica opinión que importa es la tuya y la de tu pareja. No creo que haya mucho más que agregar. No hace falta ser grosero ni tajante cuando recibimos consejos no pedidos a diestra y siniestra. La mejor opción es escuchar, tomar lo que te sirva y dejar de lado lo demás. Es tu hijo, tu familia y son tus decisiones. Solo tuyas, de nadie más.
  10. Lo más importante es el amor, el tiempo y la conciencia. No somos madres perfectas y la verdad es que, por fortuna, nunca lo seremos. A través de estos dos años larguitos de ser mamá me he dado cuenta que la perfección no es lo importante. Nuestros hijos no necesitan madres ideales sino madres (y, por supuesto, padres también) amorosas, respetuosas y conscientes. Comprometidas con ellos y llenas de ganas de dar lo mejor, de aprender cada día de sus errores, de crecer de la mano con sus hijos.
¿Te gusta "La mamá de Sara"? Inscríbete acá para recibir notificaciones de mis entradas directamente a tu mail


Delivered by FeedBurner
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo