14 octubre 2014

Niña buena


Recuerdo que cuando era pequeña sólo quería ser una "niña buena". La recompensa era deseable: cariño y aceptación a raudales. Entonces, durante mucho tiempo fui una de esas mujercitas que van siempre bien puestas, que hacen caso sin dudarlo y que saben que el éxito de su papel radica en no molestar a los adultos. 

Ser niña buena tuvo sus pros y sus contras. Los pros creo que eran más para el entorno que me rodeaba: niña obediente y bien portada, cariñosa y complaciente, buena estudiante y cuidadosa. Los contras me pertenecían y aún, con alguna frecuencia, me pertenecen sólo a mí: miedo a fallar, pavor al que dirán, a no encajar, necesidad de aprobación, inseguridad.

Tal vez por eso de mamá, vivo en un constante debate interno. Me explico. Hoy, veo a mi hija y veo una niña que es de todo, menos una de esas "niñas buenas". Su espíritu está intacto, limpio y claro. Llena de una energía, incorruptible, imposible de chantajear, poderosa y muy temeraria. Veo como nos ama y al mismo tiempo como no nos teme. Como es capaz de opinar a su corta edad y de decir lo que piensa sin sentir ningún riesgo. Insistiendo en lo que desea con un fervor que pocas veces he tenido en mi vida. Nos escucha y observa con atención para luego recordarnos con toda autoridad que no somos coherentes y que, tal vez, estamos equivocados. Expresa su amor y su inconformidad a quien quiere, cómo y cuándo lo desea. Conclusión, hoy mi hija es muy distinta a una "niña buena" y eso me hace una mamá muy orgullosa.

Sin embargo, esto no quiere decir que todo sea color rosa. Amo descubrir a mi hija tan ella, tan genuina y con una capacidad inmensa de atreverse a todo, llena de autenticidad. Amo nuestra relación tan de tú a tú, sin temores ni malsanas expectativas de por medio. Pero tengo que reconocer también que muchas veces, a pesar de que sé lo que significa, me descubro deseando una niña dócil, calmada, una "niña buena". Quizá porque criar a una hija con este espíritu y voluntad no es una tarea sencilla y en medio del cansancio y de mi egoísmo, añoro una tarea más fácil y menos demandante, con una pequeña que juegue sola, que duerma sola, que me quiera mucho pero que me requiera poco.

Lo lógico sería que a una persona como yo este tipo de cosas ni se le ocurrieran. Pero ya ven, la lógica no tiene mucho espacio en la vida real. Y entonces yo, que sé la trampa que es ser esa niña complaciente que pospone sus deseos en aras de llenar las expectativas de los demás, a veces deseo una hija con esas características. Mis recursos emocionales me fallan y me traiciono. Y me sorprendo repitiendo muchos "no hagas", "quédate quieta", "no llores ahora", buscando la manera de una crianza menos demandante que me facilite la vida. Me descubro siendo de nuevo esa niña buena de antes en mi cuerpo de mujer adulta y de mamá abrumada.

Y resulta que lo que creía superado, no lo está del todo. Y en medio de la angustia todo tiene sentido. Porque esta fuerza de la naturaleza que es mi hija, me lleva de la mano a reflexionar, a sonreír montones, a respirar profundo antes de reaccionar, a entender que me tengo que fresquear mucho más, que aún me importa demasiado lo que los demás piensen de mi y de ella (como una extensión de mi misma) y que aún hay mucha "niña buena" que desterrar.


¿Te gusta "La mamá de Sara"? Inscríbete acá para recibir notificaciones de mis entradas directamente a tu mail


Delivered by FeedBurner

8 comentarios:

  1. Qué buen texto... impecable, poderoso, cierto. La crianza llena de contradicciones donde una coherencia completa se resbala. Y queda la esperanza debajo de un "sonreír montones" y sobre todo "respirar profundo".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por fortuna mucha esperanza. Gracias de corazón por ayudar a dibujar una inmensa sonrisa en mi corazón y mi alma.

      Eliminar
  2. Zary me encanta como logras describir lo que llevas por dentro!! no sabes como admiro tu forma de ver las cosas, me hace poner en perspectiva mi vida y mi manera de reaccionar ante ciertas circunstancias...muchas gracias!!! Fio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fio!! me encanta que estés tan pendientes de lo que pasa por mi cabeza y se transforma en palabras en este espacio, para ayudarme a mi y para darte perpectiva a ti y todo el que lo necesite. Me haces sentir inmensamente afortunada!. Un abrazo gigante!! te quiero montones!!!

      Eliminar
  3. qué post màs bien escrito, cômo te puedo llegar a entender en algunos aspectos. creo que todas las mamàs querrîan, en màs de un momento, tener una hija dôcil. yo no me puedo quejar con la mîa, es tranquila aunque no por obediencia, supongo porque yo también tengo un caràcter muy tranquilo. y entonces, de repente, hace alguna travesura o pide cosas tan tontamente bàsicas como ver determinado dibujo animado que yo no apruebo en exceso y a veces me veo interviniendo. después lo pienso y me doy cuenta de que hice mal, pero es que es duro estar preparados para que los hijos te defrauden y por tanto, lo haràn a lo largo de sus vidas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el problema son las expectativas de que sean de una manera o hagan tal o cual cosa. Las expectativas nos ponen en un plano de exigencias poco realistas que al final nos dejan agotados a todos. Y bueno, la naturaleza humana del camino sencillo y fácil nos pasa la factura también. Gracias por estar siempre aquí leyéndome. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Ay yo también me identifico tanto... Aunque Flora es mucho más pequeña que Sara tiene una personalidad muy diferente a los niños que la rodean. Entre tantas exigencias de los abuelos y otros familiares porque sea tranquila, no llore, no pelee... a mi me alegra mucho (aunque no lo expreso abiertamente) que ella sea como es y no obedezca todo tal cual como se lo piden.

    Me encanta leerte :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que tenemos una imagen acomodada e idealista de como deberían ser y se nos olvida que los niños son niños y que igual que todos los seres humanos tienen derecho a expresar libremente sus deseos, angustias, alegrías e intenciones.
      Un abrazote Susan!!! A mi me encanta que me leeas!!

      Eliminar

Para mi es muy importante saber tu opinión acerca de este post. Por eso, no seas tímido, comenta!! :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo