23 abril 2012

Mi experiencia con la extracción de leche materna

Se podría decir que soy una "madre experimentada" no solo en lactancia sino también en extracción de leche materna. De hecho comencé a extraerme leche de mis pechos y a almacenarla para Sara, casi desde el 1er día. Al principio, estaba un poco obsesionada por que mi pequeña tuviera una reserva lo suficientemente alta para alimentarse de mi leche, si yo tenía que salir, volver al trabajo, viajar o algo parecido. Con el tiempo paso a ser, más bien, mi manera de evitar sufrir de una temida y dolorosa mastitis

Con los meses, era tanta la leche que me había extraído que llego el día en que la nevera estaba repleta de bolsitas blancas debidamente marcadas y selladas. Hasta que comprendí que era matemáticamente imposible seguir aumentando las reservas, no solo porque ya no había más espacio en refrigerador sino por que Sara nunca alcanzaría a tomarse esa cantidad de leche. Desde ese momento, aunque continué con la rutina diaria de extracción, no la almacené más. Sara tenía disponible siempre un tetero con leche extraída del mismo día, por si yo tenía que salir. Pero la realidad era que prácticamente nunca se la tomaba por que, evidentemente, prefería tomar la leche en su envase original. 

Creo que mi rutina de extracción duró, más o menos, 14 o 15 meses. Luego, buscando y leyendo en internet, entendí que la extracción, más que evitarme la mastitis, había contribuido enormemente a incrementar mi producción de leche materna. De hecho, Sara mamaba a demanda y yo, además me extraía una o dos veces en el día un promedio de 12 oz. Era impresionante. Creo que en esa época hubiera podido alimentar a trillizos son ningún problema.

Un buen día, cuando por fin perdí el miedo a la mastitis y me canse del extractor, decidí que no tenía mucho sentido seguir haciéndolo. Sara era una bebé grande que seguía tomando mucha leche materna pero que también comenzaba a comer consistentemente otros alimentos. Yo estaba más que tranquila con respecto a mi capacidad de alimentar a mi bebé y necesitaba dejar de producir montones de leche sin ningún fin. Así que un buen día la extracción termino. Y aunque al principio mis pechos se congestionaron un poco y he sufrido dos o tres conatos de obstrucción del conducto mamario, la mastitis nunca apareció y, con el paso del tiempo, mi cuerpo se auto reguló y comenzó a producir solo lo que Sara necesitaba, sin ningún tipo de inconvenientes.

En resumidas cuentas creo que la extracción de leche materna es un recurso muy valioso del cuál las madres podemos echar mano hoy en día para ayudarnos a mantener y perpetuaran la lactancia tanto como deseemos, principalmente si somos madres de múltiples o hemos vuelto al trabajo. Yo la recomiendo 100%, sin importar cual sea el motivo por el cual recurramos a ella. Si desean conocer detalles sobre las diferentes técnicas de extracción, tipos de extractores y correcto almacenamiento y administración de la leche almacenada les recomiendo visitar Alba Lactancia Materna.

¿Te gusta "La mamá de Sara"?
Inscribe acá tu mail para recibir notificaciones de mis entradas y mi boletín de noticias.
Delivered by FeedBurner

5 comentarios:

  1. Fijate que curioso Zary, yo intenté un par o tres veces extraerme con la priemra bebé, pero fue tanto el dolor que sentí, creí que el pecho se me iba a desprender, que dije ¡a la porra! y le seguí dando directo, el extractor lo regalé más adelante y no lo quiero volver a ver (por ahora), pero sí he leído que muchas mujeres como tú no tienen mayor problema en sacarse la leche...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si he oído que para muchas mamás es súper doloroso. Realmente para mi nunca ha sido doloroso ni dar pecho ni extraerme. Pues mientras no lo necesites, no importa. La verdad es que yo producía tanta que Sara nunca alcanzaba a vaciarme los senos y el extractor era más que necesario. Un abrazo, como va a panza? ya cuanto tienes?

      Eliminar
    2. Como cada cuerpo es diferente ¿verdad?
      Ya voy por el 4° y medio, minene se mueve mucho, es inquieto y le gusta la música :D
      Las hermanas le dicen a cada rato que lo quieren mucho y su papá le habla también. Yo feliz.

      Eliminar
  2. A mí me funcionó más la extracción manual, jeje, e igual me parece muy importante, sobre todo cuando regresé a trabajar. Nunca logré almacenar una gran cantidad, pero sí lo suficiente para que se alimentara mi pequeño, y solo ocasionalmente fue necesario recurrir a la leche de fórmula ;-)

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto!!! A mi la manual me costaba trabajo pero creo que es clave el tema si uno comienza a trabajar cuando el bebé depende únicamente de la leche. Gracias por pasarte por acá y por el RT!!

      Eliminar

Para mi es muy importante saber tu opinión acerca de este post. Por eso, no seas tímido, comenta!! :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo