30 julio 2013

Tres años

Hija mía:

Mañana se cumple nuestro tercer aniversario, y desde que me levanté esta mañana no he hecho otra casa que rememorar ese día, el día que nos vimos por 1era vez. Hoy no he hecho más que recorrer cada momento en mi mente, recordando los instante, la brisa y el clima que había, mi ansiedad y las ganas inmensas que tenía de conocerte. Desde muy temprano me la he pasado repasando la compañía de tu abuela, la llegada a la clínica, lo serena y segura que estaba, las contracciones, el cansancio, la emoción de tu padre, los momentos previos, tu llegada. Incluso me he tocado varias veces mi panza, como solía hacerlo en esa época, en un intento por traer más claramente los recuerdos de mi ser inmenso, redondo, lleno de ti. Tengo que reconocer que muchas veces extraño esa barriga gigante y templada, llenita de ti. 

Sabes, amo recordar el día en naciste, el día en que nací a una nueva vida contigo. Y aún me sorprenden y abruman mis sentimientos por ti, los de ese día, los de todos estos días, los de hoy, los de siempre. Por que el amor que siento, el amor que sentimos, es tan inmenso que no es fácil de entender ni de describir. Lo abarca todo, lo cubre todo, lo transforma todo. Y al repasar nuestros primeros instantes, metida de manera perfecta entre mis brazos, diminuta e indefensa, pegada a mi ser, necesitándome-necesitándonos cada instante, fusionadas la una a la otra, solo puedo sentir como este amor se hincha y se siente aún más grande y poderoso, como nuestro amor crece cada día para ser insuperable, invencible. 

Gracias por cada espacio, por cada enseñanza, por tanta ternura, por confrontarme y obligarme a sacar lo mejor de mí, por tu picardía y tu inmensa sonrisa, por llevarme a lo profundo de mi ser materno y femenino, caminando en medio de mis sombras, enseñándome que no soy perfecta y que no importa, que las dos estamos juntas en esto, que debo confiar en mí y que puedo confiar en ti, que te lo debo, que me lo debo y que aún tenemos montones de cosas por disfrutar, por sufrir, por aprender. 

Felices tres años Sara.
Te amo profundamente, mi niña de ojos inmensos y cabellera dorada.

Nuestro pudín de flores y mariposas.
¿Te gusta "La mamá de Sara"? Inscríbete acá para recibir notificaciones de mis entradas directamente a tu mail


Delivered by FeedBurner

10 comentarios:

  1. Un gran abrazo para la hermosa Sara, yo tambien recuerdo tu llegada, te quiero mucho corazon y a ti hija , me siento muy orgullosa de ti.

    Mama y abula Zarina

    ResponderEliminar
  2. ¡Felicitaciones a las dis! Sara es una leona como mi chiquita. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias AzulClarito!!! Besos para ti y tu leona!!!

      Eliminar
  3. Felicidades a las 2!! que pasen un día hermoso!!

    ResponderEliminar
  4. Preciosa carta, Sara la leerá y estará orgullosa y enamorada de su mami :)

    ResponderEliminar
  5. Wuauuuuw Cómo pasa el tiempo! Sara leerá tus palabras con los ojos empañados. Precioso e intenso.
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes la ilusión que me hace que algún Sara lea todo lo que he escrito para ella en este blog. Un abrazo!!

      Eliminar

Para mi es muy importante saber tu opinión acerca de este post. Por eso, no seas tímido, comenta!! :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo