05 marzo 2012

Mi hija

"Amamos al niñ@, no sus logros o su comportamiento. 
El amor es un contexto que lo inunda todo". 
Naomi Aldort

Mi hija es un pequeño gusarapito que va a su ritmo y tiene problemas con lo que muchos creen que es disciplina y autoridad. Dicen, las malas lenguas, que sacó el temperamento de su papá. Pero sé que muchos otros piensan que lo que realmente pasa es que está demasiado consentida.

Mi hija hace que habla y habla todo el día. Nos echa unos discursos larguísimos, haciendo caras y gestos, y nosotros, si tenemos suerte, logramos identificar unas 2 o 3 palabras de esta maravillosa retahíla. Sin embargo, tiene momentos en que por mucho que le insistas no dice ni una sílaba. Ella habla si quiere hablar, y le importa poco lo que opinen los demás.

Mi hija pide con autoridad y llora siempre que lo necesita. La mayoría de las veces sus solicitudes y su llanto son por cosas simples: tiene sueño, tiene hambre, quiero un juguete, quiere a mamá o a papá. Otras, pide cosas que no entendemos y llora, por razones que desconocemos. Y, aunque no hay lágrimas muy a menudo, si llora, lo hace con toda su energía y empeño. Por eso, si algo no cuadra dentro de su cabecita, ella, simplemente, llora con todas sus fuerzas.

Mi hija es una niña inmensamente apegada y cariñosa. Claro, con quien ella aprecia y conoce. Es muy atenta con mi mamá, con su abuelita Macu, con mis hermanos y con su tía. Siente una especial afinidad por los demás niños, sin importar si son menores, mayores o de su edad. Pero se siente vulnerable e intimidada en un territorio desconocido, con adultos que poco o nunca ha visto y que intentan, a como de lugar, que ella sea cariñosa con ellos. 

Mi hija come lo que quiere y cuando ella quiere. A pasado por todos los gustos y dietas: predilección por el mango y las aceitunas; días enteros a punta de salchicha; afición repentina por el pan y el agua. Y muy a pesar de que me vaticinaron que moriría de hambre por su afición a la leche materna, cada vez que vistamos a nuestro pediatra, él reporta que sube de talla y de peso con bastante normalidad. 

Mi hija nunca se queda quieta. Ella vive su día intensamente, no para de jugar, bailar y reír. Lo que implica que haga mucho pero mucho desorden no solo en su cuarto, sino por donde pasa. Y cuando va al parque, su idea no es quedarse quieta. Ella corre despavorida como si no hubiera fin, acaricia los perros, se roba las pelotas, besa y abraza a los demás niños, no comparte sus juguetes y se apropia de los ajenos. Siempre quiere ser la 1era en el rodadero, en el sube y baja, en el columpio.

Mi hija casi nunca está perfectamente puesta. Ella no es ese estilo de niña que siempre parece una muñeca. Ya tiene pelo para los moños pero prefiere tener su escasa melena libre de ataduras. Experimenta arrastrándose por el pasto, por el piso, por donde le apetezca. Y a la primera oportunidad se quita la chaqueta, los zapatos y las medias, sin importarle si hace sol o si, por el contrarío, está haciendo muchísimo frío. 

Mi hija ama el agua, sus cuentos y sus muñecas de trapo. Y así como puede jugar mucho tiempo sola en su cuarto, también necesita sentirse acompañada y correspondida por un interlocutor que se ponga a su nivel, que ría con ella, que le canté y que se meta en sus fantasías, que sea niño otra vez.

Mi hija es demandante, a veces muy demandante... pero única y exclusivamente con su madre. Ella prefiere a su mamá sobretodas las cosas. Como dice, mi marido: "Si vé a la mamá todos perdemos el año". Le encanta abrazarme, contemplarme y arruncharse a mi lado. Y me exige, con toda la firmeza del caso, que la mire, que la atienda, que la bañe, que la consienta, que la escuche, que le dé una solución o una respuesta, ya, ahora, no dentro de un rato o una hora, sino en el momento justo y preciso que la pide.

Mi hija es simple y sencillamente, ella. Una niña, de pies a cabeza, con todos sus matices y bemoles. Llena de vida, de energía, de sonrisas, de brillo en la mirada, de inocencia, de seguridad. Puede que no sea precisamente lo que algunos llamarían una "niña juiciosa y buena". Pero Sara es espontánea, auténtica y, lo que realmente importa, es una niña feliz, muy pero muy feliz.


¿Te gusta "La mamá de Sara"?
Inscribe acá tu mail para recibir notificaciones de mis entradas y mi boletín de noticias.
Delivered by FeedBurner


34 comentarios:

  1. Qué bonito Zary! Mi peque es muy pero que muy parecido a Sara (cuestión de edad yo creo). Eso sí, si ve a su papá... corre que se las pela para estar con él ;)))

    Un besazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Beso recibido!!! Un abrazo gigante para ti!

      Eliminar
  2. Precioso Zary! Qué descripción más bella de tu pequeña, una niña sin duda dulce y con mucho carácter y personalidad. Te felicito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerme!!! Un abrazo!!

      Eliminar
  3. Que hermoso Zary como escribís!
    Que amor hay en este relato, y leyéndolo amamos a tu hija también ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que lindas palabras!!! Me encanta que nos quieran y conozcan un poquito más.

      Eliminar
  4. Hola!! recién conocí tu blog a través de otro blog y me encantó tanto que ya leí todas las entradas, tengo un hijo de casi ocho años y una hermosa bebé de un año y medio, y de verdad que agradezco haber encontrado un sitio donde me sentí tan identificada, yo amamanté a mi hija de manera exclusiva sus primeros seis meses de vida y hasta ahora continuamos con la lactancia y el resto de comidas complementarias, practico el colecho y mi beba es extremadamente demandante de mi tanto que no puede estar sin verme cinco minutos porque enseguida comienza a buscarme y llamarme.
    El caso es que yo me sentía muy confundida porque todos me critican el hecho de que mi bebe tome teta y que duerma conmigo a tal punto que yo creí que estaba haciéndolo mal e intenté enseñarla a dormirse sola con el método estivill, fue horrible!!! mi bebe lloró y lloró y nunca se calmó hasta que vomitó de tanto llorar y me llamaba: "Mamá ven acá"... de verdad que fue lo peor, de más está decir que fue la única noche que lo intenté y me bebé sigue durmiendo conmigo y tomando teta cada vez que quiere.
    Ahora no me siento sola ni siento que estoy haciendo lasa cosas mal, he aprendido muchas cosas que no sabía leyendo tu blogs y otros que tratan de la crianza con apego y respetuosa... la bendición para tu niña y gracias por escribir tus experiencias de ésta manera y compartirlas con rodas nosotras!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario ha sido lo mejor que me ha pasado el día e hoy!!! Me encanta conocerte y tenerte por acá, leyendo mis cuitas y aventuras maternas. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Tu hija es un tesoro maravilloso, me recuerda en tantas cosas a la mía... Lo del pelo suelto a sus anchas es como Abril... Una entrada preciosa, un besazo fuerte y muchísimo animo en esta etapa de adaptacion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias!! Son hermosas estas pequeñas, o no? Gracais por los buenos deseos en esta etapa extraña y dura. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Que Hermoso Zary, me conmueve y me alegra leer tus post.... Sara es como quiere Ser y con una mami como tu es facil que se sienta feliz, nunca cambies... saludos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quedo con "Sara es como quiere ser".. un beso querida amiga y mamá tutear-bloguera! ;)

      Eliminar
    2. De Nada Zary, es un placer leerte, y mucho Animo para afrontar la situación que estas viviendo, poco a poco las cosas van tomando color y ustedes estaran mas acostumbradas.... muchos mimos a la pequeña ... vamos tu eres fuerte :=)
      Pdt: No pude dejar mi comentario en tu post mas reciente ;( pero lo logre por aqui ;) Besos

      Eliminar
  7. Zary me ha encantado.

    Como dices tu hija es única y maravillosa!

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carol, tu sabes que me encanta tenerte por aquí!! Un besado también para ti!!

      Eliminar
  8. Tu hija
    Mi hija
    Nuestras hijas
    Todas caben perfectamente en esta descripción tan hermosa!
    BUAAAAAAH! Snif! Snif!
    Atte. La sensible

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Iba a decir lo mismo, Oli, así que mejor le pongo un +1, jejeje

      Zary, me encanta que describas a tu nena como una niña normal, que no le pongas expectativas que no son reales para un niño.

      Abrazos :D

      Eliminar
    2. Yo también iba a decir lo mismo! Pareciera que describís a Bianqui :) Que deliciosas son nuestras hijas amiga... Y vos una mami maravillosa♥

      Eliminar
    3. Niñas, ustedes saben como las quiero. Y si, Oli tiene toda la razón, mi hija, sus hijas, sus hijos, son todos así, bellos, libres, encantadores y mágicos como mi Sara!! Un abrazo.

      Eliminar
    4. Buaaaaaaaaaaaaaaah! Snif! snif! moco! Buaaaaaah! :´)

      Eliminar
  9. Para mí, la conclusión y final del post es lo más importante, que sean felices.

    En mi caso, tampoco han faltado los comentarios que digan "sacó tu genio", a lo que yo respondo en broma (si el comentario viene de mi esposo o de parte de su familia) "sacó el de mi suegro"; también han dicho "es porque lo tienes muy consentido" ¿y a caso no tenemos hijos para eso, entre muchas cosas más? ... que bonito describes a Sara, creo que la conozco más después de leer este post.. me la pude imaginar perfectamente!

    Estoy a favor de poner ciertas reglas y límites, pero no con ello quitarles libertad, privarlos de ser felices... no significa que no tenga derecho y pueda hacer un berrinche o enojarse cuando algo no le parece, de darle la espalda a la persona con quien no desea irse, así sea un familiar; de llorar o de gritar.. es un niño con todo y lo que eso implica.. y es mi hijo, razón suficiente para amarlo y para hacerlo feliz día a día....

    Disfruta a tu nena... y continua haciéndola feliz, muy feliz!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! Creo que son pocas las que se salvan de esos comentarios. Los niños son niños y hay que dejarlos ser. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Qué belleza de post :) tanto amor en cada línea, en cada palabra!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oli, querida ahora no sabes como te entiendo. te mando un beso gigante!! ;D

      Eliminar
  11. Hermosa descripción de tu niña!!! además creo que resuta muy liberador escribir sobre nuestros hijos, reflexionamos mucho y nos ayuda a comprenderlos mejor.
    Cariños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dímelo a mi.. este blog me ha liberado y me libera todos los días un poquito más.. gracias por leerme y comentarme.. un abrazo!!

      Eliminar
  12. Zary me emocioné!! este sin duda uno de los post más lindos que has subido... me hizo pensar en mi hija tb y en como es... te mando besos y cariño

    ResponderEliminar

Para mi es muy importante saber tu opinión acerca de este post. Por eso, no seas tímido, comenta!! :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo