09 agosto 2011

Mi historia personal de Lactancia Materna

Fiesta Bloguera de Lactancia
Gracias a Mónica de Familialibre.com por darnos la oportunidad de participar en la Semana Mundial de Lactancia a través de esta iniciativa.

Cuando trato de recordar cuando decidí que le daría leche materna a Sara, sinceramente no lo recuerdo. Creo que esa idea vivía en mi inconsciente desde pequeña porque vi a mi mamá amamantar a mis hermanos, y a mi tía hacer lo mismo con mis 4 primas. En mi familia materna siempre había escuchado que todas eran súper lecheras, así que nunca dude que me saldría leche. Luego, cuando tenía como 4 meses de embarazo, fui a visitar a una amiga (que también estaba embarazada de su 2do hijo y tenía los mismos meses que yo) y ella me regalo "La Alegría de Amamantar" de María Eugenia Carvajal. El libro me fascino. De manera clara y sencilla, no sólo explicaba toda la fisiología del amamantamiento sino como instaurarla, mantenerla y disfrutarla. Sin embargo, lo más importante que hizo este libro por mí, fue llenarme de una confianza inquebrantable: yo estaba segura de que lactar a mí bebe era algo que podía hacer con éxito. Y con esa confianza en mi mente y corazón, pasaron los meses y Sara nació. La tuve por parto natural en el cuarto del hospital. Tan pronto salió, la enfermera la puso sobre mi vientre y luego, ella se prendió de mi pecho.  Ese fue el 1er instante de amor entre las dos. 

Sinceramente, escogí ese hospital únicamente porque allí eran pro lactancia y pro parto natural. Conocía de la importancia de ese primer encuentro del bebé con su mamá y con su teta. Tengo que reconocer que se me agrietaron un poco los pezones, pero las enfermeras del hospital me recomendaron emplastos de hierbabuena para la cicatrización, y los utilice juiciosa los primeros 15 días. Nunca fue doloroso para mi, y, como había leído, cada vez que Sara lloraba yo le daba teta, sin importar si era de día o de noche, o si le acababa de dar. El apoyo de mi esposo fue fundamental. El solo me dejo seguir mis instintos y se lo agradezco de todo corazón. Mis senos crecieron muchísimo, y pesaban una barbaridad. Tal vez es lo único que me ha resultado incomodo del tema: el tamaño y el peso de los senos. Desde el comienzo tuve que extraerme leche porque producía tanta, que Sara no alcanzaba a tomarla toda. Le tenía pánico a una mastitis, así que procuraba sacarme todo lo que podía, hasta dos veces al día. De hecho, aún me extraigo casi a diario, porque hoy, 12 meses después, sigo produciendo igual o más leche que el primer día. A veces la producción es de 3 0 4 oz, y otras veces, 10 o hasta 12. Y sin embargo, después de cada extracción, Sara aún toma de la teta todo el día, todo lo que le apetece. 

Almacene mucha leche hasta los 5 meses. Luego, cuando ya en el refrigerador no había casi espacio, concluí que debía hacer algo con ella. Era obvio que Sara nunca se la tomaría toda. Intente donarla y nadie me la recibió. Lamentablemente en nuestro país existe la particular y "conveniente" idea de que tomar leche donada es peligroso para el bebé. Finalmente la deseché. Pasaba el tiempo y no encontré nada más que hacer. Cada vez que me acuerdo, algo dentro de mí se arrepiente. Fueron muchas onzas, (aunque con certeza no sé cuantas) que pudieron haber nutrido a muchos bebés, como lo han hecho con mi princesa. Ya hace casi 7 meses que no almaceno más. Aunque siempre tengo un tetero o dos con leche al día, para hacerle la papilla a Sara o para que se la tome, si se antoja y yo no estoy. 

La lactancia me ha regalado momentos increíbles al lado de Sara. La ha hecho crecer sana, feliz, llena de salud pero, sobre todo, radiante de amor. Sin duda es el mejor regalo que nos podemos dar como madres e hijas. Si, se que, especialmente los 1eros días, hay veces que no nos acomodamos en nuestra propia piel, en ese cuerpo crecido con senos enormes. Y muchas veces pensamos que es doloroso, incomodo, que no nos cierra la blusa, que no vale la pena, y queremos desistir. Pero son solo unos días, que pasan más rápido de lo que nos imaginamos. Y cuando menos pensamos, todo el momento se vuelve placentero, cómodo, tierno, feliz. Nos sentimos agradecidas y recompensadas por haber seguido adelante, por haber tenido confianza, por haber estado seguras de que lo mejor era acunar al bebé, dormir con él, llenarlo de leche de nuestro seno materno. Y esperamos en nuestro corazón con la misma certeza, que este regalo nos dure muchos días más, para disfrutar de él hasta que nuestro bebé lo quiera.http://www.muchoslibros.com/libro-La-Alegria-de-Amamantar/Carvajal,-Maria/9789580487708/EC/

18 comentarios:

  1. Zarina, que bello relato... me veo totalmente reflejada en tu historia y me salieron un par de lagrimas recordando la delicia que fue darle teta a Viole hasta los 20 meses de edad. Ahora, que va a cumplir 4 y la veo sana, feliz y con total confianza en el vinculo que hicimos y fortalecimos en esos 2 primeros años y que ahora mantenemos de muchas otras formas. Yo tambien tuve que salir de muchas onzas de leche y me preguntaba lo mismo que tu, porque piensa la gente que la leche de otra mama va a ser mala para un bebe? Tambien me dio mucha tristeza tener que botarla...
    A ti no te paso que cuando empezaste a lactar te diste cuenta para que servian las tetas? La teoria siempre estuvo en mi cabeza, mi mama dio de lactar a mi hermano, yo vi muchas mujeres cercanas en mi vida lactando, pero nunca senti fisicamente la funcion tan extraordinaria que hacen... Solo oir el llanto de tu bebe y clic se activan y empiezan a funcionar!
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  2. Zary, me encantó tu relato. Sólo se me ocurre una pregunta que, tal vez a mucha gente le resulte extraña, pero..... por qué no tomaste tu propia leche?
    Sí, tal vez sea un poco extraño, pero se me ocurre que puede ser una opción.

    ResponderEliminar
  3. Zarina,
    Me ha encantado tu historia. Me he sentido super identificada. Yo también me encontré con mujeres y libros que me hicieron creer que podía amamantar sin problemas y así está siendo ¡creer es poder!
    Ya desde el embarazo tenía que sacarme calostro porque se me llenaban los pechos y una vez que nació nené… ¡la leche comenzó a salirme a chorritos!
    La verdad es que me siento super abundante, y como comenta Paula ahora se para que sirven las tetas ;-)
    Abrazos lecheros!

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué historia más bella! Me aprece increíble que produjeras tanta leche y que nadie quisiera aceptarla cuando la quisiste donar... Es un bien de incalculable valor y muchas madres sufren por no poder dar el pecho a sus hijos por determinados problemas...
    Es una suerte que Sara pudiera alimentarse de tu leche durante tanto tiempo

    ResponderEliminar
  5. Me alegro de que vuestros inicios fuesen tan bien y lo sigan siendo. Desde luego, como siempre digo, es el mejor regalo que nos hacemos madres e hij@s.
    Una pena el sobrante de leche sin poder utilizar.
    Yo también tuve que andar sacándome, y es que nuestros inicios fueron un poco durillos. Hace poco hablé yo también de ello.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Paula, que lindo que mi relato te haga recordar tu lactancia con Viole. Y si, yo también descubrí que las tetas son más que un adorno femenino, son vida, amor, sosiego, paz... y si, funcionan mágica y perfectamente!! Gracias por leerme!!

    Katrina, sabes que precisamente ayer, después de un año de estar lactando me animé y la pobre? Es dulce y muy rica!!! Jejeje sinceramente antes no lo había hecho porque me daba "cosa"... pero ayer simplemente lo hice. En este punto, tu sugerencia es totalmente valida. Y debería serlo para mi y para todos.

    Magia, Creer es poder!!! Nada más cierto en TODOS las situaciones de nuestra vida. Somos súper abundantes, a mi también me salen chorros de leche llena de vida!! Gracias por pasarte por aquí!!

    Mamá Blue, me encanta saber que siempre me lees!! Mil gracias fiel lectora.

    Silvia, si lo sé, somos afortunadas!!! Menos mal que cada día somos más las madres y los hijos que pueden disfrutar de un lactancia placentera y exitosa!

    ResponderEliminar
  7. Carol, la lactancia es un regalo hermoso que le damos a nuestros hijos pero que ellos nos regalan también. Voy a buscar tu post para leerte!!

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado conocer tus comienzos con la lactancia. Qué bien comprobar que cada vez somos más mamis y nuestros bebés, claro, los que disfrutamos de ella.

    ResponderEliminar
  9. @@Mousikh Que bueno comprobar que, de a poco, podemos cambiar el mundo!!

    ResponderEliminar
  10. Zary:

    Que linda tu historia! Te descubro mas cada vez como una mujer muy sabia, aún antes de ser madre ya sabías "por intuición" muchas cosas que yo tuve que aprender hasta mucho despues de que nació mi hijo y un poco "a golpe y porrazo".
    Me hiciste recordar muchas cosas del inicio de la lactancia, como aquello de que "no cierra la blusa"...sinceramente ya no me acordaba!
    Gracias, te mando un GRAN abrazo y es un placer contar contigo en la distancia.

    ResponderEliminar
  11. @Pat1228 Paty, gracias por leerme!! Me encanta que a través de este post podamos acercarnos y conocernos un poco más! Para mi también es un placer saber que cuento contigo!

    ResponderEliminar
  12. Me encantó tu relato, creo que mejor forma de describir la lactancia materna no hay. Me conmovió mucho. Hace poco me sucedió lo mismo con el tema del excedente de leche. Tenía varias bolsitas que hubieran servido para alimentar a niños, también busqué opciones e incluso en hospitales, pero tampoco funcionó la idea. Ahora no sé qué cambió, pero ya no tengo esa reserva tan grande, es únicamente para mi gordo. Tiene 3 meses, él es feliz comiendo de mi pecho y yo al verlo crecer sano y fuerte.

    @milkytimee www.milkytime.blogspot.com

    ResponderEliminar
  13. Milky, gracias por pasarte por acá a leerme.Me paso por tu blog y te sigo desde ahora!! :)

    ResponderEliminar
  14. Zary! que linda historia! acá estoy juiciosa haciendo la tarea de leer tu blog! está hermoso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ver, eres bienvenida por acá. Besos miles!!!

      Eliminar
  15. Q linda historia! me identifico mucho, poder dar de lactar es una gran bedicion y como dice Paula, es como magia, solo el llanto de un bebe y se activan!
    tip: puedes usar tu leche para el pure de papas y no solo para la nena, o para hacer postres ;)

    ResponderEliminar
  16. yo quiero tomarle las tetas a cuanta vea amamantando aqui en c rivadavia chubut

    ResponderEliminar

Para mi es muy importante saber tu opinión acerca de este post. Por eso, no seas tímido, comenta!! :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo