13 noviembre 2011

Peleando conmigo misma

Hoy amanecí peleando conmigo misma, en contra de mis teorías y deseos conscientes. Hoy, mi lado oscuro, mi inconsciente, me traiciona, me hace sentir exhausta de tanta teta, de los paños de agua tibia, de los masajes, de los chorros de leche retenidos y estancados que se niegan a salir. Hoy, cuando mis senos se congestionan y los conductos se tapan, y todo el tejido se pone duro como piedra y duele, duele mucho, odio la lactancia materna. Y comienzo a pensar y a desear cosas indeseables. Sintiéndome prisionera del dolor. Pensando, incluso, en terminar con todo esto pidiendo a mi ginecólogo una inyección.

La noche de anoche fue terrible. El dolor no me dejaba dormir. La ansiedad por que Sara mamara para amanecer mejor, me despertada a cada momento. Entre sueños trataba de adivinar que pasa, por qué de repente, sin ninguna razón real o aparente, mi cuerpo se descuadra y no funciona como siempre. Y me castiga, haciéndome dudar, sembrando semillas de astío, acercándome de a poco a tirar la toalla. Añorando cosas que mi yo consciente, de solo escuchar, se aterraría. 

Hoy amanecí peleando conmigo misma. Con ganas de no sentir lo que siento. Con ganas de desahogarme. No quiere decir que no este feliz de todo lo que la lactancia nos ha regalado. Ha sido hermosa y llena de cosas positivas: un vínculo inigualable con mi hija, una conexión mágica, una bebé de 15 meses saludable, que nunca se ha enfermado, que es tremendamente feliz, que sonríe todo el día. Gracias a ella, estamos colmadas de momentos maravillosos, que no tienen precio. Sin embargo, días como hoy pienso si ya no es suficiente. Si después de 15 meses no es hora de parar. El dolor y el cansancio nubla mi mente y no logro ver más allá con claridad. 

Nuestra lactancia ha sido un camino fácil y dulce. Tal vez por eso estas esporádicas crisis, son verdaderas crisis para mi. Entiendo(y siento) perfectamente porque tantas madres abandonan: con dolor, sin apoyo, con las hormonas y los sentimientos revueltos, con la sombra de las carencias infantiles acechando, con el regreso al trabajo, no dudo que yo también habría abandonado. Días como hoy me doy cuenta que no soy tan fuerte ni tan valiente como pienso. Días como hoy estoy segura de que mi lactancia ha sido exitosa más por que la suerte nos ha acompañado, que por mi entereza de carácter. La verdad es que hoy quisiera dejar de lactar, sin reparar en si es o no el tiempo, sin pensar en nada más. 


26 comentarios:

  1. Mi Zari, recuerdas cuando te conte que me dio mastitis? Fue horrible, dolia demasiado y ante la posibilidad de las leches artificiales, yo queria abandonar la lactancia pero tu, junto con mi esposo y un par de personas mas, me ayudaron a superar ese capitulo tan dificil.
    Se que no es facil y el dolor te agobia pero puedo decirte con confianza ¨Esto tambien pasara¨, asi que adelante! eres una gran mama y vas a ver que en menos de una semana esto ha pasado y seguiras , como hasta ahora, enamorada de la lactancia materna y sus infinitas bondades.
    Por ahora, si Sarita no lacta, sacate la leche con tu extractor, muuuucha agua calientica y masajes, dile a tu esposo que te ayude con eso para que el dolor no te auto-detenga en la tarea, relajate y mucho animo!
    Aqui estoy para lo que necesites. Un abrazote.

    ResponderEliminar
  2. Zary, guapa... cuánto lo siento! Entiendo perfectamente lo que sientes, esta ambivalencia, este "estoy harta"... Es curioso porque a los 14 meses de mi hija, pasé una obstrucción de un conducto en el pecho derecho que me dio mucho malestar, mucha fiebre, dolor... Fueron unos días difíciles. Laia mamamba menos y mis pechos no estaban acostumbrados pero había algo de fondo, algo emocional que descubrí después; mi marido había marchado 4 días por trabajo en el extranjero y a mi se me hacía una montaña pasar esos 4 días sin él. Mi añoranza, mi soledad, me hizo enfermar un poquito, estoy segura de ello. Con comprensión y hoja de col pasada un momento por agua hirviendo y directamente al pecho me ayudaron a recuperarme. Y mira, ya llevamos 27 meses de una lactancia prolongada estupenda. Ánimo. Pasará. Y aprenderás algo que te ayudará en este camino tan largo que es la crianza de un hijo... Mucha fuerza! Besos.

    ResponderEliminar
  3. Zary, bueno, en mi modesta opinión, creo que es normal que te sientas así en estos momentos, no somos perfectas y tenemos nuestros bajones, y seguramente hay una buena dosis de desbalance hormonal que está afectando tus emociones también. No te sientas mal, eres una madre estupenda :) Yo recuerdo que cuando me dio mastitis mi médico me recetó unas pastillas que ayudaban a "desatorar" los conductos y no eran perjudiciales para el bebe. No sé si hayas consultado con el ginecólogo, pero si no funcionan los pañitos de agua caliente o alguna otra alternativa "natural", yo estoy a favor de que no hay sufrir si es que existen soluciones más rápidas e inofensivas. Mucha suerte, te mando muchas buenas vibras. Mira alguna película, una comedia, para distraerte, reírte, hacer catársis y olvidarte un poquito del asunto. Sé que no es tan fácil como suena, pero de repente ayuda. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. Amiga bella no sientas qe no eres fuerte, porque no es asi, has dado tanto a tu hija que hasta dolor has sentido, te lo has aguantado y seguido adelante y eso es una muestra de caracter, entereza y amor inogualable, has sido mas valiente qe muchas!! y eso Sara lo sabrá.
    Si es tiempo de parar tu corazon te lo dirá tu lo sabes, eres intuitiva déjate guiar y confia en ti, no seras mala madre si decides parar, le has regalado todo un año y medio a tu bebe de lactancia y eso qedara por siempre! Sara será una niña igual de saludable y feliz y su mamá también.
    Te mando abrazos gigantescos y mucho amor, todo va a salir bien!

    ResponderEliminar
  5. Hola Zary! Te leemos y en cierta forma compartimos tu dolor! Una de las cosas mas orgullosas de ser mama es esta: dar a pesar del dolor o de las cosas "negativas" que podemos sentir.
    Probaste sacarte con el sacaleches? Un poquito solo para no estimular de mas? No se me ocurre otro consejo para darte, pero sabe que somos una "comunidad " de mamas que estamos para escucharte y leerte cuando lo necesites ;)

    ResponderEliminar
  6. Mi lactancia no fue tan fácil al principio y de hecho pasé por una mastitis y no se cuantas congestiones, así que te entiendo. Pero todo pasa, tanto el dolor como ese estado de ánimo que nos nubla.
    Espero que vaya mejorando.
    Si la nena por lo que sea no quiere mamar, yo me daba calor y masajito y me sacaba la leche con sacales o manualmente, luego me aplicaba frío.
    Ánimo y muchos besos

    ResponderEliminar
  7. Me has hecho retroceder unos meses atrás en mi época de mamá lactante y, si bien es cierto que es maravillosa también es cierto que a veces tiene su parte agotadora. Son momentos de bajón porque una está cansada y las cosas no salen como una esperaba. Ánimo y me permito la libertad de invitarte a mi blog donde espero animarte con mi último post. Felicidades por tu blog, me ha gustado mucho ;)

    http://yanethpoints.blogspot.com/2011/11/cual-es-tu-mejor-momento-del-dia.html

    ResponderEliminar
  8. Animo Amiga! Entiendo lo que estas pasando... Es horrible sentir dolor...pero no digas que no sos fuerte porque no es verdad! Seguiste adelante con tu lactancia a pesar de que muchos (y muy cercanos) te cuestionaron y te animaron a dejarla) Yo te animo a que sigas adelante, pero si vos sentis que es el momento de destetar a Sara esta bien! Sabe que te apoyo en lo que decidas...Guiate por tu instinto y tu precioso corazon... Te quiero mucho!♥

    ResponderEliminar
  9. zari, sientete orgullosa de lo que has hecho, si es momento de parar ya has ganado mucho y sara tambien. no serias mala madre si no continuas. lo has hecho mas que bien. animo.

    ResponderEliminar
  10. Zary, la suerte no existe sola, la creas tú, eso a lo que llamas suerte, ha sido precisamente tu entereza de carácter, tu terquedad por demostrarle al mundo que tú eres suficiente alimento para tu hija, tal vez estés debatida y adolorida y deprimida, pero este bajón no logra apagar tus grandes logros en la lactancia. Pronto esto también pasará, llegará la mañana con su luz y las sombras de la duda habrán desaparecido.
    Para cuando Sara lo determine. Abrazos y mi admiración para tí!

    ResponderEliminar
  11. creo q sólo eres humana! tod@s tenemos aLtibajos :)
    Si sientes q es el momento de dejar dE lactar haZló, esta bien. Si quieres seguir tmb. Pero nadie debe o puede tomar la decisión x tí
    Ojala se aclare pronto!

    ResponderEliminar
  12. Zary, ánimo! te comprendo perfectamente porque he pasado varias obstrucciones rebeldes que Sofía no lograba destapar y lo que te puedo recomendar y que fue lo que finalmente me alivió, fue tomar una cápsula de lecitina de soya y se acabó el problema. Me la tomé en la noche y durante la madrugada como que se destapó el pecho y boté mucha leche. Se supone que la lecitina ayuda a disolver grasas y como la leche materna contiene grasa entonces la disuelve cuando está encapsulada. Esto me lo recomendó la lider de la liga de la lactancia materna donde iba cuando Sofía estaba muy pequeña e hice de todo para aliviar el pecho pero no pasaba nada, estaba igual que tú.
    Ah, y no es por suerte que han llegado hasta ahora con la lactancia, es gracias a tu esfuerzo, tu corazón y tu instinto de madre que sabe que es lo mejor para tu bebita, te has entregado 100% a ella y eso no tiene discusión.

    Un abrazo enorme a la distancia, ya verás que todo pasa... cariños.

    ResponderEliminar
  13. Querida Zary:
    ¡¡¡Lamento inmensamente lo que estás sufriendo!!! y sé que estarás evaluando muchas cosas.
    Cualquier decisión que tomes, será la más acertada, ya que has llevado a cabo una lactancia npreciosa, que ha durado un largo tiempo y tu hijita la ha disfrutado, generando entre ustedes la relación maravillosa que tienen.
    No sabes cuanto comprendo tu dolor, pues yo también los sufrí.
    Solo me queda decirte que no te sientas culpable por nada, que eres una SUPER MAMá y que estés tranquila y no te martirices.
    Espero te sientas mejor de cuerpo y alma!!!
    ¡¡¡Suerte y un gran abrazo!!!

    ResponderEliminar
  14. Ay Zary, como te entiendo!!
    Por esos momentos de bajón y dudas pasamos todas, por muy dulce que sea nuestra lactancia. Yo siempre he dicho que mi lactancia fue muy corta (3 meses) pero muy buena en el sentido de que no hubo grietas, ni congestión ni dolores. Abandoné la lactancia por motivos totalmente externos pero sin duda entiendo que momentos así te hagan plantearte muchas cosas y sentirte mal contigo misma.

    Un beso y muchísimo ánimo corazón!

    ResponderEliminar
  15. Zary, con casi 11 meses de lactancia, aun no se que es una mastitis, pero como lo cuentas me imagino el dolor ;(
    Cuando nos hacemos Madres nuestras vidas dan un giro total y es alli donde nos damos cuenta que somos unas mujeres super fuertes.
    Estas cosas pasan, tal vez son pruebas o cosas de la vida. para que seas aun mas fuerte y valiente, para que mires mas alla de las situaciones que se presenten en tu diario vivir.
    Seguir Lactando o no es una gran desicion y solo tu sabras cuando Sara, estara lista para este nuevo camino, espero que Hoy estes mejor y tengas tus ideas claras para tomar una desicion.
    Un saludos especial mi Amiga bloguera y compatriota ;)

    ResponderEliminar
  16. Mucho ánimo, la lactancia materna tiene también sus crisis, sus momentos de bajón pues nada es perfecto en esta vida. A lo largo de mi lactancia he pasado por dos mastitis que se resolvieron bastante rápidamente quizás porque mi hija siempre estaba mamando. Como te han dicho las otras mamás todo pasa, no tomes ninguna drástica decisión en caliente, espera de nuevo a estar bien para sopesar si deseas seguir con la lactancia o no. Ya sabes que es lo mejor para nuestros bebés pero no ha de ser algo obligado para nosotras. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Gracias a todas por sus hermosas palabras. No saben lo respaldada que me siento por ustedes, madres y mujeres como yo, que nunca he visto pero que conozco de corazón.
    Gracias por hacerme sentir fuerte, querida y soportada.
    Gracias por mostrarme que cuando todo el horizonte se ve oscuro, siempre podemos prender antorchas que nos iluminan el camino y que nos hacen ver que las cosas no son tan graves, que podemos seguir adelante, con calma, viendo las cosas sin dolor y en perspectiva.
    Gracias por sacar un rato de su día, para leerme, para reírse con mis relatos, para sufrir con mis palabras, para sentir, a través de cada sílaba escrita, lo mismo que yo siento.
    Gracias por ser antorcha, bálsamo, agua refrescante y cristalina.
    Gracias por ser mi tribu.
    Gracias. Hoy solo les puedo decir: gracias.

    ResponderEliminar
  18. Me sumo a tu agradecimiento y decirte (aunque ya lo sabes) que siempre estoy cuando necesites hablar. Asi como vos estas cuando yo necesito apoyo, te brindo el mio de todo corazon♥

    ResponderEliminar
  19. Zary preciosa, como dice Bren, siempre estaremos ahi, somos tribu, te quiero!!

    ResponderEliminar
  20. Oh Zary linda! ya estoy de nuevo con los ojos empañados! Aquí estaremos cuando nos necesites. Y cuando no también. ;)

    ResponderEliminar
  21. Sólo es un día gris entre otros llenos de luz... Espero que ya estés mejor. Besos

    ResponderEliminar
  22. Mamucha!! Nuestros peques tiene la misma edad!! Será la "mastitis de los 15m"?? GRRR!!
    Lo que sentís es muy muuuuy normal y absolutamente válido. El dolor, el cansancio y miles de cosas más nos tiran abajo, nos desaniman, nos hacen querer tirar la toalla... y si la remamos, fantástico! y si no, también es válido... Vamos, cada una conoce sus límites y no hay por qué torturarse por eso.

    Espero que ya estés mejorando, yo afortunadamente si, estoy volviendo a la "lola"rlidad, jajajaa.

    Abrazotes gigantes, te sigo!

    ResponderEliminar
  23. @@Mousikh Gracias Linda!!! Ya estamos saliendo adelante!!

    ResponderEliminar
  24. @JulieFernn A lo mejor eso es. Y tienes razón todas conocemos nuestros limites. Pues, por fortuna, ya la cosa esta volviendo a la normalidad. más días no lo hubiera soportado. Gracias por los abrazos, la comprensión y tu comentario. Yo también sigo!

    ResponderEliminar
  25. Yo también me quedé pensando si no será la "época" porque la única mastitis que tuve, fue más o menos en este momento, hacia los 15 meses. Me alegra que ya estés pasando el momento, o que lo hayas pasado porque escribo esto ya tardecito. ¿Que no eres tan fuerte dices? JA! Pues mira cómo influyes en las personas, y construyes, y sigues adelante con lo que crees que es mejor... ;)
    Lo que pasa es que cuando uno tiene dolor, se siente el más adolorido. jejeje. un abrazo

    ResponderEliminar
  26. @Katrina Gracias!!! palabras como estas nunca llegan tarde!!! Por fortuna ya estamos del otro lado y seguimos lactando. Besos!!!

    ResponderEliminar

Para mi es muy importante saber tu opinión acerca de este post. Por eso, no seas tímido, comenta!! :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo