02 abril 2012

Parar de pensar

Hoy me levante preocupada. Y más o menos a media tarde, caí en cuenta que me dolía un poco la cabeza, que no tenía mucha hambre y que no había dormido bien. No sé en que momento del día de ayer comencé a pensar y a pensar y no pude parar. De pronto, me descubrí haciendo elucubraciones, armando planes, persiguiendo fantasmas, exorcizando miedos. Meditando en posibilidades imposibles, o tal vez, bastante probables. Imaginándome días que no han llegado, y que en el fondo se que llegaran. Viendo, sin ver, como la lluvia cae sobre el asfalto mojando todo, mientras mi cabeza esta recordando, solo recordando.

Y me descubro impaciente, irritable, con una desazón que no entiendo, añorando una lista interminable de cosas, con miedo a perderme, a desperdiciar la felicidad que me rodea pero que, por alguna extraña razón, no alcanzo a sentir. Es raro, muy raro.. tal vez es el síndrome de domingo por la tarde, cuando después de un par de días de estar a tus anchas no quieres volver a la realidad... si la realidad. Y entonces recuerdo que se supone que todo esto tiene que ser divertido, que este paquete que se llama vida, que ser mamá, esposa, mujer, profesional, que ser yo, sencillamente, debería ser fácil y divertido. Y sin razón aparente me rió, por que "se dice de mí" que puedo manejar los cambios, que las transiciones me son naturales (según mi curriculum vitae), que pasar de una situación X a una Y es pan comido...y me río otra vez, por que la tinta y el papel aguantan todo, pero la realidad es otra.

Y regresan las preguntas y todo da vueltas en mi cabeza. Siento dentro un martillo hidráulico que lo destruye todo: ¿qué fue lo que hice?, ¿cómo fue que corrí hacia la salida cuando lo único que deseaba era estar adentro?, ¿por qué volví a vender mi tiempo, mis horas, mi tranquilidad, mi estómago al mejor postor? ¿por qué se supone que mi vida tiene que ser como la del resto, cuando yo ya descubrí que lo que me hace feliz va en el sentido opuesto?, ¿por qué no soy capaz?, ¿por qué me falta valor para hacer de mis días los días que deseo?, ¿o será más bien que le huyo a la responsabilidad?, ¿será que tengo que aprender a aceptar que la realidad es la realidad y no hay nada más?

Dicen que para convertir en hábito una acción, solo tienes que repetirlo decididamente durante 21 días, y listo. Sin embargo, creo que, poco o nada, aplica esta regla para mi nueva rutina. Ya han pasado 30 días y aún no hay hábito, ni deseo, ni disfrute completo. Es cierto que la angustia del principio se ha disipado dándole pasó a una tranquilidad que alcanzo a saborear, sin embargo, no puedo dejar de pensar, y sigo pensando que si ya conocí mi manera de sentirme plena y feliz, ¿por qué desperdiciarlo?, ¿qué más busco?, ¿por qué no me dedico a ello, lo disfruto y lo saco adelante, en lugar de perder el tiempo en lo que por experiencia conozco y no me ha llenado nunca realmente?, ¿qué pasa conmigo?, ¿habré pescado algún virus mental o simplemente habré enloquecido? El hecho es que pienso y pienso, sobre esto y aquello y no puedo parar de pensar.

¿Te gusta "La mamá de Sara"?
Inscribe acá tu mail para recibir notificaciones de mis entradas y mi boletín de noticias.
Delivered by FeedBurner

25 comentarios:

  1. Uffff, linda, te entiendo... pero es que eso de que se necesiten 21 días para convertir en hábito una acción... me parece más bien cuestión de milagro para, al menos, mi propia persona.
    Piensa que el ser humano es así, complejo, mezclando presente con pasado y futuro, angustiado a momentos y exultante en otros... pero el TIEMPO, siempre ÉL, es el que te concede ese remanso de paz y tranquilidad que nos equilibra.
    Si lamentas tu presente por recuerdos del pasado, no sólo evitas disfrutar el momento, sino que te pones obstáculos en tu propio futuro. Mi consejo es aprender con paciencia, mucha paciencia, a disfrutar del presente, a encontrar en él tu remanso de paz, y sólo cuando verdaderamente lo disfrutes, pasarán esos 21 o 40 o 100 días para ver que no era tan malas las perspectivas que se planteaban...
    Eso sí, debes ser sincera contigo misma, porque si no quieres trabajar, arriésgate y déjalo aunque sea necesario, se sobrevive... pero si lo necesitas, aprende cuanto antes a vivir con ello sin lamentar momentos pasados porque sólo serás tú la que frenes tu avance...
    Muchos besitos linda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por entenderme y por tomarte un tiempito para escribirme. Aprecio mucho tus palabras. ;)

      Eliminar
  2. Sólo puedo decirte que escuches a tu corazón y sigas tus instintos, hazles caso a ellos y no te equivocarás. A veces el pensar tanto sólo nos marea.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, tienes razón. Estoy un tanto mareada...

      Eliminar
  3. Pues que hacemos mujer? Somos mujeres, no dejamos de pensar ni aunque estemos dormidas...
    Date un poco más de tiempo, el hábito sí se puede formar en 21 días, si eso queremos... sólo que tienen que ser contínuos y supongo que descansas los fines de semana o al menos el domingo, eso ya rompió la secuencia y debes volver a empezar...
    Así que está difícil hacerse del hábito del trabajo, a eso le sumamos que no quieres dejar pasar más tiempo lejos de tu niña... :(
    Sí necesitas trabajar adelante, paciencia y fuerza...
    Si no es necesario, ya no le des más vueltas...
    Ánimo, besos y fuerza!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un besote y gracias por el consejo!! ;)

      Eliminar
    2. Hola Zary!!! me uno a este comentario, si necesitas y quieres trabajar ni modo pa'lanta y paciencia amiga!, pero si no lo necesitas ni lo quieres hacer, entonces no le des más vueltas al asunto y quédate con tu princesa feliz en casa!!! un beso y como siempre la bendición para la princesa!!

      Eliminar
  4. El cambio de estación también influye bastante. A mí la primavera siempre me afecta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es cierto. Todo influye. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Ufff creo que no se trata de dejar de pensar, sino de ir mas allá del pensamiento! Las crisis nos enseñan un montón. Cuenta con nosotras si quieres exorcizar fantasmas y despejar ideas para llegar a tu centro. Un abrazo grande, gracias por compartirte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, mil gracias!!! Se que apenas nos conocemos pero no saben la admiración que han despertado en mi. Gracias por tus palabras y creo que si, voy a sacar un tiempo para exorcizar fantasmas y despejar ideas con su ayuda. Un abrazo.

      Eliminar
  6. A veces la presión social nos lleva a querer hacer lo que se supone debemos hacer, se nos exige ser madres excelentes y además trabajar para aportar dinero en casa, pero trabajr implica dedicar menos tiempo a nuestros hijos y eso es lo que le hace falta a la sociedad actual, mama en la casa, mi bebe tiene once meses y aunque a veces me entran ganas de volver al trabajo me gana el deseo de estar con ella, verla crecer y poder ser su guía, para mi hubiese sido terrible haberla dejado de tres meses, y si regreso al trabajo será algo de medio tiempo mientras no necesitemos otra entrada adicional, coloca todo en una balanza y que sea lo mejor para todos , mucha suerte y rico leer tu blog, a veces me identifico mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M encanta tenerte por acá!! Gracias por tu consejo!! Un abrazo.

      Eliminar
  7. Mucho animo Zary, muchas veces es imposible para de pensar y una se mete en un circulo del que es dificil salir, pero tienes que intentarlo, intentar disfrutar al maximo el tiempo que pases con la peque y sobre todo priorizar, no vas a llegar a todo, siempre vas a tener cosas pendientes y es dificil sentir que una no es una superwoman pero es asi. Hay cosas que no podemos decidir o que por necesidad nos vemos medio obligadas a hacer no dejes que eso enturbie el resto, disfruta de la niña tan maravillosa que tienes y sobre todo intenta quitarte esa mochila de culpabilidad. Un abrazo guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prometo dejar de pensar por lo menos durante estos días de semana santa. Un abrazo y gracias por tus palabras.

      Eliminar
  8. Mi marido me dice siempre que pensar es muy malo, lo único que causa es dolor de cabeza. A mí me resulta facilísimo obsesionarme con esto y aquello... Eso sí, según van pasando los años, me doy cuenta que lo hago por miedo a dar el paso. Como te dicen aquí arriba sigue tu corazón y estoy segura que no te equivocarás, y de paso aprovecho para decírmelo a mí misma ;)

    Un besazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu marido es un hombre inmensamente sabio. Prometo seguir tu consejo y oír a mi corazón. Un abrazo Sarai!! Sigue tu también al tuyo!!

      Eliminar
  9. Hola Zary!!!
    Siempre Leo tu Blog pero nunca había tenido la oportunidad de comentarlos, o quizá nunca me he atrevido a expresar mis miedos.
    Hoy siento que me identifico contigo, es raro, pero en este momento mi cabeza da vueltas y vueltas y NO PARA DE PENSAR un segundo, son tantos sentimientos encontrados en esta nueva etapa de mi vida y tantos miedos que no me dejan dormir…. La Llegada de mi princesa ha tornado todo diferente y se me cruzan pensamientos que jamás imagine tener, y por más que trato, no dejo de pensar un solo segundo.
    También está mi pequeño Samuel, otro motivo más para no parar de pensar, siento que le estoy Robando tiempo y Dedicación, es tan solo un pequeño de 2 años y 4 meses, que a pesar de su corta edad ha tomado muy bien, yo me atrevería a decir que Excelente, la llegada de su hermanita, pero aun así, me parte el Corazón no poder darle el tiempo que él me pide a gritos.
    Yo creo que podrán pasar los 21 días o quizá más, pero no lograre alcanzar un equilibrio completo en este nuevo proceso, siempre me ha gustado trabajar, me encanta lo que hago, y hasta el momento no había dudado jamás y puesto en una balanza a mis Hijos vs Trabajo, desafortunadamente las cosas hoy en día no son fáciles, pero si hoy me lo preguntas, sin Dudarlo le diría adiós a mi Trabajo y sería una mamá de tiempo completo. Por eso hoy te digo que me identifico contigo en este blog y aunque no te escriba para darte un consejo, agradezco este espacio para hoy desahogar mis miedos.
    Besos a tu Princesa Sara….

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nayla, 1ero que todo te quiero felicitar por el nacimiento de tu princesa. Me imagino todo lo que pasa por tu mente, recién nacen nuestros hijos vivimos momentos intensos llenos de felicidad pero de muchísima incertidumbre también. Gracias por desahogarte. A veces lo único que necesitamos es un espacio para sacar de nuestro corazón todo lo que nos acongoja. Entiendo que me entiendas. Aunque en situaciones distintas nuestras preocupaciones y dilemas son los mismos. Es dificil, muy difícil, pero espero que podamos encontrar la manera de decir lo mejor para nosotros y nuestros pequeños, saliendo adelante, viviendo para ellos, para nosotras y siendo felices. Si me lo preguntas, yo también desearía ser aún mamá a tiempo completo. No existe en el mundo, nada que me llene tanto que compartir mi vida al 100% con Sara. Gracias por leerme y por tomarte el tiempo de abrir tu corazón. Un beso gigante a tus bebes y un abrazo profundo para ti.

      Eliminar
  10. Zary, es normal sentir dudas en todo proceso de cambio. Yo, si me lo permites, te diría que dejes pasar un tiempo más para ver si te sigues sintiendo como lo expresas ahora. Piensa que la decisión la tomaste por algo. Si tus sentimientos permanecen, podrías evaluar qué hacer. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente eso estoy haciendo, pero en el entretiempo la mente no para. Por ahora esta es la situación y espero que muy pronto pueda decir que las cosas están siendo mucho más amables para mi. Un abrazo Oli. Me hacia afta saber de ti.

      Eliminar
    2. Suerte Zary en este proceso. Qué dulces tus palabras, a mí también me hacía falta reconectarme

      Eliminar
  11. Yo creo que una cosa es manejar los cambios antes de ser mamá y después. Antes de ser mamá, la idea de que me mandaran a trabajar fuera de la ciudad me emocionaba (en mi trabajo ocasionalmente tenemos que atender a empresas fuera de la ciudad), y ahora me aterra... no es que me haya vuelto menos responsable, al contrario, ahora soy responsable de alguien más, no solo de mí. Gracias a Dios, han sido contadísimas veces que he tenido que salir, y ha sido ida y vuelta el mismo día... pero aun no concibo la idea de "vete toda la semana a trabajar fuera"! uf... espero que mi jefe no tenga esos planes, jajaja.

    Animo, linda, se que vas a encontrar la solución, y que tanto pensar va a rendir frutos ;-)

    ResponderEliminar
  12. Hola Zary! Creo que si mañana tuviese la oferta de trabajo que siempre soñe y aceptara, estaría con las mismas dudas que vos.
    Mi miedo tambien es ese. Arrepentirme y no saber que hacer.
    Quedarse en casa las 24hs. para criar a tus hijos no tiene precio. Pero una vez alli, sabes los beneficios de trabajar, de tener tu momento, de salir y airear la cabeza.

    Como mamas de este siglo, creo que es importante sentirnos reconocidas y no solamente en la casa. Por eso, la opción de trabajar desde casa cada vez se hace mas viable. No tenes la opción de hacer part time? O de trabajar algunas horas desde tu casa?

    Estos momentos de reflexión que te traen dolor de cabeza estoy segura que te ayudaran a tomar una decisión. Y cualquier decision que tomes estaras haciendo lo correcto ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Irene por tus palabras. Tienes mucha razón en lo que dices. Por ahora la opción del part time no es viable. Pero es pero en un futuro poder hacerlo. Un abrazote y gracias por leerme y apoyarme. ;)

      Eliminar

Para mi es muy importante saber tu opinión acerca de este post. Por eso, no seas tímido, comenta!! :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo