29 agosto 2012

Cantidad y calidad

Después de ver este video de Leslie no he podido dejar de pensar en lo cierto y contundente de sus palabras, y en lo anesteciados que estamos todos, la sociedad en general, frente a algo tan importante y evidente: nuestros hijos nos necesitan y nosotros los necesitamos a ellos. Y esta necesidad primaria y primordial de presencia y compañía es muy difícil de satisfacer, actualmente por la mayoría de los padres, de manera efectiva y real, por que no tenemos tiempo. La mayoría de los padres y madres, estamos 10 o más horas del día en la oficina, mientras nuestra vida pasa y nuestros hijos crecen sin nosotros.


Aquí es cuando nace el tema de "calidad vs cantidad" en un intento de disculparnos, de no sentirnos tan mal, de pensar que así es la vida y que no hay nada que hacer al respecto, que todos hemos crecido así, con los papás trabajando y que aquí estamos, aparentemente bien. Y entonces, sin mucho esfuerzo, mi memoria me juega una mala pasada y casi sin advertirlo, recuerdo un vacío, un sentimiento de "falta", tardes enteras con la empleada, unas ganas inmensas de estar más tiempo con mi papas, un "rencor" por todo aquello que me los robaba... un rencor principalmente por que sentir que dedicaban más tiempo a trabajar que a estar conmigo. Y eso no quiere decir que no me sintiera amada, simplemente necesitaba más tiempo para ser y estar con ellos, con su atención, con su presencia. 

No quiero que Sara tenga esos recuerdos. No quiero anestesiarme frente a mi deseo y mis ganas de estar más tiempo con ella, presente, día a día, todos los días. No quiero aceptar y olvidar que lo que me hace sentir más plena y feliz es ser su mamá, compartir con ella cada minuto del día, maravillándome con sus ocurrencias, acompañándola, velando su sueño y su fiebre, estando a su lado, observando de cerca como crece y aprende. Quiero tener tiempo para ser una mamá presente de manera permanente, con calidad y cantidad, con tiempo para ella y para mi, para volver al gimnasio, para escribir, para aprender italiano y perfeccionar el inglés, para terminar mi libro, para trabajar también, claro que si, pero sin que el trabajo se convierta en lo único en mi vida. 

Por eso estoy decidida a hacer algo, a cambiar esta realidad, este sentimiento de que no hay más que vida para trabajar. Estoy decidida y con las manos y la mente en la obra, para que las cosas,  más pronto que tarde, funcionen de otra manera.


¿Te gusta "La mamá de Sara"?
Inscribe acá tu mail para recibir notificaciones de mis entradas y mi boletín de noticias.
Delivered by FeedBurned

6 comentarios:

  1. No sólo no estamos con ellos porque trabajamos sino porque a veces tampoco sabemos, nos cansamos, no sabemos qué hacer con ellos... hay muchos papás que en verano o vacaciones se desesperan porque no saben qué hacer todo el día con ellos en casa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. Un tema evidente es el poco tiempo que tenemos y otro, tal vez más profundo, es que una vez que tenemos el espacio tan anhelado, nos encontramos con la mente en blanco, cansadas, desmotivadas, incapaces d conectarnos con nuestros pequeños, tal ves porque fuimos criados en soledad, y tal vez por eso conectarnos, agacharnos a jugar con ellos, a ponernos en su lugar resultan mucho más difícil.

      Eliminar
  2. Muy bien por tu decisión Zary, te felicito. Algunas mamás no pueden hacer otra cosa, puesto que son el único sostén de la casa, así que se hacen garras para cumplir con el trabajo, la casa y sus hijos.
    Sé que harás lo mejor para ustedes, Éxito en esta tarea.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Comparto lo que dices, yo deseo estar con mi hija el mayor tiempo posible, también me acuerdo de mi infancia y hecho de menos momentos con mi madre que apenas tengo, no quiero que a mi pequeña le pase lo mismo y quiero que crezca confiada y feliz sabiendo que siempre voy ha estar ahí para ella, un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Ahora que estoy a punto de ser madre entiendo esto que cuentas, que mortifica. Hace un año atrás pensaba en cambiar mi horario de trabajo, volver a ser periodista matinal y no de cierre de periódico (que me deja todas las horas de la mañana libre hasta las tres de la tarde), o buscarme otro empleo en esas horas, como han hecho muchos colegas y comprarme un carro..pero ahora que estoy embarazada hasta agradezco tener este horario, saber que estaré con mi bebo toda la mañana y las primeras horas de la tarde, aunque cuando llegue probablemente lo encuentre dormido. Es más, en estas últimas semanas de embarazo hasta me ha asaltado la idea de buscar la manera de trabajar de manera más independiente y espero que eso sea posible.

    Algo falla en estas sociedades en la que no podemos conciliar ser madres y en dar tiempo de calidad a nuestros hijos, mientras trabajamos para darle alimentación, cobijo y escuela.

    ResponderEliminar
  5. Mucha suerte, Zary! de corazón te deseo lo mejor. Yo también me siento devastada cuando voy a comer y Gabriel me dice "no te vayas, mami!" aaaay, cómo quisiera hacerle caso. Espero que puedas hacer algo ;-) abrazos a Sara.

    ResponderEliminar

Para mi es muy importante saber tu opinión acerca de este post. Por eso, no seas tímido, comenta!! :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo