11 junio 2012

Haciendo malabares

Estos días se me han ido como agua entre las manos. De hecho, desde que trabajo siento, más que nunca, que los días transcurren a una velocidad increíble. De lunes a viernes no me alcanza más que para lo estrictamente necesario: levantarme a las 6, arruncharme un rato con Sara, desayunar, bañarnos y salir corriendo para el trabajo; volver al medio día, almorzar y regresar a la oficina; estar en casa a las 7:00 p.m., comer algo, jugar un poco con la pequeña y ya está, se acabo el día y no logre hacer nada más. 

Los fines de semana, aunque no trabajo (o precisamente por que trabajo el resto de la semana) transcurren a un ritmo muy parecido: clases de natación, almuerzos, cumpleaños, invitaciones, vueltas varias, citas médicas, mercado... llega la noche del domingo y no se a que hora se acabó el fin de semana, por que el trajín fue tal, que estoy igual de cansada. Tal vez por eso me descubro, más a menudo de lo que quisiera, soñando despierta, en medio del trancón o de una reunión aburrida, pensando todo lo que podría hacer si los días tuvieran 36 horas o, mejor, si las semanas tuvieran diez días. Podría volver al gimnasio, escribiría todo lo que quiero en este blog, terminaría mi libro, pasaría más tiempo con Sara, la llevaría al parque y a sus clases, podría cocinar más, leer más, vivir más en lugar de soñar de más.  

Y si, estoy soñando de más, soñando con fuerza y sin intensiones de rendirme. Con unas ganas locas de unos minutos adicionales cada día que me sirvan para digerir la vida, para dejar de correr como loca de un lado para otro, para sentarme a degustar con calma un té, para ver crecer a Sara y enterarme directamente que ya sabe contar hasta 10, para poder disfrutar de un masaje sin mirar el reloj cada minuto, para caminar con pausa.

Pero como diría un amigo, "esto es lo que hay", y por ahora no me queda más que ingeniármelas haciendo malabares, estirando segundos, tratando de sacar tiempo de donde no existe para Sara y para mi, en medio de los días y las semanas que se van volando, con la certeza de que el tiempo, en que pueda comprar tiempo, llegará, porque sé, por experiencia, que los sueños, tarde o temprano se pueden volver realidad.


¿Te gusta "La mamá de Sara"?
Inscribe acá tu mail para recibir notificaciones de mis entradas y mi boletín de noticias.
Delivered by FeedBurner

8 comentarios:

  1. Bueno linda, así andamos todas a las carreras, unas más otras menos, pero no nos rinde el día.
    Lo único que puedo decirte, es que veas sí ciertas cosas son realmente necesarias, como tal vez alguna de las clases que mencionas en fin de semana, o alguna actividad entre semana que pudiera hacerse después, esto, para que tengas un ratico para tí... sin prisas, sin sobresaltos.
    ¡Cuídate mucho, aliméntate sano y sé feliz! Sara lo agradecerá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus consejos Oli!! Un besote!

      Eliminar
  2. Zary:
    Mucho ánimo, ya verás que todo lo haces recompensará de alguna manera y ya tendrás más tiempo para lo que te hace falta hacer!, tiempo al tiempo :)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiempo al tiempo.. sabias palabras amiga!!

      Eliminar
  3. Mi querida Zary,

    Tiempo,tiempo,tiempo, eso es lo que le reclamo yo a las horas. Te entiendo, yo no estoy trabajando y me faltan horas en el día. Si siguiera en el mismo trabajo de antes de mi blog, no podría ni respirar!!!

    Así que mucho ánimo y haber si logramos ese tiempo, yo al igual que tú, tengo ese libro pendiente!!!Ufff...

    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo.. hay que lograr sacarle segundos a los minutos y minutos a las horas. Un abrazo!!

      Eliminar
  4. Te entiendo tan bien, pues me pasa lo mismo con el tiempo, sobre todo ahora que son dos pequeñines en casa. Por eso creo que todos los días me acuesto a las 12:30 o 1, es la necesidad de tener tiempo cin mi espacio y además un tiempo conmigo misma. Con los años me he dado cuenta que es importantísimo no perder estos momentos, aunque se sacrifique horas de sueño :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es inmensamente necesario.. aunque a veces lela un momento en que simplemente no damos más.. aunque luego resurgen las fuerza, no e como ni de donde, y todo vuelve a comenzar...

      Eliminar

Para mi es muy importante saber tu opinión acerca de este post. Por eso, no seas tímido, comenta!! :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo