08 febrero 2014

Insoportablemente simple


Mi hija tiene mucho carácter. Y aunque me encanta que así sea, tengo que reconocer que lidiar con este detalle deseable todos los días me está resultando un gran reto. Desde que comenzó a hablar la animé mucho para que aprendiera a tomar sus propias decisiones en cosas sencillas como la comida, el juego y la ropa. Todas las noches ella escoge que cuentos quiere leer, en muchas oportunidades decide lo que quiere comer y, a diario, elige como quiere vestir. Suena maravilloso, ¿cierto?. Y lo es, solo que de un tiempo para acá el tema de la ropa que quiere usar, se ha convertido en una película dramática con visos de película de terror. 

Cada noche, después de cepillarle los dientes y ponerle la pijama, llega la hora de sacar la ropa del día siguiente, y ella, por supuesto, tiene las ideas bien claras sobre lo que quiere usar y lo que no. Y resulta que siempre, por una u otra razón, la escena termina en llanto y tragedia. La ropa que quiere esta sucia, el pantalón que se le antoja ya no existe, la camisa que elige es inapropiada para el clima o para la ocasión. Y, mientras le explico porque el pantalón verde menta es historia o le hago la  sugerencia de que debería usar otra cosa, ella tiene un berrinche inmediato. Llora, grita y no escucha. Así de simple. Así de insoportablemente simple. Y toda la escena me supera. 

Yo, la mayoría de la veces respiro profundo y trato de hablarle, intento que entienda, la abrazo, la escucho, me esfuerzo por explicarle que no hay por que llorar, que tiene montones de cosas que usar, pero ella está tan ensimismada en su rabia que es prácticamente imposible que reaccione. Otras veces, lloro a la par, me enfurezco, grito.... Casi siempre después de 20 o 30 minutos de semejante locura, después de pasar por todos los estados y todos los intentos, se comienza a calmar y, o se decide por otra cosa, o acepta mi sugerencia, o simplemente lo deja y ya. Es agotador. Lo peor es que muchas veces a la mañana siguiente, simplemente cambia de opinión, y la ropa que termino escogiendo después del berrinche la noche anterior, resulta que ya no es lo que quiere, y todo vuelve a comenzar, con la presión del tiempo corriendo en nuestra contra. 

Como ya les había contado antes el llanto de Sara me descoloca, y esta es una muestra clara de que aún me queda mucho por trabajar al respecto. Supongo (y deseo con ansias locas) que todo esto es temporal y que pronto pasará. Por ahora, intento manejarlo con los recursos emocionales que tengo. Espero que por ahora sea suficiente.

¿Te gusta "La mamá de Sara"? Inscríbete acá para recibir notificaciones de mis entradas directamente a tu mail


Delivered by FeedBurner

3 comentarios:

  1. Por fin llego. Comparto contigo el terremoto interior que me produce el llanto de Marco, eres lúcida al comprender que es una fase pasajera que si bien no hará bucear en nosotras también no hace sufrir. A Marco le pasa con ahora con mamá, bueno no ahora con papá, siempre es lo contrario y cuando por fin decidimos nosotros, digamos: "venga te viste mamá", "noooooo, papáaaaa" súper-rabieta y algunas veces una escena, todos de los nervios. Yo lo achaco a la edad por supuesto, pero creo que es su manera también de demostrar que está enfadado porque no quiere ir al colegio. A veces no se si esto mas que beneficiarme me perjudica porque me siento culpable y desde esa perspectiva todo es mas dramático y difícil, igual es una fase de rabietas sin más, como autoafirmación, pero me confundo y me confundo. Las rabietas ahora son mas complicadas porque parecen mayores, sin embargo creo que no lo son tanto.
    Un abrazo infinito, sabes que te acompaño desde aquí.
    Miles de besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay Zary! Esas son las consecuencias de tener carácter :( ¡Fuerza amiga! también esto va a pasar... :(
    Aquí ese drama se presenta por las mañanas con el desayuno, los uniformes y las mochilas; a mediodía con la comida, la ropa y las tareas; por las noches con el baño, los ejercicios, la tv, la computadora, el celular, la cena, lavarse los dientes, las pijamas,... ¡arghhhh!

    ResponderEliminar

Para mi es muy importante saber tu opinión acerca de este post. Por eso, no seas tímido, comenta!! :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo