09 abril 2012

Buen balance

Hace un año para estas fechas estaba terriblemente agotada. Los días de descanso de semana santa habían sido una autentica prueba de resistencia física y emocional. Hoy el balance es bastante diferente. Hemos disfrutado de 4 días en familia casi perfectos: salimos de paseo, fuimos al parque, vimos películas, nos dormimos temprano y tratamos de levantarnos tarde, visitamos amigos y familiares, y tuvimos uno que otro almuerzo en absoluta tranquilidad. Lo cierto es que los momentos de estrés fueron mínimos, y pudimos disfrutar de cada segundo juntos, los tres, con planes para la pequeña y planes para nosotros, sin carreras, sin expectativas demasiado altas, viendo transcurrir los días con tranquilidad, a nuestro ritmo, al ritmo de Sara, sin presiones y felices. ¡Que distinto de la semana santa pasada!

Si reviso, la situación sigue siendo muy parecida a la de hace una año, pero en definitiva nuestra actitud frente a muchas cosas ha cambiado, y eso, sin duda, es lo que ha hecho la diferencia. Nos hemos convertidos en unos padres más tranquilos y seguros, y tenemos nuestros roles y rutinas definidos y asumidos. Mi esposo ya no teme quedarse solo con Sara. Y yo no temo salir porque sé que los dos la pasan fenomenal juntos. Esto nos ha permitido reconquistar espacios de cada uno por separado, para ir al gimnasio, hacer una vuelta o salir a tomarse un café con algún amigo. Pero también hemos aprendido a disfrutar de nuestro tiempo juntos, como una familia de tres. Parecerá un poco extraño lo que digo pero lo cierto es que llevábamos mucho tiempo siendo solo dos y la llegada de un tercero implico un proceso de re-acomodación en toda nuestra vida, en nuestros días, en nuestras noches, en nuestra visión como pareja y en nuestra manera de vivir la vida juntos, ahora con una bebé. 

Por otra parte, también Sara ha crecido y, aunque sigue siendo igual de demandante y activa, ya es una personita con gustos bastante definidos, que se comunica, que comprende, que comparte con nosotros, que nos llena de besos y abrazos mil veces al día, y a la que conocemos y sabemos muy bien como atender y manejar. Los bebés son hermosos pero para nadie es un secreto que no pueden expresarnos sus cariño y amor con tanta claridad como un niño mayor, lo que muchas veces hace la labor de cuidarlos y atenderlos más difícil y hasta frustrante, ya que no vemos una recompensa palpable de nuestro trabajo. Con 20 meses, Sara ríe, habla en su media lengua, nos da besos, abrazos, baila, zapatea y hace cada cosa que nos llena de felicidad, de satisfacción y nos hace olvidar de inmediato el cansancio y el agotamiento. 

También siento que yo misma he comenzado a ver todo con nuevos ojos. Volver al trabajo me ha hecho centrarme más en disfrutar de mi hija y de mi esposo cuando estamos juntos, sin poner tanta atención en cosas que antes me mortificaban y preocupaban. El tiempo sigue siendo apretado, de hecho ahora es más escaso que nunca. Pero, tal vez por eso mismo, trato de afrontar los momentos difíciles con tranquilidad y hasta con humor. Siendo como soy, a veces me cuesta relajarme y deconectarme. De hecho me he descubierto a punto de armar una tormenta en un vaso de agua cuando no vale la pena, simplemente porque estoy estresada o molesta por una pequeñez. Entonces, la mayoría de las veces, respiro, sonrío y sigo adelante, convencida de que lo más importante es disfrutar del momento, sin fijarme si el cuarto esta desordenado, o si no alcance a ir a la peluquería, o si Sara regó la papilla, o si se nos hizo tarde. Al final, todo pasa a un 2do plano, si tengo claro que lo importante es disfrutarnos mutuamente, ahora, en este momento. 

En conclusión, hoy les puedo decir, que estos fueron unos buenos días, con tiempo para mi, para mi hija, para mi esposo, para los amigos, para mi tribu, con muchas risas, comida deliciosa, abrazos, buena compañía, descanso, relax, cero prisas, mucho disfrute. Hoy les puedo decir, lo que hace un año no pude: esta fue una feliz semana santa.
¿Te gusta "La mamá de Sara"?
Inscribe acá tu mail para recibir notificaciones de mis entradas y mi boletín de noticias.
Delivered by FeedBurner

9 comentarios:

  1. Me alegro de que hayáis podido descansar.
    Está claro que con la llegada de una nueva personita la familia se tiene que reestructurar, pero con el tiempo el puzzle encaja a la perfección. Además nos vamos adaptando a las circunstancias y como dices, vamos dejándonos de preocupar por cosas que no tienen tanta importancia.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El puzzle de nuestra familia esta encajando, otra vez, y no sabes lo bien que se siente!!! Un abrazo!!

      Eliminar
  2. Me da tanto gusto Zary, ese es el proceso natural de un matrimonio estable y de una familia cariñosa. Todos han crecido y madurado, y eso, querida amiga, no se paga con nada. Bienvenida a la rutina :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo. Me siento halagada con tus palabras!!

      Eliminar
  3. Me alegra tanto leerte asi!!! Ya ves...Todo se va encaminando. Feliz de q asi sea! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, todo toma un nuevo camino y todos nos estamos sintiendo a gusto y cómodos en esta nueva realidad! ;)

      Eliminar
  4. Que bien, Zary! a veces uno se estresa por querer hacer muchas cosas en los días feriados, y no los disfrutamos... además poco a poco Sara se hace más independiente, y eso también ayuda mucho! Que sigan días muy felices en tu familia :D

    ResponderEliminar
  5. Me alegra ese balance tan positivo y que hayas disfrutado de unas estupendas vacaciones. Nuestros hijos crecen y nosotras con ellos... ;)

    ResponderEliminar

Para mi es muy importante saber tu opinión acerca de este post. Por eso, no seas tímido, comenta!! :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo