15 mayo 2013

La hora del llanto

En eso se ha convertido la hora de ir a la cama, en la hora del llanto. Y no saben como lo detesto y como me entristece. Lo cierto es que la hora de dormir nunca había sido un problema. Generalmente ella estaba tan cansada que bastaba con un poco de teta y arrunche para que cayera profunda, a una hora bastante razonable. 

Ahora las cosas son a otro precio. El reloj marca las 8:00 p.m. y parece que le inyectaran una cárpula completa de adrenalina. De repente quiere brincar, cantar, jugar, conversar, saltar, correr, hacer esto y aquello, menos dormir. Yo trato de entenderla, de ser comprensiva y entonces, jugamos un rato, negociamos, leemos un cuento, hablamos. Trato de que pasemos un rato juntas, mientras intento bajarle las revoluciones y relajarla. Pero no. Aún después de todo mi esfuerzo, Sara no quiere acostarse a dormir. Para este momento, yo ya no doy más. Después de 14 horas de vigilia y de jornadas maratónicas, mi paciencia es prácticamente inexistente. 

Entonces, una vez más, intento entrar en un estado "zen": busco los resquicios de empatía que me quedan, hablo con cariño, explico que ya jugamos, que ahora es momento de ir a dormir. Y, la verdad nada funciona. Yo repito como lora, y ella no entiende y llora. Llora como si no hubiera fin. Llora con todas las fuerzas que tiene. Llora por que si, por que no y por que también. Llora y yo, en medio del cansancio, la frustración y la culpa, quisiera hacer coro y sentarme a llorar también. 

Sé que he sido afortunada por que sólo hasta ahora tenemos este tipo de "problemas". De hecho, conozco familias cuyos hijos han "peleado" con el sueño desde el día cero, y aún, 2 años después, siguen haciéndolo - mis respetos y honores para ellas -. Sin embargo y aunque me imagino que es un tema temporal (por que está creciendo, por algunos cambios de rutina o por que me extraña), estoy que tiro la toalla. 

La verdad es que lo último que deseo es que éste sea un momento desagradable, lleno de enojo y tensión. Me entristece que gran parte del tiempo que pasamos juntas al día se desperdicie y se convierta en una tortura para todos. Pero confieso que no sé que más hacer. Así que se me ocurrió contarles mi cuita y solicitar consejo. Si!!!! Necesito urgente de sus historias y sus consejos. Tengo toda mi esperanza puesta en ellos. Así que adelante, no se detengan. Estoy segura de que gracuas a ellos podré hacer algo muy pronto para que la hora de ir a dormir deje de ser mi momento más temido de todos los días.

Gracias de antemano!! Y acá estoy esperando.


¿Te gusta "La mamá de Sara"?
Inscribe acá tu mail para recibir notificaciones de mis entradas.

Delivered by FeedBurner

12 comentarios:

  1. Guapa, ni que decirte porque ese problema lo tuve con la peque Super peque y ya. Ahora pues nos dormimos y levantamos a la hora que ella quiere... Pero....

    Hay días que ella no quiere dormir, igual que la tuya y yo no doy mas... Así que le digo mami y papi se van a dormir y todos nos acostamos. Hay días que ella se queda ahí, jugando o viendo TV porque no quiere dormir... Luego viene y se integra a la cama... O simplemente se aburre de vernos dormidos y se duerme.

    ResponderEliminar
  2. Creo que nos pasa a todos... Bueno mis hijos como son dos no lloran sino que siguen saltando como locos... Pareciera que a determinada hora (tipo 7pm en el caso de mis hijos) se les activa toda la energía del mundo y llegan a niveles increíbles... a veces varía la hora, claro, depende del día que han tenido. Al observar ésto, creo que puedes correr un poquito la hora de dormir de Sara, esperar un poco a que baje su energía, y negociar con ella. Ahora que Simón y Viole pueden hablar mi mismo lenguaje intento llegar a tratos, negociar cómo es la rutina, muchas veces piden una peli, o cuento, o un monito animado, etc etc... has probado música tranquila?? acostarte con ella contándole historias ya a oscuras en el cuarto?? Mucha suerte, pero sinceramente, creo que con tu sabiduría de madre vas a poder pasar ésto.. son momentos y seguro poco a poco va pasando y encuentras la manera de comprenderla!!!

    ResponderEliminar
  3. Ay Zari!! yo también tengo esos momentos de desespero con Juan, aunque trato muchas veces de ser paciente hay un punto en que me toca respirar profundo. Las veces que me ha funcionado el dormir a la hora que le corresponde es ponerlo a que organice los juguetes conmigo y vamos cantando para que vaya bajando el nivel de energía, luego apago la luz y nos acostamos los dos, le digo: "mami ya se va a dormir" y cantamos otras canciones, lo animo a que se duerma contándole todo lo que puede experimentar al día siguiente en el colegio y muchas veces funciona, claro que siguen existiendo esas noches donde quisiera salir corriendo...

    Fio

    ResponderEliminar
  4. ¡ay comadreeeee! Por esas pasamos todas...
    -Respira tú primero y trata de relajarte
    -Tratar de respetar su rutina
    -Salgan a dar paseos breves, por la cuadra o al patio
    -Baño en la tina con hojas de lechuga bien desinfectadas
    -Masaje con cremita de lavanda
    -Gotitas homeopáticas anti estress
    -Música clásica a volumen bajito
    -Su cuentito para dormir
    -Dile cuánto la amas y extrañas mientras la abrazas

    Espera linda, espera... también esto va a pasar...

    ResponderEliminar
  5. No te preocupes. A lo mejor te sirve lo que te digamos o no, pero en cualquier caso sabes que esto es un aprendizaje y que algún día ya no será así.
    A bosotros nos ha funcionado muchísimo ser rutunarios: siempre hacemos más o menos las mismas cosas antes de dormir. Comemos, oi os un poco de música, Irene baila o conversa con nosotros, le aviso normalmente con anticipación (esta es la última canción o en 5 minutos nos ponemos la pijama, etc) y todos entramos en sintonía, es decir, cuando llega el momento de dormir, todos hacemos lo mismo:nos ponemos la pijama, nos lavamos los dientes, apagamos las luces y nos vamos a la camita. De hecho, los orimeros en ir a la camita (y de hecho Irene nos ayuda a acostarlos) son los gatos. A veces, por supuesto ella no quiere, pero el rito sigue y ella termina por integrarse porque sabe que no hay vuelta atrás. De hecho, sé que cuando está más activa es justamente porqye está más cansada y hace todos los esfuerzos por no bajar el ritmo porque sabe que el cuerpo la obligará a dormir. En resumen, es normal, pero creo que si lo haces rutinario, fijas una hora y la respetas firme, Sara terminará por integrarse. A lo mejor algún día se las dé de valiente, pero cuando veas que apagas las lces y "la casa se duerme" ella también querrá dormir. Mucha suerte.

    ResponderEliminar
  6. Linda, ayer te escribí toda una tesis por acá y nunca logré publicarla desde mi celular, espero esta vez tener suerte.

    Te decía que los primeros 9 meses de vida de Bam Bam sufrí demasiado con el tema de la dormida, hasta que conocí a una psicóloga especializada en bebés y niños que te guía cuando tienen algunos problemas para dormir, comer o ciertas conductas. Todo se solucionó como por arte de magia. La clave fue poner una rutina y respetarla sí o sí al pie de la letra durante 21 días (los necesarios para formar un hábito).

    Nuestra rutina consiste en: jugar, cenar, baño, tiempo de relax (cuento, masaje o juego tranquilo), leche y a su cuna explicándole que es hora de descansar.

    Algunos tips que además me han funcionado:

    * No darle de cenar nada azucarado ni muy pesado
    * Que no vea la televisión 1 hora antes o, por lo menos, nada estimulante. (A nosotros nos funciona mucho el canal de baby tv porque desde las 19:00 horas pasan programas con música clásica y colores suaves).
    * Luz. Él tiene un carrusel que proyecta luces y animales en el techo que hoy a sus 2 años sigue adorando, pero igual tengo amigas que usan foquitos o lámparas especiales para ellos. Hay de figuras, flores, hadas o también las bolitas luminosas, como esta, que no se calientan y son seguros para ellos. De esta forma le puedes decir, es hora de dormir, pero tú decidirás cuándo apagas tu luz.. o no tengas miedo, esta lucecita te acompañará. https://www.facebook.com/photo.php?fbid=525827584126769&set=pb.150069898369208.-2207520000.1368741829.&type=3&theater

    Otro tip es aplicar la negociación. Es decir, ir negociando 5 minutos diarios. Hoy le puedes decir, "ok, vas a jugar 20 minutos más, pero después irás a la cama; es un trato entre mamá e hija".. la clave está en hacer esa negociación 20 minutos antes. Es decir, si generalmente la hora de dormir es a las 8, a las 7:40 le dices que ya es hora de dormir, pero como van a negociar 20 minutos, tienes ese tiempo a favor. No es que ella se vaya a dormir 20 minutos después de lo usual.

    Son los tips que se me ocurren y me han funcionado.

    Mucha suerte y nos cuentas cómo te va.

    ResponderEliminar
  7. Zavila y la siesta de cuanto tiempo es? Tal vez sea eso

    ResponderEliminar
  8. Hola hola!! Según recuerdo había leído un post tuyo en el que contabas que Sara se iba a dormir a su cama en su cuarto. Capaz que no está preparada aún... Yo te cuento que en casa lo solucionamos poniendo una cama de una plaza pegada a la cama grande, un poquito más bajita, para que no sea "una continuación de la cama grande" sino que sea una cama separada pero de libre acceso al cuerpo de mamá, con una baranda del otro lado por las dudas. Así estamos muy bien, ella duerme en su cama re tranqui. Es más muchas veces yo la traigo a la cama grande para que tome la teta y no se queda, toma y se vuelve a su cama, donde se puede estirar a su gusto. Te tiro la idea, por ahi te sirve. Besitos!!

    ResponderEliminar
  9. Zary, que decirte, creo que los niños pasan por esa etapa, a veces fustra tanto mandarlos a la cama y que ellos se vayan a dormir llorando, no me gusta que se duerman llorando, por suerte la unica que hace eso aqui es la Mayor, porque ella va por la vida negandose a todo lo que una dice, jajaja lora con un llanto teatral incluso cuando esta muriendo de sueño...
    Por suerte esto con los años ha pasado, claro ahora tiene casi 7 años y empieza a comprender que el llanto teatral no funciona mucho, pero cuando mas chica era asi...
    Creo que debes darle tiempo, y relajarte, aunque te entiendo pues llega la hora de dormir y no hayo las horas que se duerman rapido los tres para poder hacer mis cosas tranquilas y pues al final uno termina mas agotada intentando que duerman... suerte linda.... solo puedo decirte suerte!

    ahhh quizas te sirva darle un baño de tina antes de dormir?

    ;)

    ResponderEliminar
  10. hola,hasta hace muy poco pasó lo mismo con mi hija Mora de 26 meses.Te entiendo tanto,cuando llegaba la hora me desesperaba.Traté de no obligarla a dormir y en unos días se le pasó.Despúes fué a la hora de la siesta.Ahora ya no duerme siesta y corrimos su hora de ir a dormir 1 hora más tarde y llega tan cansada que en minutos se duerme!!Espero que también pase pronto!!!

    ResponderEliminar
  11. A mi muy pocas veces me ha pasado la verdad, porque lo que hago es leer algunos cuentos, decir colorin colorado y apagar la luz. hay veces que no quiere dormir y se mueve para alla y para aca, hasta que se queda dormido, él ya sabe que apagando la luz es hora de dormir. tienes que ser fuerte, en niun caso eres mala ( porque es tan común sentirse culpable por que lloran) pero hay que pensar en lo que uno esta tratando de hacer por ellos,que duerman a una hora sana para que crescan no es malo,si ya has jugado, leido y dedicaste todo tu tiempo y no funciona tienes que ponerte un poquito más dura y no ceder. A mi también me funciona hacer la hora de siesta temprano a las 1 esta durmiendo y a las 3 ya esta despierto, a las 6:30 lo baño y a las 8:00 esta tan cansado que solo quiere dormir.

    Espero te sirva de algo mi consejo, mucha suerte en todo
    miles de besitos

    http://flashlovee.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Para mi es muy importante saber tu opinión acerca de este post. Por eso, no seas tímido, comenta!! :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo