17 mayo 2012

También me pasa

No sé a ustedes pero a mi también me pasa que después de un día agitado, lleno de mil cosas y mucho trabajo, no puedo desconectarme al llegar a casa, para simplemente estar. Me pasa que los días transcurren demasiado rápido y, en un abrir y cerrar de ojos, se me escapan, casi sin haberlos disfrutado. Me pasa que no tengo tiempo para muchas cosas, y me canso y me agoto y pierdo la paciencia. Y sueño cosas extrañas y, a pesar de haber dormido, me levanto cansada.

También me pasa que soporto poco y espero mucho. Y añoro poner la mente en blanco y no pensar en nada. Y me descubro un tanto molesta, perdida, pensando en el pasado, ignorando sin querer el presente. Deseando realidades irreales, desperdiciando las energías en utopías. Y entonces, trato de concentrarme y centrarme, dándole el valor justo a las cosas y a las situaciones. Por que sé con certeza de que nada es tan grave, que todo pasa, que cuando el horizonte se ve negro, realmente no lo es tanto, es solo el efecto distorsionado del cansancio, el desespero, la impaciencia.

Y de repente el mundo se ilumina. La risa desenfrenada de Sara aclara la bruma. El tiempo se detiene y la mente parece por fin encontrarse nuevamente, viendo claramente lo que vale la pena, lo que le da sentido a todo, viendo una pequeña niña correr, llorar, reír, hablar, descubrir el mundo. Un abrazo de mi esposo me conforta. Y ahora el sol brilla y el resto de universo pierde importancia. Y el mundo se detiene nuevamente. Por un momento ya no gira. Y sé que soy afortunada. De repente, tengo la certeza de mi fortuna, por que sé que a pesar del cansancio y de la falta de tiempo, y de los aparentes problemas, vivo una vida maravillosa, llena de personas valiosas, de momentos perfectos, de sonrisas eternas. 

¿Te gusta "La mamá de Sara"?
Inscribe acá tu mail para recibir notificaciones de mis entradas y mi boletín de noticias.
Delivered by FeedBurner

11 comentarios:

  1. Ooooooohhh síii!! A mí también me pasa!. Ellos son nuestra luz
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son el sol que ilumina nuestro camino.. de eso no hay duda!!

      Eliminar
  2. Cierto, cierto,ciertísimo, este post lo podía haber escrito yo!!!Una sonrisa de mi piojo y todo cambia, un abrazo del papá del piojo y ya no hay nubes!!!
    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno que estemos identificadas. La madres somos madres y eso nos hace iguales, al fin y al cabo. ;)

      Eliminar
  3. Que maravilla que a pesar de que por momentos todo parece negro, no pierdas de vista lo maravillosamente afortunada que sos. Porque lo sos. Y lo sabes bien. Un abrazo muy fuerte♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo somos querida Bren!!! Un abrazo gigante también para ti!!

      Eliminar
  4. Qué bonito Zary, cuanto razón, a mi también me pasa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos pasa a todas, no es así? Un abrazo gigante!!!

      Eliminar
  5. Exactamente! Tienes una vida maravillosa, a veces el cansancio nos pone una tela frente a los ojos y desesperamos... pero llega Sara y te aclara todo el panorama :D
    Sí, sí, a todas nos pasa... :D

    ResponderEliminar
  6. Que si me pasa? claro que me pasa, a mi también me pasa. A veces digo "paren el tren que me quiero bajar" y sabes que eso es algo que decimos mucho los bogotanos (o al menos los de mi generación), hasta que viene cualquiera de mis dos tesoros a romper el silencio! ;) ellos son nuestros motores.

    ResponderEliminar

Para mi es muy importante saber tu opinión acerca de este post. Por eso, no seas tímido, comenta!! :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo