20 noviembre 2014

Cubos vacíos



Somos madres,
y estamos llenas de amor y de sueños,
pero también de miedos y de ansiedad.
Con nuestro hijo en brazos se nos exige pensar;
pensar en lugar de sentir... vivir, dar, sentir, amar.
La vida y sus habitantes llevan años diciéndonos
que no sabemos como ser lo que somos ahora.
Nos han metido en la cabeza que somos cubos vacíos que hay que llenar.
Recibimos consejos que nos invitan a pensar, a racionalizar, a decidir.
A dejar llorar, a ser egoístas, a no empatizar, a bloquear la compasión natural.
Cómo si ser mamá pasará por la cabeza,
cuando pasa por cada célula de nuestro cuerpo
de una manera que sólo se puede sentir
y que poco nos interesa explicar.

Somos madres y no somos cubos vacíos.
No necesitamos instrucciones, ni "escuela para padres".
Somos almas llenas esperando a ser libres para sentir,
para entregar, para dar, para amar.
No necesitamos de expertos.
Nuestros corazones son expertos en amar.

Somos madres y necesitamos libertad para vivir y para dar.
Para ser la madre que nos sale de las entrañas.
Para entender ese maravilloso mundo interior que nos llena de poder y fuerza.
Sin juicios, sin etiquetas, sin estereotipos.
Sin expectativas encasilladas en un modelo fallido que nos deja solas,
aisladas, sin tribu, sin leche, sin piel, sin conocernos, sin sentir-nos.

Somos madres sabias
pero ávidas de soporte y confianza,
de una ancla que posibilite entregarlo todo
y perdernos en nuestro mundo emocional.
De seguridad para conectar,
para destapar nuestro interior.
Sin miedo,
con certeza,
llenas de arrojo y valor,
con la seguridad interior de que no es necesario sabérselas todas.
Con la tranquilidad de que conectadas encontraremos,
naturalmente, nuestras propias respuestas.

¿Te gusta "La mamá de Sara"? Inscríbete acá para recibir notificaciones de mis entradas directamente a tu mail


Delivered by FeedBurner

6 comentarios:

  1. A veces necesitamos pensar o racionalizar para bloquear precisamente aquello que llena nuestro cubo, nuestra propia infancia, nuestra mochila, el peso de la costumbre y para deconstruir es sabio el instinto, pero también otras muchas cosas que nos abran los ojos y quiten la venda. Al menos yo lo siento así. Aunque desde luego buscarlo todo fuera de nosotras sería un camino estéril.
    Miles de besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo perfectamente. Fue mi recurso durante un tiempo. Sin embargo a mi racionalizar aúnque me funciona como mecanismo de defensa a la sombra interior que duele, me deja en el limbo, sin enfrentar y, al final, sin resolver. Muchas veces la opción es bloquear pero al largo plazo, en mi caso, bloquear me bloquea de todo, entonces le pierdo el sabor a la vida de una manera más dolorosa aún. Así que preferí enfrentar, aunque doliera al principio (algunas cosas siguen doliendo) para poder sentir y ha sido liberador, potencializador, fortalecedor. Ese ha sido mi camino. Hablo desde mi orilla. Te quiero montones y te mando miles de besos y abrazos comadre.

      Eliminar
  2. Al contrario, somos cubos llenos de todo, todo lo amamos, todo lo entregamos, todo lo vivimos.
    Profundo y enriquecedor Zary.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cubos llenos con mucho que sentir y dar. Abrazote!

      Eliminar

Para mi es muy importante saber tu opinión acerca de este post. Por eso, no seas tímido, comenta!! :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo