09 septiembre 2013

El colegio


Estamos buscando colegio para Sara. Y, para nuestra fortuna o infortunio, las alternativas son literalmente infinitas. Enloquecer en el proceso no es una opción, así que antes de que eso suceda, decidimos reducir las posibilidades drásticamente. Nos rehusamos a que se nos vaya un año entero visitando instituciones, oyendo discursos casi idénticos, que en lugar de hacer más fáciles las cosas incrementan la dificultad de escoger con tranquilidad y felicidad. Entonces, estamos aplicando solo a 4 colegios. Digo "aplicando" por que nos evalúan a todos como familia, no solo a Sara como posible estudiante, lo que ya es bastante tensionante. 

Cuatro opciones parecen poco. La verdad es que sigue siendo un montón, pero era el número mínimo para mantener las posibilidades abiertas sin correr el riesgo de quedarnos sin colegio. Nuestras variables de filtro: enfoque educativo, ubicación, costos e intuición. Si, intuición. No se trata solo de argumentos racionales, se trata de abrir los sentidos y percibir si estamos en el lugar adecuado, si nos sentimos acogidos, en casa (me pregunto mucho si quizá, éste debería ser el único criterio a tener en cuenta).

No niego que él colegio sea importante. Simplemente no entiendo por que se ha vuelto una decisión tan sofisticada y con una carga emocional tan alta. Repito: el colegio es importante pero no taaaaaaaaan determinante como nos quieren hacer creer. No me como el cuento de que este lugar defina el futuro y la felicidad de nuestros pequeños. No creo que mida la clase de papá o mamá que somos, o defina el hombre o mujer que nuestros hijos serán en el futuro. Para mi la casa y la familia sigue siendo más importante y definitivos. Quizá sea tentador o conveniente comprar el argumento y convencernos que con escoger un "buen" colegio lo estamos haciendo todo. Pero esa es la realidad. O, por lo menos, no es como lo vemos.

Así que con todo esto en mente tratamos de tomarnos el tema con calma y perspectiva, dándole su justo y adecuado lugar. Evitando contagiarnos del estrés colectivo que sucita. Confiando en que tomaremos la mejor decisión para Sara y para la familia. Teniendo claro que si nos equivocamos, siempre podremos rectificar. Este camino apenas comienza.

¿Te gusta "La mamá de Sara"? Inscríbete acá para recibir notificaciones de mis entradas directamente a tu mail


Delivered by FeedBurner

2 comentarios:

  1. Me hiciste acordar de ese discurso de aquí depende el futuro de su hija... en primero de kinder :)
    ¡éxito en tu búsqueda!

    ResponderEliminar
  2. Completamente de acuerdo el Colegio es parte importante en la formación de los niños, pero la educación para la vida la da el buen ejemplo y el amor de los padres en casa.

    ResponderEliminar

Para mi es muy importante saber tu opinión acerca de este post. Por eso, no seas tímido, comenta!! :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo