25 enero 2013

Perfección vs libertad


No soy una madre perfecta. No, no lo soy. Aunque muchos a mi alrededor crean que oficio de eso, no lo soy, ni pretendo serlo. Tengo que reconocer que querer ser la madre ideal, esa que solo existe en los libros y las mentes de las personas, que tiene la respuesta a todo, que siempre esta llena de paciencia y de amor, que no reniega nada de la maternidad, a la que todo le fluye de manera natural, que hace siempre lo "correcto", era bastante atractivo para mi. Tanto, que hasta lo intente por un tiempo. Si, reconozco que lo intenté mucho.Trate de ponerme el disfraz de ese espécimen y me di cuenta que no me venía, que me apretaba demasiado, que me incomodaba, que era imposible de vestir, de llevar. Y por un momento me sentí triste, incapaz, decepcionada de mi. Culpable por no llenar adecuadamente el traje que yo misma me había auto-impuesto. Me sentí desorientada, perdida, sin una ruta que seguir. 

Pero afortunadamente, toda esta tormenta de sentimientos me atacó solo por un momento. Fue suficiente solo "un momento". Y rápidamente, encontré otra mirada, una nueva perspectiva. Que no me vino de nadie, ni de nada que leí. Salió naturalmente de mi, de manera sigilosa pero contundente. Y pude comprender que la maternidad no tiene moldes, ni trajes y que se trata mucho más de ser uno mismo, de reconciliarse con sus lugares oscuros y olvidados, para que la luz que existe en nuestro interior salga, resplandeciendo sobre nuestra vida, dejándonos ser, simplemente, la madre que somos naturalmente, esa que llevamos tatuada en cada célula, la mejor madre que podemos ser. 

Y cuando descubrí eso, la maternidad cambió para mi. Dejo de ser restricción para ser libertad. Yo definiría mi maternidad con la palabra libertad. Libertad para ser quien soy, para sentir lo que siento sin importar lo que sea, para exponerlo sin miedo, para saber de que soy capaz, para entender que no necesito parecerme a nadie, que soy única y al mismo tiempo maravillosa en mi especificidad. Para integrar que me voy a equivocar y mucho, muchas veces, y que al final no importa si soy humilde y aprendo, y me disculpo con mi hija, con quien sea necesario, con la vida. Por que mi pequeña no necesita una madre ideal sino una mujer real, que la acompañé a crecer, a vivir, que la deje ser, que le enseñé con actos y no con palabras que el amor incondicional existe, al igual que el cansancio y el hastío y el error,  pero que puede confiar, que vale la pena confiar, para aprender, para vivir y seguir adelante. 

Con esto no quiero decir que todo sea color de rosa. No, no lo es. Pero así lo acepto y lo disfruto por que entendí que no tiene que serlo. Que la perfección es una fábula chimba que nos vendieron de pequeños y que compramos muy fácilmente. Y que la vida es la vida, y no un cuento de hadas. Por que trato de perdonarme, de crecer, de sentir, y de actuar de acuerdo con lo siento dentro. Y que me gusta mucho lo que pasa cuando logro hacerlo.

Por eso, hoy quiero gritar que no soy perfecta, y que no quiero serlo. Por que gracias a la "imperfección" de mi maternidad estoy cada día más cerca de ser verdadera, real y libre.  

¿Te gusta "La mamá de Sara"?
Inscribe acá tu mail para recibir notificaciones de mis entradas y mi boletín de noticias.
Delivered by FeedBu

9 comentarios:

  1. Gracias por tan significativa entrada. Te sentí, me sentí...aroma de imperfección, de amor y libertad. Un abrazo desde mi espacio.

    ResponderEliminar
  2. No pude parar de leer.. magnifico,,, no estas sola a todas nos hs pasado,, es dificil criar hijos y no equivocarnos,, es sumamente complicado tomar decisiones acertadas en cuanto a maternidad se refiere. En este barco navegamos muchas. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Eres perfecta para tu hija, que es lo importante :)

    ResponderEliminar
  4. Como bien dice aquel dicho "nadie es perfecto quién quiere ser nadie". Estoy totalmente de acuerdo contigo es imposible ser eso que algunos llaman "madres perfectas" pero ¿qué es una madre perfecta? Porque nadie mide con la misma regla, lo que para unos es bueno para otros no lo es.
    Yo prefiero ser simplemente yo, con lo bueno y con lo malo,porque precisamente esa es la que ama con locura a su piojo y daría todo por él.
    un besazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  5. Muy lindo y profundo Zary, siempre nos exigimos tanto, que no nos damos permiso de caer, ni de equivocarnos, y la verdad, eso agota, la perfección agota, cansa, marea.. Gracias como siempre por tus sabias palabras :)

    ResponderEliminar
  6. Es maravilloso ver como te transforma la maternidad, ver como creces y maduras. A mi también me aprieta "el traje" y a veces mucho, tus palabras han sido inspiradoras para mi.
    Un profundo abrazo preciosa

    ResponderEliminar
  7. Buscar la perfección puede llevarnos por caminos insanos, me han encantado tus reflexiones, no se trata de ser perfectas siendo alguien irreal sino de intantar ser lo mejores que podemos ser. Nuestros hijos agradecerán la naturalidad y la autenticidad, seguro!

    ResponderEliminar
  8. que tema! creo que somos varias las que tenemos estos pensamientos en la cebeza.
    Como siempre, es muy claro lo que decis.
    Lo bueno es reconocer que siempre aprendemos, de todo, constantemente, junto a nuestros cachorros, de ellos...

    te deje un premio en mi blog
    un beso

    ResponderEliminar

Para mi es muy importante saber tu opinión acerca de este post. Por eso, no seas tímido, comenta!! :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo