07 junio 2011

El mundo necesita una nueva maternidad


Eso lo vengo pensando hace ya bastante tiempo. Y noticias como las de Habiba, me hacen pensar que el tema no da espera: las madres del mundo tenemos la responsabilidad ineludible de hacer algo al respecto ya. No es posible que sigamos pariendo y criando en el desapego, la violencia y el desamor. No es posible que nuestros niños se vean sometidos, de manera inconsciente, a ser tratados como números más que como seres humanos. No es de humanos negarles el cobijo y el calor de la teta simplemente porque no es capitalista y nadie se lucra ni se beneficia con este derroche de amor. No es posible tanto irrespeto, y que no pase nada. 

Cuando leo este tipo de noticias o veo mamás atrapadas en una maternidad sin opciones, me siento una mujer afortunada. Hoy puedo decir que estoy viviendo la maternidad que elegí vivir. Una maternidad distinta y poco común en estos tiempos. Una maternidad que muchas mujeres, en el fondo de su corazón desean, pero que muy pocas pueden hacer realidad. Una maternidad que muchas otras no conocen, ni entienden, ni les interesa. No las culpo, es totalmente comprensible cuando has crecido y vivido inmersa en una sociedad donde las cosas y los objetos priman sobre el amor y los sentimientos. La maternidad que hoy disfruto es la maternidad que soñé desde hace tiempo. Mucho antes de concebir a Sara o de toparme con el mundo de la crianza respetuosa y natural. Mucho antes de leer y buscar, encontrándole sentido a mi deseo interior en las voces y textos de otros. Mi alma de futura mamá, solo sabía que cuando mis hijos llegarán, yo quería estar ahí para ellos, yo quería ser una mamá con tiempo. Tiempo para maternar a mis bebés, para verlos crecer, para jugar con ellos, para estar en los mejores, pero también en los peores momentos. En mi interior siempre he sentido que lo más importante para un niño es pasar tiempo con sus padres, disfrutar a su familia, construir recuerdos, desarrollar vínculos fuertes y duraderos. Lástima que el mundo entero no coincida conmigo en este pensamiento.

Sin embargo, estoy segura que con un poco de información y conciencia entre todas las madres podemos comenzar a trabajar por esa nueva maternidad. Yo tuve la fortuna de disfrutar de una infancia feliz. Mis padres, fueron padres a muy temprana edad, y en medio de sus circunstancias, que no siempre fueron las mejores, se esforzaron por criarnos de la mejor manera. Los dos tenían que trabajaban tiempo completo, así que creo que mi obsesión por una maternidad con tiempo nace de esos tiempos que me hicieron falta disfrutar y vivir al lado de mis papás. No quiero decir con esto que nunca estuviera con ellos. Quiero decir más bien que, para mi corazón de niña, no fue suficiente. De hecho no viví con mis papás, sino con mi abuela, casi hasta los dos años. Tal vez desde esos 1eros años que no recuerdo, comencé a gestar la maternidad que vivo ahora. Luego crecí, y con solo 16 años me fui de su lado, a estudiar, a soñar, a vivir...pero en otra ciudad, lejos de ellos, de mi familia y de mi casa. Creo que, durante esos años, mi idea de ser una madre con tiempo, fue tomando forma. Y apenas comencé a trabajar y me casé, supe con claridad que el día que fuera mamá, iba a tomarme un break para disfrutar mi bebé, para vivir mi maternidad, para, simplemente, ser mamá. De hecho, lo tenía tan claro, hace tanto tiempo, que no lo dejé al zar. Me prepare y mientras otros ahorraban para un carro o un apartamento, yo ahorraba dinero para mi maternidad.

Hoy, 10 meses después de ser madre, estoy segura de tener el privilegio de trabajar todos los días por disfrutar y vivir una nueva maternidad. Una maternidad que le da rienda suelta a mi instinto interior. Que ignora deliberadamente lo convencional. Que le da prioridad a los deseos de mi bebé, sobre los deseos de los demás. Que está repleta de amor y compenetración. Que trata de que la empatía sea la principal guía que dirige mis decisiones. Una maternidad consciente e informada. Una maternidad aparentemente novedosa (aunque el amor de nuevo no tienen nada), pero compartida cada vez más por cientos de madres alrededor del mundo. Una maternidad que realmente me permite ser la mamá que siempre he deseado ser. Una maternidad, que no es color de rosa, pero que es el espejo en el que me veo reflejada en muchas otras mamás, que viven lo mismo que yo, día a día, y que afrontan esta etapa con ojos más dulces, menos estrictos, llenas de amor pero también de soledad, convencidas de su instinto y enfrentadas a la realidad.

Sueño con un mundo donde podamos vivir de manera libre y despreocupada una nueva maternidad. Una maternidad basada en ese vínculo indispensable que todo recién nacido necesita, una maternidad basada en el amor y el respecto, una maternidad pensada y gestada por mujeres para las mujeres, que esté por encima de lo material, donde prime el instinto de amar sin tiempo y sin límite a nuestros hijos. Una maternidad donde nos aprecien por ser madres. Una maternidad sin miedo y sin discriminación. Una nueva maternidad, la maternidad que cada madre y cada bebé de este mundo merecen disfrutar y vivir.

PD: Gracias a Ileana por invitarnos a hablar sobre este tema y por su libro "Una Nueva Maternidad" (la foto al principio es la portada del libro). Espero poder tenerlo en mis manos pronto.

21 comentarios:

  1. ¡Qué hermoso texto Zary! Es cierto, ojalá y la ola de la "nueva maternidad" llegue a los corazones de todas las mamis en el mundo y que todos comprendan los beneficios de la crianza con apego. Te felicito por tomar la decisión de ahorrar para permitirte ser mamá, sin duda la mejor inversión.

    ResponderEliminar
  2. Zary hoy ha sido un dia dificil para mi en esta maravillosa Maternidad q Vivo dia a dia como Tu, llena de amor, de respeto, de apego y q decidi hacerla especial y unica a pesar de tener q luchar contra muchos. Me di cuenta q no soy la unica q desea una Nueva maternidad, tus palabras me arrugaron el corazon y llena de lagrimas escribi estas lineas, Hoy mas q nunca soy Feliz de estar en el camino correcto, feliz de tuitear dia a dia con mamasblogueras como yo y con los mismos criterios y ojala pueda tener ese libro aca en Venezuela porque aunq no formo parte de sus autoras me considero una mama de la Tribu 2.0 Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  3. Hermosa! hermosisisma reflexión! Gracias Zary por estas palabras llenas de conciencia, dulzura y amor!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta leerte Zari, lo que dices es muy conmovedor, mucha gente no lo ve, ni les hace falta, ni se DAN CUENTA... pero hablan, viven, y hacen desde sus historias personales. Esta en nuestras manos, y en las manos de miles de mujeres con experiencias enriquecedoras de maternidades, de hacer rodar la bola, de compartir nuestras pequeñas pero grandes victorias, de acompañarnos, así sea virtualmente, a disfrutar la maternidad y de la mano de nuestros pequeños cachorros, cambiar el mundo, paso a paso, día a día, abrazo por abrazo...

    ResponderEliminar
  5. Gracias por dejaros "provocar" y escribir estos textos tan hermosos!!!
    Un abrazo enorme y sigamos tejiendo red!!!

    ResponderEliminar
  6. Me has enseñado un nuevo verbo: Maternar.
    No hay mucho que añadir a tan profunda reflexión acerca de la maternidad.
    Simplemente ayer con las noticias del niño q mató a su hermano y otras tantas atrocidades, pensaba en q mundo les estamos preparando a nuestros hijos.
    Gracias Zary, que hermosas tus palabras, alientan y promueven, confortan e inspiran. :)

    ResponderEliminar
  7. Oli, mil gracias! De nosotras depende que esta ola de amor se extienda lo máximo posible.

    Gabby,tus lagrimas son contagiosas. Mis ojos se nublaron al leer tus palabras. La maternidad es, como decirlo, un tanto agridulce, y más cuando además de lo inherente a ella, nos toca justificar, explicar y defender en muchos casos nuestras decisiones y comportamientos. Nunca antes se siente uno tan criticada y juzgada que cuando se es madre. Lo importante es procurar seguridad adelante con tranquilidad y confianza en que se esta haciendo lo correcto. Espero la tormenta este pasando y te sientas mucho mejor!! Yo también estoy feliz de hacer parte de eta tribu! Un abrazote!

    Violeta, gracias por leerme tan fielmente. Me siento muy feliz de tenerte por acá siempre.

    María Camila, tus palabras me encantan "cambiar el mundo, paso a paso, día a día, abrazo por abrazo..", de eso se trata el hecho de ser mamás. Muchas lo intamos todos los días a pesar de los demás y de nuestras propias historias. Gracias por estar y por ser parte de esta revolución desde hace tanto.

    Ileana, para mi es un honor participar de tu convocatoria. Y como tu mismas escribes: Sigamos tejiendo red.

    OR2, Oli, ese verbo lo descubrí en una de mis búsquedas incesantes en la red.. ya no recuerdo leyendo dónde ni a quién, pero es hermoso, cierto? Yo se que muchas cosas que vemos y oímos todos los días nos entristecen y desaniman, sin embargo y a pesar de todo, es importante seguir en el camino y nunca perder la esperanza, por nosotras, por nuestros hijos y por el mundo en que vivimos. Todo eso y mucho más, vale la pena.

    Cuentos del bosque, muchas gracias!!

    ResponderEliminar
  8. Que preciosa reflexion Zary querida, me hiciste lagrimear. Como siempre me siento tan conectada con vos, tan identificada en tus pensamientos... Que orgullo conocerte MAMA MARAVILLOSA♥

    ResponderEliminar
  9. Mi querida Bren...estamos sintonizadas, nada que hacer!! Lo mejor, es que eso nos hace muy felices a las dos. Gracias por tus palabras!!! Yo también me siento super feliz de poder conocerte (virtualmente). Espero poder conocerte "realmente" a ti y a tus chiquitas, muy pronto!!! Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  10. Me ha gustado mucho tu post. Ojalá consigamos concienciar a la sociedad y consigamos una crianza respetuosa en cada rincon del mundo

    ResponderEliminar
  11. Un post precioso. Ojalá cada vez haya más mamis que lo sientan como tú. Ah! Y me encanta el nuevo look del blog. Besos

    ResponderEliminar
  12. Mil gracias Carol. Ojalá tu deseo, nuestro deseo se haga realidad.

    @Mousikh Muchas gracias por las flores a este post. Lo escribí con el corazón. Fue todo un proceso. Y, te gusto el nuevo look? quedó lindo, cierto? Besos también para ti!

    ResponderEliminar
  13. Zary: ayer entré a ver tu respuesta a mi comentario, y me sorprendí cuando ví el nuevo look de tu blog ¡Quedó precioso! Quise felcitarte por ello, pero tenía que salir en ese momento. Así, este comentario no tiene que ver con la entrada, es sólo para chulearte el blog. ¡!!CHULO DE BONITO!!!!

    ResponderEliminar
  14. Gracias Oli!!! La linda eres tu!!!

    ResponderEliminar
  15. Felicidades por este nuevo avance, y por poder disfrutar cada momento de tu pequeña, es lo mejor que le puede pasar a una madre, no perderse ningún momento de sus pequeños. Coincido contigo en que cambian tan rápido que no da tiempo a asimilarlo. A veces miro a mi hija y no puedo creer que esté tan grande...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. Hola Zary! acabo de llegar a tu blog y esta entrada me ha encantado, sobre todo por lo cercanas que son tus palabras para tantas madres que vivimos la misma revolución interior y preciosa pero que choca en el ámbito social y, a veces, incluso familiar. Mucha fuerza para todas, mamás felices!

    ResponderEliminar
  17. Gracias por tus amables palabras.
    La red de madres se extiende cada día más. Entonces llegará el momento en que se vea natural.
    Un abrazo y Feliz maternidad!

    ResponderEliminar
  18. Mónica, mil gracias por tus buenos deseos!! feliz maternidad también para ti!! ;)

    ResponderEliminar
  19. Hermosas palabras Zary! Hay que tener fe que poco a poco las cosas irán cambiando por el bien de nuestros niños y niñas, ellos se lo merecen!

    ResponderEliminar
  20. Carrusel de Sofía, tienes razón, por algo dicen que la fé ueve ontañas!!! Un abrazo!

    ResponderEliminar

Para mi es muy importante saber tu opinión acerca de este post. Por eso, no seas tímido, comenta!! :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo