21 enero 2013

Regreso al jardín


Esta semana mi hija regresa al jardín y todos en casa tenemos un sentimiento diferente. 

Ella está ansiosa, lo siento. Me lo ha manifestado varias veces, a su manera, algunas veces entre sueños y otras preguntando por sus compañeritos, insistiendo en que si mañana la puedo llevar al "cole-cole", contándole a la abuela que mañana volverá.  

Mi esposo, por su parte, parece aliviado: la pasó muy bien estos días solo con ella, pero necesita urgente volver a su rutina de siempre. 

Yo, tengo un sentimiento extraño. No es que no quiera que vuelva, no me mal entiendan. Me encanta el jardín en el que está y a ella también; y en definitiva, si ella es feliz en el allá, yo también lo soy. De hecho, verla con tantas ganas de volver es una confirmación de que lo disfruta y que ese es un espacio necesario en su rutina. 

Sin embargo, este regreso al colegio, tiene un sabor algo amargo, de perdida, parecido al sin sabor que sentí cuando volví al trabajo. A partir de ahora Sara almorzará en el colegio. Eso implica que se quedará allá desde la mañana hasta las 4 de la tarde; lo que quiere decir que ya no la voy a ver una hora larga, todos los días al medio día. Para algunos parecerá una tontería. Otros, pensaran que estamos muy apegadas, que ella la pasa feliz con sus amigos, que allá tiene con quien jugar, en lugar de pasar la tarde viendo tv en la casa, que así es la rutina de la mayoría de los niños de su edad. Pero para mí, este es un cambio muy grande. Ver a mi pequeña solo un rato en la mañana y en la noche, durante la mayor parte de la semana, se me hace muy poco. No dudo que pasará feliz pero sé también que yo le haré falta, que ella me hará demasiada falta a mí, y que extrañaremos ese espacio, vernos, tocarnos, conversar un poco, arruncharnos un rato, hacer una pequeña siesta juntas. Por eso este 1er regreso al colegio es para mi, bastante agridulce, tal vez porque desde que trabajo 8 horas al día, cada momento con ella tiene un significado muy importante, y este espacio a la mitad del día es nuestra manera de mantenernos conectadas, de sintonizarnos, de recargarnos la una de la otra, para poder sobrevivir al resto del día,  sin un sentimiento de lejanía, de distancia y abandono. 

Ahora, con esta nueva situación siento como algunos de mis antiguos miedos despiertan: miedo a que me necesite y no estar, miedo a que nuestro vínculo se debilite demasiado, miedo a lo que significa esta ausencia para ella, miedo a soltar y a dejar que todo pase. Lo cierto es que me cuesta aceptar que nuestro tiempo juntas sea tan poco, no me resigno a tan poco. Por eso, para mi esta nueva etapa de jardín tiene un inmenso sentimiento de perdida, de cambios, de incertidumbre.

¿Te gusta "La mamá de Sara"?
Inscribe acá tu mail para recibir notificaciones de mis entradas y mi boletín de noticias.
Delivered by FeedBurner

12 comentarios:

  1. Comprendo tu inquietud, comprendo tus miedos, pero tenemos que asumir un poco las decisiones que hay que tomar en medio de este tipo de sociedad. Algo que te digo es que veas ahora el tiempo con ella no como cantidad sino como calidad!!! Así sean pocas horas pero que las destines sólo a ella, que ya hayas realizado de todo para poder compartir con ella... debe ser duro, porque hasta las 4pm es harto tiempo. Mis chiquitines hoy también regresaron al jardín, la verdad intenté no pensar, les expliqué y bueno, como son los dos sé que se apoyan mucho... Hace un momento llamé y están bien, de hecho apoyando a niños nuevos.... Pero por ahora sólo están hasta la 1 y media, en la tarde comparto con ellos!! Pero eso sí, a penas entraron hace 6 meses me dió durísimo, sobre todo por mi hijo Simón al cual le resultó mas complejo... estuve unos días con ellos allí, guiada por los maestros, y al final lo logramos todos!!!
    Animo, sin embargo permite vivir lo que tengas que sentir!!! Cuéntale y comparte con la pequeña eso, y que ella también sienta el espacio de decir lo que le pasa. Abrazo de madre a madre!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quedo con tus palabras finales: permite vivir lo que tengas que sentir!!! Cuéntale y comparte con la pequeña eso, y que ella también sienta el espacio de decir lo que le pasa. Un abrazo gigante y gracias por compartir tu experiencia!!

      Eliminar
  2. ¡Ay Zary! Te entiendo perfecto... ¡cómo no extrañarla! Pero ni modo, así es esto del crecimiento, uno tiene que irse adaptando a cada nueva etapa de los niños... ¡ánimo! en menos de lo que piensas ya están otra vez de vacaciones :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo Oli, bella.. me preocupa que el tiempo pase tan rápido.. Un beso!!

      Eliminar
  3. Tus sentimientos son de lo más natural, mucho ánimo! El día tendrá aún horas para dejarse llevar por el cariño y demostrarse cuánto se quieren y necesitan.
    Te sigo leyendo aunque comente menos.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María por estar siempre por acá!!! Vamos a ver como aprovechamos mejor nuestros momentos y espacios. Un abrazo!!

      Eliminar
  4. Animo, Zary, se que te hará falta esa hora, y a Sara también, hubo un tiempo que no alcanzaba a ir por Gabriel a la guardería, así que lo veía hasta la noche que regresaba de trabajar. El día me parecía larguísimo, pero te aseguro que encontrarás la forma de compensar ese tiempo. Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. El tiempo que pasa no es posible com pensarlo. Por qué tomaste esta decisión de que se quedara hasta las 4? Es realmente necesario? Si sufres con ello no será señal de que hay que cambiar otras cosas? Es demasiado poco tiempo el que verás a Sara y ella es aún pequeña, no tiene ni tres años, todavía fuera una niña de primaria. Lo que yo creo es que hay que darle su justo lugar a las cosas. O, que estas obteniendo profesionalmente, que se equipare al tiempo con tu hija?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, lo sé.. espero que solo sea temporal.. no es un tema profesional.. es un tema más de ceder en ciertas cosas, por que criar a Sara no es solo mi decisión, es un tema de pareja.

      Eliminar
  6. Zary! Me imagino lo difícil que es no ver a tu niña esa hora al mediodía. Se me encoge un poquito el corazón al leer cómo te sientes. Evalúa si está situación es la mejor para tu familia un tiempo y si no te hace sentir bien o tienes muchas dudas sobre ella, convérsalo con tu pareja. No "cedas" si no estás convencida de algo y espero que no me lo tomes a mal, te lo digo con todo cariño. Yo creo que no sólo hay que dar calidad, sino también cantidad, pero es mi humilde opinión. Por otra parte, sé que cada momentos con Sara lo aprovecharás al máximo y siempre tendrán una hermosa relación. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Oli. Entiendo perfecto y sé que tu también me entiendes... la presión es un común denominador ahora en mi vida y no ceder no es tan fácil ahora, como antes. Hay mil cosas en juego y esto de criar se trata, en mi caso, de dos en desacuerdo ( espero, momentáneo).. así que tengo que aprender a mediar y a ceder en algunas cosas.. Un besote.

      Eliminar

Para mi es muy importante saber tu opinión acerca de este post. Por eso, no seas tímido, comenta!! :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo