29 agosto 2011

Recogiendo mi último premio


Gracias a Silvia de "Ser madre: ¡toda una aventura!" por pasarme este premio. La idea del premio es contar 7 cosas que no sepan de mí para que me conozcan más. Aquí va:


1. Me hubiera encantado cantar. De hecho, en el colegio todo el mundo decía que tenia muy buena voz, pero el pánico escénico me venció. Que lástima no haberlo intentado siquiera.


2. No puedo vivir sin hacer ejercicio. Además de relajarme y desconectarme, es un reto para mi ver como mi cuerpo se fortalece y, con el tiempo, me permite hacer cosas que antes ni hubiera pensado. Me encanta la adrenalina que se siente al superarme físicamente.


3. Amo el mar, el sol y la playa de una manera enfermiza. Lo extraño mucho y espero algún día vivir de nuevo frente al mar.


4. Quiero aprender a hablar italiano. Mi esposo tiene la ciudadanía y Spero di tornare a Roma sentito parlare bene.


5. La música es parte fundamental de mi día a día. Mi ipod es de mis gadgets más queridos. Además, tengo una memoria privilegiada para las canciones.


6. Soy una excelente bailarina. Sobretodo de la música de mi tierra: cumbia, vallenato, porro y demás. Claro que no me queda grande la salsa , el merengue, el pop... bailo lo que me pongan!!!


7. Gracias a mi maternidad y a este blog, estoy cumpliendo uno de mis grandes sueños: escribir. Pero no sólo escribir, sino que otros me lean  me comenten. reconozco que me asustaba un poco exponer mi alma y ser una mamá "pública". Pero no me arrepiento. ha sido de lo más gratificante.


Bueno y ahora, este premio es para:


Bren, de Amo ser Mamá
Maria Luisa, de Mamá Inperfecta
Saria, de El blog de Sarai


Espero poder conocerlas mucho más gracias a este humilde regalo.

23 agosto 2011

¡Sara, no me muerdas!

Desde hace unos días esta es la frase que le repito varias veces a Sara. Con el paso del tiempo, Sara se hace más consciente de que ahora cuenta con unas herramientas duras y filudas dentro de su boca que le permiten apretar, triturar y arrancar. El problema de esta "consciencia" comienza cuando de repente decide que lo que desea morder, triturar o apretar es la teta. Muchas sabrán de lo que les hablo. La verdad nunca me imagine que esto pasaría. Como ya les había contado en Mi historia personal de Lactancia Materna, la lactancia de Sara ha sido excepcionalmente buena. Tal vez por eso nunca se me cruzó por la mente que un día cualquiera, sin ningún motivo, comenzaría a morderme. 

He tratado de analizar que la lleva a propinarme tan doloroso castigo, y mi conclusión es simple: cuando está llena y se aburre, decide morderme; o cuando quiere llamar mi atención y quiere jugar, decide morderme.  Obviamente no tiene mala intensión. Dudo que comprenda lo doloroso que resulta para mí. Simplemente sabe que cuando lo hace, yo me concentro únicamente en ella, la miro inmediatamente y hago muchas caras y ruidos que, por las carcajadas que suelta, sé, le parece increíblemente divertido. Tengo que decir que he manejado el tema con mucha tranquilidad y paciencia (para mi felicidad y sorpresa), a pesar de que la mayoría de las veces el mordisco me coge totalmente desprevenida. He logrado respirar, y si el dolor me lo permite, inmediatamente le digo que "no", que "eso no se le hace a mami", que "la teta es para chupar y comer, no para morder". Y le retiro el seno por un rato, en un intento por que ella comprenda que algo está mal, mientras yo me recupero del intenso dolor. Lamentablemente mis pobres senos ya están pagando las consecuencias de los mordiscos de mi hija. Así que las grietas que nunca me salieron al principio de la lactancia, las estoy comenzando a padecer ahora, después de casi 13 meses de lactancia, por culpa de los mordiscos de Sara. Otra de las consecuencias es que ahora, principalmente en las tomas de día, estoy un poco más tensa, pensando que en cualquier momento puede morderme. Así que si la veo mamando con desgano, prefiero retirarla, para prevenir en lugar de lamentar.

Espero que sea un tema pasajero y a medida que se acostumbre a sus dientes, la manía de morderme se le vaya pasando. Buscando en la red información al respecto encontré en Maternidad Instintiva los siguientes consejos que les comparto al final. Me parecieron muy acertados. Yo por mi parte, comenzaré a poner varios de ellos en práctica a la espera de poder decir en unos días: Sara ya no me muerde!!! 

Y a ustedes, ¿les ha pasado?, ¿cómo lo han resuelto? Me encantaría conocer sus opiniones y experiencias al respecto.

LA LACTANCIA Y LOS MORDISCOS http://amagintzalactancia.iespana.es/ART-Lactanciamordiscos.htm
Son muchas las madres que nos comentan que su bebé le muerde el pecho y es lógico que la madre se preocupe por esta situación, cuando la lactancia ha ido muy bien y ambos disfrutaban de un experiencia maravillosa. Algunos bebés nunca muerden, otros tan solo muerden una sola vez, pero a veces los mordiscos duran varios días y la situación se hace especialmente tensa y dolorosa para la madre. Ante una situación así estas sugerencias que indicamos a continuación, pueden venir muy bien a la madre.
  • Hacer planes por adelantado
  • Dar el pecho en un cuarto tranquilo, alejado de la tele y del ruido.
  • Bajar la persiana del cuarto y cerrar cortinas para quitar luz a la habitación.
  • Prestar total atención al bebé mientras la madre da el pecho, nada de hablar por teléfono ni hacer cosas que pueden distraer al bebé.
  • Dar el pecho con frecuencia para que haya una buena producción y la leche salga abundante y sin problemas cuando mame el bebé.
  • Retirar al bebé del pecho en cuanto da señales de haber quedado satisfecho. Un bebé que muerde no tiene hambre.
  • Si da más señales de estar pasándolo mal con la dentición, darle a morder algún objeto duro y fresco antes de ponerlo al pecho. Esto le aliviará y puede perder el interés por morder la teta.¿ Qué hacer si el bebé muerde?
  • Decirle “¡no¡” y poner cara de enfadada. No sonreír para nada. Los bebés entienden muy bien todas estas señales.
  • Dar por finalizada la toma y expresárselo.
  • Vigilar al bebé hacia el final de la toma que es cuando tiende a morder.
  • Fijarse si hay otros comportamientos que acompañan a los mordiscos, la hora del día, la posición empleada, el nivel de interés. Intentar no dar el pecho en esos momentos.
  • Si comienza a morder, empujar al bebé hacia adentro o introducir un dedo en la boca para romper la succión.
  • Cuando la lactancia funciona bien, elogiar al bebé, acariciarle dulcemente.
Una buena comunicación entre madre y bebé puede ser la clave y a veces para recuperarla y como forma muy positiva de solucionar conflictos, se emplea el “método del Renacimiento”. Este método puede ser la solución a los mordiscos y no es más que volver a rememorar los momentos del posparto, aquellos primeros días con nuestro bebé, esos días en que ambos establecen un vínculo afectivo intenso y amoroso que hace que los dos se necesiten y se entreguen. Este método propicia volver a sentir y a recordar intensamente a través del contacto piel a piel, aquella experiencia y el olor de ambos cuerpos, la proximidad, ese juego amoroso entre madre y bebé, crea un clima de confianza y de intimidad tal, que tiene la fuerza y la capacidad de restablecer la armonía y sincronía entre ambos, para que de nuevo la lactancia pueda fluir con tanto placer como hasta el momento.

Trini Jiménez - Amagintza


18 agosto 2011

Cuadro de llenura aguda

Ayer fue uno de esos días en los que Sara no quería comer mucho. Se levanto a las 7:00 a.m. (como casi siempre) y, extrañamente, tomó mucha teta. Luego, por mucho que insistimos no quiso su papilla de la mañana. Al medio día, intentamos con sopa de verduras y carne, pero se negó rotundamente. Tengo que decir, que no me preocupa en lo más mínimo cuando no quiere comer. Estamos acostumbrados a que, en lo que respecta a la comida, Sara sea totalmente impredecible: unos días come muy bien, otros muy mal, algunos mucha leche materna, otros prácticamente nada de nada. Por eso, y porque creo que a los niños no se les debe obligar a comer, mi política al respecto es dejarla que coma lo que quiera y cuando quiera, claro, dentro de las cosas que se supone debe comer una bebé de un año (muchas proteínas, pocos dulces, frutas, verduras, cereales y, por supuesto, leche materna).  Sin embargo, ayer pasó algo que nunca había pasado y, como era de esperarse, pagamos todos las consecuencias. Después de 2:00 p.m., sin ninguna explicación, Sara comenzó a comer como loca: arroz, carne, la papilla de la mañana, gelatina, galletas y leche, mucha leche materna. Nos sorprendió que comiera y comiera como barril sin fondo, porque realmente nunca había comido de esa manera. Sin embargo, como es nuestra política y no había comido nada en todo el día, la dejamos comer todo lo que quiso. La tarde pasó sin ningún contratiempo. La disfrutamos entretenidas jugando y, como es habitual, cayó rendida a las 7:30 p.m.  

Iban a ser las 11:00 p.m. y yo estaba a punto de dormirme. Sara llevaba un poco más de 3 horas dormida, cuando de repente sentí que se levantó de un tiro, se sentó en la cama y comenzó a vomitar. Yo solo atiné a despertar a mi marido de un grito mientras ella seguía vomitando por todas partes. En pocos segundos había vomito por toda la cama, encima de Sara, encima mío, de la almohada, de las sabanas...desastre total. Nosotros nos mirábamos sin saber por donde comenzar y mi pequeña lloraba. Como pude me levanté de la cama tratando de no ensuciar nada más, le quite su pijama y me quité la mía. Mientras, mi esposo, medio dormido, recogía el desastre de la cama. El vomito era una mezcla de gelatina y leche materna. Observe a Sara, estaba un poco asustada, pero estaba bien. No tenía fiebre, ni salpullido, tampoco estaba llorando. Solo estaba sucia de vomito y muerta de sueño. Yo sólo pensaba, ¿que le habrá caído mal?, ella bostezaba y temblaba un poco del frío, mientras yo la limpiaba y le ponía de nuevo su pijama. Treinta minutos después, estábamos metidos en la cama otra vez, con sábanas y cobijas nuevas, tratando de que se durmiera. Como es habitual le di teta, mientras ella se movía de un lado para otro, intentando conciliar el sueño. De repente, se levanta de nuevo de un tiro, se sienta en la cama y si, vomita otra vez. Ahora el vomito era solo leche materna, claramente, era la leche que se acababa de tomar. Vomitó mucho menos que la 1era vez, pero el desastre fue prácticamente igual. Confieso que por un momento me alcance a asustar. Pero luego la mire, me sonrió y supe que estaba bien. También me acordé de todo lo que había comido en la tarde y, de inmediato, supuse que todo esto no era más que un cuadro de lo que yo llamo un "cuadro de llenura aguda". De nuevo, operación cambio de cama, de cobijas, de pijamas...30 minutos después, todos a la cama otra vez. Esta vez la entretuve con el chupo mientras se dormía. No le quise dar más teta por miedo a que vomitará de nuevo. Gracias a Dios, amanecimos todos secos y limpios. Sara cayó profunda y durmió hasta las 7 de la mañana de hoy sin ningún otro contratiempo. Mi esposo también cayó como piedra. Yo tengo que reconocer que dormí súper mal. Me desperte unas 10 veces más. Al menor ruido de Sara me levantaba alarmada pensando que vomitaría otra vez. Lo cierto es que no dormí....

Y Sara hoy amaneció como si nada, feliz, sonriente, comiendo lo normal, tomado teta como de costumbre, gritando, corriendo, jugando de manera habitual....que sustos los que nos hacen pasar, no? sin duda, gajes del oficio de ser papás.

La recolectora


14 agosto 2011

Jugando, jugando, ando...

Silvia de Ser Madre: ¿toda una aventura! y Carol de Con ojos de Madres me invitaron a jugar algo llamado El Blog Topao en el que la idea es, según entiendo, revivir y volver a compartir entradas de tu blog, de acuerdo a unos categorías definidas. Luego se pueden invitar 7 blogs más para que sigan jugando y participen con un post en la actividada.


Entonces, sin más preámbulo, a jugar!!!


1. La entrada más hermosa: Recuerdo de como deje de ser Zarina, para ser "La mamá de Sara".
2. La entrada más popular: 
Des - bloqueo: mi cumpleaños de como transcurrió mi 1er cumpleaños siendo mamá.
3. La entrada más controvertida: La mamá de Sara declara... 
acerca de 
los principios y pautas con las cuales estoy criando a Sara desde el amor, la comprensión el respeto y el apego.
4. La entrada más útil: Lo natural es la teta, no el tetero! de como el conocimiento, la confianza y el apoyo son fundamentales para el éxito de la lactancia materna.
5. La entrada cuyo éxito te sorprendió: Agotada, así fue como termine después de los supuesto días de descanso de Semana Santa.
6. La entrada que no recibió la atención que esperabas:
 La mejor visita de lo bien que me hace estar rodeada de mi familia.
7. Entrada de la que estás más orgullosa: El parto que decidí tener
la historia de cómo la princesa de ojos gigantes y pelo acaramelado llegó una madrugada a nuestras vidas, y las cambio para siempre.

Y ahora invito a participar de este juego a:

Bren de Amo ser Mamá
Oli de Azul Celeste
Ana de Creciendo con David
Katrina de Criandonos
@Mousikh de Una mirada al otro lado


Muero por leer sus respuestas!!! 

12 agosto 2011

Mamá Consciente y Pink Lady

Gracias a mi querida amiga Bren, de Amo ser Mamá, por estos dos premios!!!  Y a la fantástica Oli, de Azul celeste, porque mientras públicaba esta entrada ella me otorgaba nuevamente el "Premio a la mamá consciente"!! Gracias por se mis amigas de aventuras tuiteras y blogueras!! se les quiere un montón a ustedes y a sus pequeñas!!

El 1ero, "Premio a una mamá consciente", me hace muy feliz y me recuerda que hace poco, con ocasión de otro premio hable del tema. Así que para no repetirme, acá les cito lo que escribir sobre la maternidad consciente en la entrada ¿Soy una super mamá?:

"Para mí el único requisito que debe tener una mamá para ser "súper" es la consciencia. La consciencia te hacer explorar, buscar, aprender, encontrar. La consciencia te lleva al respecto por el otro, al respecto por tu hijo, por sus tiempos, por sus procesos. La consciencia cambia el enfoque de ti, y te hace enfocarte en él, en lo que le conviene, en lo que realmente importa. La consciencia te permite conectarte con tu instinto, te permite redescubrir el adn maternal que llevas dentro, la herencia de amor de nuestras madres y abuelas. La consciencia te permite intentar una y otra vez, a pesar de los errores, sin desfallecer, con todas las ganas y todas las fuerzas de tu corazón, porque en el fondo sabes que nada más, vale tanto la pena"


Y ahora llego la hora de pasarlos. Todas se merecen los premios, pero como dice Bren, hay que repartir.
Las afortunadas son:

Oli, de Azul Celeste, mi compañera en el August Break
Bere, de Por la vida
Lulu, de Mamá Blogera

Felicitaciones a todas y disfruten de estos dos premios!!

09 agosto 2011

Mi historia personal de Lactancia Materna

Fiesta Bloguera de Lactancia
Gracias a Mónica de Familialibre.com por darnos la oportunidad de participar en la Semana Mundial de Lactancia a través de esta iniciativa.

Cuando trato de recordar cuando decidí que le daría leche materna a Sara, sinceramente no lo recuerdo. Creo que esa idea vivía en mi inconsciente desde pequeña porque vi a mi mamá amamantar a mis hermanos, y a mi tía hacer lo mismo con mis 4 primas. En mi familia materna siempre había escuchado que todas eran súper lecheras, así que nunca dude que me saldría leche. Luego, cuando tenía como 4 meses de embarazo, fui a visitar a una amiga (que también estaba embarazada de su 2do hijo y tenía los mismos meses que yo) y ella me regalo "La Alegría de Amamantar" de María Eugenia Carvajal. El libro me fascino. De manera clara y sencilla, no sólo explicaba toda la fisiología del amamantamiento sino como instaurarla, mantenerla y disfrutarla. Sin embargo, lo más importante que hizo este libro por mí, fue llenarme de una confianza inquebrantable: yo estaba segura de que lactar a mí bebe era algo que podía hacer con éxito. Y con esa confianza en mi mente y corazón, pasaron los meses y Sara nació. La tuve por parto natural en el cuarto del hospital. Tan pronto salió, la enfermera la puso sobre mi vientre y luego, ella se prendió de mi pecho.  Ese fue el 1er instante de amor entre las dos. 

Sinceramente, escogí ese hospital únicamente porque allí eran pro lactancia y pro parto natural. Conocía de la importancia de ese primer encuentro del bebé con su mamá y con su teta. Tengo que reconocer que se me agrietaron un poco los pezones, pero las enfermeras del hospital me recomendaron emplastos de hierbabuena para la cicatrización, y los utilice juiciosa los primeros 15 días. Nunca fue doloroso para mi, y, como había leído, cada vez que Sara lloraba yo le daba teta, sin importar si era de día o de noche, o si le acababa de dar. El apoyo de mi esposo fue fundamental. El solo me dejo seguir mis instintos y se lo agradezco de todo corazón. Mis senos crecieron muchísimo, y pesaban una barbaridad. Tal vez es lo único que me ha resultado incomodo del tema: el tamaño y el peso de los senos. Desde el comienzo tuve que extraerme leche porque producía tanta, que Sara no alcanzaba a tomarla toda. Le tenía pánico a una mastitis, así que procuraba sacarme todo lo que podía, hasta dos veces al día. De hecho, aún me extraigo casi a diario, porque hoy, 12 meses después, sigo produciendo igual o más leche que el primer día. A veces la producción es de 3 0 4 oz, y otras veces, 10 o hasta 12. Y sin embargo, después de cada extracción, Sara aún toma de la teta todo el día, todo lo que le apetece. 

Almacene mucha leche hasta los 5 meses. Luego, cuando ya en el refrigerador no había casi espacio, concluí que debía hacer algo con ella. Era obvio que Sara nunca se la tomaría toda. Intente donarla y nadie me la recibió. Lamentablemente en nuestro país existe la particular y "conveniente" idea de que tomar leche donada es peligroso para el bebé. Finalmente la deseché. Pasaba el tiempo y no encontré nada más que hacer. Cada vez que me acuerdo, algo dentro de mí se arrepiente. Fueron muchas onzas, (aunque con certeza no sé cuantas) que pudieron haber nutrido a muchos bebés, como lo han hecho con mi princesa. Ya hace casi 7 meses que no almaceno más. Aunque siempre tengo un tetero o dos con leche al día, para hacerle la papilla a Sara o para que se la tome, si se antoja y yo no estoy. 

La lactancia me ha regalado momentos increíbles al lado de Sara. La ha hecho crecer sana, feliz, llena de salud pero, sobre todo, radiante de amor. Sin duda es el mejor regalo que nos podemos dar como madres e hijas. Si, se que, especialmente los 1eros días, hay veces que no nos acomodamos en nuestra propia piel, en ese cuerpo crecido con senos enormes. Y muchas veces pensamos que es doloroso, incomodo, que no nos cierra la blusa, que no vale la pena, y queremos desistir. Pero son solo unos días, que pasan más rápido de lo que nos imaginamos. Y cuando menos pensamos, todo el momento se vuelve placentero, cómodo, tierno, feliz. Nos sentimos agradecidas y recompensadas por haber seguido adelante, por haber tenido confianza, por haber estado seguras de que lo mejor era acunar al bebé, dormir con él, llenarlo de leche de nuestro seno materno. Y esperamos en nuestro corazón con la misma certeza, que este regalo nos dure muchos días más, para disfrutar de él hasta que nuestro bebé lo quiera.http://www.muchoslibros.com/libro-La-Alegria-de-Amamantar/Carvajal,-Maria/9789580487708/EC/

Iluminando mi día


02 agosto 2011

Mucho más que leche

La Lactancia Materna es Mucho Más que Leche
La Lactancia Materna es mucho más que leche es un Carnaval de Blogs iniciado por Amor Maternal para celebrar la Semana Mundial de la Lactancia Materna e invitar a la reflexión acerca de todas las dimensiones en las cuales podemos concebir la lactancia materna, todos los ámbitos de la vida en los cuales puede afectar tanto al ser humano, como a la sociedad, al planeta, las relaciones interpersonales, etc.



Lactar es mágico. Si, a través de nuestra leche la magia de la vida continua, se perpetúa en nuestros hijos. No imagino mi relación con Sara sin la lactancia. La leche, mi leche, ha sido el hilo conductor de una relación que se estableció segundos después de su nacimiento y que cada día que pasa se vuelve más grande, más fuerte, más clara; una relación que no necesita de las palabras, que se enriquece a punta de miradas, de sensaciones, de piel, de leche materna.


Lactar para nosotras ha sido realmente fácil, y por eso sé que somos afortunadas. No hemos tenido tropiezo alguno. Mi cuerpo se comporta como si hubiera dado de lactar toda la vida, como si fuera lo mejor que sabe hacer, como si Sara no fuera la primera bebe que alimenta. Mi princesa succiona de maravilla desde la 1era vez. Al principio se concentraba en su labor de mamar por algunos minutos, para luego caer dormida profundamente en mi regazo. Sus ojitos permanecían cerrados y su cuerpo quieto y tibio. Luego, comenzó a interactuar más conmigo y con el objeto de su deseo: la teta. Amé los momentos en los que parecía conversar con ella. Esas veces que la miraba fijamente, tratando de descifrar de alguna manera, la naturaleza de tan profunda relación. 

Lactar a mi hija ha sido la experiencia más enriquecedora dentro de todo este nuevo mundo que vivo siendo mamá. Alimentar a mi hija con mi leche me ha hecho más paciente, más tranquila, más respetuosa, más segura. Me ha enseñado que la paz se encuentra en una mirada, que las mujeres somos poderosas, siempre y cuando estemos seguras de serlo. Que nuestra leche puede alimentar de amor a nuestros hijos y plagar de amor al mundo, si nos lo proponemos. Que la lactancia materna es más valiosa por los vínculos que construye, no solo entre madre e hijo, sino entre madres, entre padres, entre seres humanos. Me ha brindado la oportunidad de vivir una experiencia especial, única, que casi no se puede nombrar, porque solo se puede sentir. Me ha puesto en contacto con muchas mujeres como yo, con historias iguales, diferentes, parecidas. Me ha permitido ayudarlas, darles una voz de aliento en ese momento en que justo lo necesitaban. Me ha unido a todas las madres de este mundo que solo quieren e intentan a diario hacer lo mejor criando a su hijos. Me ha demostrado que la magia vive dentro de cada ser humano de maneras muy diferentes, y que vive dentro mí, alimentando a mi hija, llenándola de amor y de felicidad liquida todos los días. 



August Break- Día Dos


01 agosto 2011

El cumpleaños de Sara

Hoy celebramos que hace 12 meses nació una preciosa niña, 
de ojos gigantes y melena dorada.
Hoy celebramos que desde ese día nuestra vida tiene otro sentido,
 o mejor, tiene mucho más sentido.
Hoy celebramos haber conocido el amor verdadero, 
ese que no sabe de reservas ni condicionamientos.
Hoy celebramos que la familia crece y que cada día que pasa, 
somos mucho más una familia.
Hoy celebramos a Sara.
Hoy celebramos a la vida.


La celebración fue todo un éxito!!! Pasamos un día maravilloso. Sara lo disfruto al máximo. Y los demás botamos la baba con su pinta, sus sonrisas y abrazos. La sensación: el deep mexicano (más de uno me pidió la receta) y la torta de Hello Kitty, toda una obra de arte culinaria de Poncake. Los regalos estuvieron preciosos. Sara comenzó a disfrutarlos de inmediato. Gracias a todos los que nos acompañaron física y virtualmente. Nunca pensé recibir tantas llamadas, tantos saludos, tantos tweets, tanta familia, tantos amigos. Todo fue perfecto. Más felicidad imposible!!

Tu blog me alegra y me emociona el corazón

Que honor recibir un premio con este nombre. Nunca pensé que la red de redes me diera la oportunidad de llegar al corazón de personas que ni siquiera conozco (físicamente) en cualquier parte del mundo. Y gracias a este increíble oportunidad, recibo este premio de Bren, desde Argentína y de Oli, desde México!!
Para recibirlo con todas las dela ley, tengo que contestar las siguientes preguntas: 


¿Por qué comenzaste a escribir tu blog? Por la insistencia de un muy buen amigo (@Kashuery) que desde antes de ser mamá me decía que no veía la hora de leerme. Sinceramente, la idea no podía encantarme más pero me daba un poco de susto "exponerme" de esa manera. Cuando me volví mamá, el insistío de nuevo, y de pronto pensé que era la única manera de conectarme con otras mamás, además de que era mi oportunidad para escribir, algo que he querido hacer toda la vida. La maternidad me quito el miedo escénico y aquí estamos, con un espacio que solo me llena de satisfacciones, todos los días. Sin duda, ser bloggera ha sido un acierto como persona y como mamá.
 
¿Qué sería lo que más te causaría alegría y emoción en la vida? Para mi la palabra felicidad se volvió sinónimo de "Sara". Sin duda, no hay nada que me de más felicidad que verla crecer como una niña saludable y feliz.  
 
¿Con qué sensación quedas, cuando escribes tus comentarios en otros blogs? Con la sensación de pertenecer a algo muy grande. A una tribu virtual que cada día se fortaleza, donde todas tenemos cabida y donde nos sentimos cobijadas y entendidas.
 
¿Con qué sensación quedas cuando lees, los comentarios que otras mamis o papis, dejan en tu blog y por qué? Es lo mejor de escribir. Cada vez que postéo una nueva entrada, mi corazón late rápido a la espera de comentarios. Cuando reviso mi mail y veo que me han comentado, una sonrisa se dibuja de manera instantánea en mi rostro. Saber que lo que has escrito mueve a otro a compartir contigo es increíble. Eso es lo lindo de internet, y de los blog, que cuando uno comparte algo casi que al instante tiene reacciones de quienes lo ven. Eso me parece lo máximo.
 
Relata una anécdota divertida y alegre con tus hijos… Ayer, precisamente en su cumpleaños, había mucha bulla. Como es natural en esta familia, todos gritan, se ríen y hablan al mismo tiempo. De repente me di cuanta que Sara, nos miraba con ojos de asombro mientras ponía sus indices en los oídos y se los tapaba. Que risa!!! Así sería la gritería.
 
Relata una anécdota que te emocionó hasta las lágrimas con tus hijos… Me emociona mucho cada logro. Verla dar sus primeros pasos, decir "mamá", "papá", cuando de repente te besa, te muerde o te abraza, cuando duerme pagadita a ti... son muchas cosas... no podría elegir!!

Bueno y ahora le paso este premio a:


Felicitaciones a todas!!

Welcome August!!!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Yo