17 septiembre 2012

El Monstruo

La puerta se abre de manera sigilosa, casi imperceptible y, simplemente, no me doy cuenta, no se que pasa, el monstro aparece. 
Al principio no lo identifico, no se quien es, creo que no lo conozco. 
Mentira. 


La verdad es que es un viejo amigo, por llamarlo de alguna manera. 
Hace años que no le veía la cara. 
Hace mucho tiempo que no sentía su aliento, su furia invadiendo mi alma. 
No recuerdo cuando fue la última vez que lo mire de frente, cuando lo despedí pensando que nunca volvería. 
Pero ha vuelto y de la peor manera.
Y me avergüenza.
Me entristece. 
Por que en un momento de cansancio, de disgusto, de sentirme presionada, sobrepasada, juzgada, no pude respirar profundo, no logre ver más allá del momento, saqué mi lado más oscuro, me deje dominar.

Y por un rato, que pareció eterno, fuí "otra". 
Otra muy diferente. 
Otra sin amor, sin compasión. 
Otra que existe y que, inevitablemente, también soy yo. 
Y tuve un sentimiento horrible, pero increíblemente familiar. 
Un sentimiento de impotencia, de soledad, de furia, de destruir todo a mi paso. 
De desahogarme sin pensar en las consecuencias, de explotar.

Y ahora, que el monstruo se ha ido, que vuelve a estar dormido, trato de entender que pasó y no lo logro. Racionalmente, tal vez, puedo verbalizarlo. Emocionalmente no logro digerir esta sopa extremadamente espesa, que parece que se venía cocinando hace mucho, que esta repleta de recuerdos, de silencios, de palabras atragantadas, de deseos, de fragilidades e inseguridades que parecen eternas. 

¿Te gusta "La mamá de Sara"?
Inscribe acá tu mail para recibir notificaciones de mis entradas y mi boletín de noticias.
Delivered by FeedBurned

11 comentarios:

  1. Ufff! te entiendo, también me visitó no hace mucho, no he conseguido olvidar ese momento. Horrible.
    Mucho ánimo e intenta olvidar y recordar a la vez
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Ay amiga... como siempre te entiendo tanto! Lamentablemente no se puede volver el tiempo atrás... Y todo sirve para aprender, aunque no quiere decir que dejaran de visitarte nunca...Te mando un fuerte fuerte abrazo empatico. Y miles de besos

    ResponderEliminar
  3. todos llevamos un monstruo dentro ¿sabes? a veces duele que salga pero es necesario... nadie te juzga, todas hemos pasado por eso... sólo déjalo pasar, pronto dormirá de nuevo... un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, lo es.. tal vez es la unica manera de enfrentarlo, de tener valor, de mirar adentro, de curar heridas, de ver nuestras cicatrices.. un beso mamá de tres!!

      Eliminar
  4. Hola Zary! creo que cada una que te lee también la ha visitado. Y si bien no es una gran visita, creo que hay que ser tolerantes y aprender cada vez que viene. El porque, como y como se va.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, eso lo he pensado mucho. El "¿por qué?" me sigue dando vueltas en la cabeza y tengo leves recuerdos pero me cuenta ver con claridad los motivos de fondo, los motivos del pasado, los motivos reales.. Gracias por tus palabras!!

      Eliminar
  5. Zary, todos tenemos dentro a ese monstruo, da cólera cuando se escapa y como que cobra vida por sí solo, pero como tú bien observas, es parte de nosotros y debemos reconocerlo, aceptarlo y tratar de entenderlo, porque en la raíz de cada monstruo hay dolor y es ese sentimiento el que hace que actúe así y se nos escape de vez en cuando. Trate de reconciliarte con él, no lo silencies o trates de olvidarte de él sin entenderlo porque regresará. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es un pedazo oscuro que ocultamos y que maquillamos y que no creemos cuando de pronto sale, de repente..y nos atropella.. he tratado de verlo de frente, de escucharlo, pero cuesta.. pero es una tarea inaplazable.. Un abrazo gigante..

      Eliminar
  6. Un abrazo para ti y otro pasa tu monstruo

    ResponderEliminar

Para mi es muy importante saber tu opinión acerca de este post. Por eso, no seas tímido, comenta!! :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo