18 marzo 2013

Gracias

Por un par de días llenos de luz y de una energía diáfana y sencilla. Por las anécdotas y las historias, los hallazgos y los errores. Por ser mis maestros y mis guías, y haberme hecho sentir identificada y querida. Por que nada se compara con la certeza de saber que no estoy sola, que no estamos solos, que la voluntad existe y que se materializa en personas reales, de carne y hueso, con sentimientos humanos  y con un corazón inmenso. 

Gracias por abrirse y brindar su conocimiento, sin miedo, en libertad, sin ningún atisbo de aprehensión. Por estar presentes, cada segundo, con risas, con llanto, con una reflexión sincera, con una sonrisa y un abrazo. 


Gracias por ser la demostración de que estamos en el camino, de que empujamos la misma meta, de que a pesar de los desvíos momentáneos estamos trabajando por lo que realmente importa: por nosotros, por nuestros hijos, por nuestra familias, por las familias, por el mundo. 

Gracias por las inmensas lecciones de humildad y de generosidad, dando sin recelo de lo importante, de lo que apreciamos, de lo que nos importa, de sus corazones. 

Gracias por viajar de otras ciudades y de otros países, por sus voces amigas y hermanas, por el sentimiento compartido de conocernos de siempre, de ser tribu de toda la vida. 

Gracias por enseñarme que hay otras maneras, que siempre hay opciones, que la firmeza y la amabilidad si es posible, que no es una teoría, que la podemos hacer real a diario, en nuestra casa, en el trabajo, con todos los que nos rodean, en nuestra familia. Y que los lazos de amor son verdaderos y fuertes, y que con ellos se construye una red hermosa, cálida, que nos cubre y al mismo tiempo nos soporta, que nos hace fuertes, que nos mantiene vivos, atentos, felices, conectados. Convirtiéndonos un seres poderosos que llevan la magia del cambio en sus voces, en sus mentes y en sus actos.

Gracias por retarme, haciendo evidentes mi errores, sin juicios de valor ni señalamientos, con una mirada que dice "te entiendo, te comprendo, a mi me ha pasado lo mismo, he sentido las mismas angustias, los mismos temores y desasosiegos, no estás sola".

Gracias por que este ha sido un nuevo comienzo, una inmensa puerta que se abre para mí, para ustedes y para las comunidades que nos rodean. Un camino inmenso, lleno de aprendizajes, de significado, de luces brillantes y de nubes grises, un camino importante, nuestro camino.




¿Te gusta "La mamá de Sara"?
Inscribe acá tu mail para recibir notificaciones de mis entradas y mi boletín de noticias.

Delivered by FeedBurner

2 comentarios:

  1. Gracias a tí por compartir tanto :D

    ResponderEliminar
  2. Gracias a tí por tu sentimiento, por escribir como escribes y por compartir con nosotros todo lo que compartes!

    ResponderEliminar

Para mi es muy importante saber tu opinión acerca de este post. Por eso, no seas tímido, comenta!! :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo